A los integrantes del directorio de ADI-NQN, funcionarios y equipo que los acompaña, diputada nacional, ministros, secretarios, subsecretarios, intendentes que nos acompañan, empresarios, señores de la prensa.

Es un verdadero honor estar en esta reunión que, como ustedes ven, está llena en el espacio y en el corazón de cada uno de sentimientos muy profundos que tienen historia, que tiene militancia, mística, esfuerzo y compromiso. Mucha responsabilidad, tremenda responsabilidad de ese amor por esta querida tierra neuquina, y en las palabras de Pedro Salvatori está reflejada esa responsabilidad.

Mucho se habla de las convicciones, de las ideas, de los planes, de los programas. Muchos hacen discursos muy bonitos y está bien que así sea, pero cuando toca el tiempo de las responsabilidades, es cuando el eje de la discusión pasa de la ética de las convicciones a la ética de la acción y allí es cuando se ven los pingos, allí es donde se ven las ejecuciones, las realidades, allí es cuando se ve si hay gestión, sacrificio, esfuerzo, patriotismo, si hay apego a la tierra a la que uno representa y a la que uno dice que ama y quiere.

Y en tiempos difíciles es muy difícil el liderazgo en tiempos difíciles, es muy difícil conducir en tiempos difíciles, pero cuando uno tiene claro el objetivo, tiene claro el sentimiento, la pertenencia a una tierra, a una familia, a una ciudad, una provincia y una república, como la Argentina, cuando uno tiene claro ese sentimiento de pertenencia, el trabajo es más sencillo y más fácil. Y me refiero por ejemplo en este caso concreto de la energía geotérmica a esta defensa del recurso, mi primer reconocimiento al ingeniero Pedro Salvatori y a todo su equipo porque fue iniciativa de ellos, y luego sí, convertido en directiva por parte del gobierno, pero el alerta de la propiedad del recurso, partió del equipo del ingeniero Pedro Salvatori y de Pedro Salvatori.

Ese alerta acerca del recurso, hace posible que hoy la provincia de Neuquén sea la titular de este vapor, como lo es también del gas, petróleo, de los recursos del subsuelo y del agua y del viento. Y esta propiedad del Estado en defensa de este recurso hace posible hoy esta inversión. Y hace posible que en el marco del protocolo de Kyoto la provincia de Neuquén sea beneficiada en los próximos 20, 21 años con más de 50 millones de euros, como decía el ingeniero Salvatori. Entonces, cuando uno defiende el recurso de esta manera, y lo hace propiedad del Estado, propiedad de la comunidad, de todos los neuquinos en su conjunto, es bueno hacer el reconocimiento, y es bueno que estas noticias se conozcan y se transmitan. Lo mismo pasa con el vapor que podemos tener en el Domuyo, que tiene perspectivas extraordinarias y excelentes, campo minero que también por acción de Adi-Nqn es propiedad de la provincia.

Y relacionado a este acto también vaya el reconocimiento a todas las acciones consecuentes con escasos recursos, porque son tiempos de crisis, tiempos difíciles, donde la tesorería no tiene recursos, donde el máximo esfuerzo del Estado se destina a pagar sueldos de los trabajadores del Estado, y después de pagar los sueldos quedan muy pocos recursos para el funcionamiento del Estado. Entonces allí es donde viene el trabajo de cada uno comprometido, con mucha responsabilidad, sabiendo que al ser escasos los recursos, hay que agudizar el ingenio, hay que profundizar la creatividad, y en ese esfuerzo aquí tenemos los resultados.

Resultados que no son posibles solamente con ingenio, creatividad y patriotismo, sino también con la presencia de empresarios que tengan interés en trabajar en la provincia, y solamente es posible trabajar en un estado provincial o nacional cuando hay un ambiente favorable, cuando hay una estabilidad en las reglas del juego, cuando hay un juego transparente, cuando las reglas del juego son claras, precisas y continuas en el tiempo.

Y en ese marco vaya nuestro reconocimiento al grupo minero Aconcagua por poner este esfuerzo y poner en la provincia de Neuquén todo este trabajo, las conexiones en el mundo, el conocimiento que hay en el mundo acerca de este tema. Y esto hace posible que una zona como Copahue y Caviahue, una zona frágil donde recientemente hemos decretado una emergencia pero para defender el recurso, para cuidarlo, para que la actividad económica sea sostenible, sustentable, defensora del medio ambiente y que sea amigable.

En una zona como Copahue-Caviahue decía que necesita del desarrollo, el despegue. Hace poco tiempo, como decía Luis, sellamos el pozo Copahue I que significaba un problema, significaba un dispendio de este recurso tan valioso, y el sellado lo hicimos en silencio, pasó desapercibido, pero seguramente la naturaleza está agradecida, los habitantes de la región están agradecidos, y reconocidos. Y el recurso está disponible con un cuidado que tenemos que seguir haciendo posible en el tiempo.

Este programa de inversiones que hoy se hace, supone un programa de desarrollo minero de dos años, supone la inversión en una planta generadora de 30 megas, -para ponerlo en perspectiva, toda la provincia del Neuquén consume 200 megas- con la posibilidad de ampliarlo a 60 y hasta 90 megas. Supone la construcción de una línea eléctrica hasta Ñorquín, supone que después la provincia cerrará el anillo energético en el norte con Chos Malal.

Supone una inversión de 80 millones de dólares, pero supone sobre todas las cosas, la decisión firme e inquebrantable de hombres y mujeres de la provincia de Neuquén de ir a desarrollar las energías alternativas y de ir a colaborar con el mundo para que el cambio climático se revierta, porque como dijo el ingeniero Salvatori, estamos muy cerca de grandes calamidades si no somos capaces los seres humanos de pensar con inteligencia, de buscar energías limpias, de buscar energía sustentable, de buscar energías amigables.

Nosotros hemos visto hace poco tiempo, en estos días de viaje por Estados Unidos, el campo eólico en Odesa, con torres de 80 metros, realmente también compatibles con las actividades ganaderas y agrícolas. Celebramos que Adi-Nqn haya puesto en marcha la rueda del desarrollo de la energía eólica en la provincia de Neuquén, junto con iniciativas en el polo tecnológico que se está desarrollando en Cutral Co, junto con los esfuerzos que hace la cooperativa de Zapala.

Nos tenemos que poner en marcha, y la mejor manera de hacerlo es diciendo, bueno, acá estamos los neuquinos decididos a dar los primeros pasos en energía eólica y geotérmica para mostrar al resto de la República Argentina y también de Latinoamérica, de lo que somos capaces los neuquinos, como lo decía Rodolfo Terragno en aquel histórico momento en el que se inauguraba la primera planta geotérmica de América Latina. Estamos decididos a seguir en este rumbo.

Nosotros en la provincia de Neuquén tenemos viento como un gran capital, tenemos gran cantidad de tierras fiscales, estamos decididos al progreso, no vamos a permitir que nadie nos ponga trabas burocráticas administrativas o leguleyas en este despegue y en este progreso de las energías alternativas, sabemos el rumbo donde estamos yendo.

Estamos decididos a aprovechar el gas no convencional que tiene la provincia de Neuquén, lo hablábamos ayer, es un recurso enorme que tiene la provincia de Neuquén, como lo tiene Estados Unidos o Canadá. Creo que estamos sobre un recurso importantísimo que hay que poner en marcha, de la misma manera que la energía geotérmica generando un ambiente favorable para que las inversiones se radiquen en la provincia de Neuquén.

Y en este ambiente favorable es necesario conciliar acciones con el gobierno nacional y municipal, y de esta manera podemos generar fuentes de trabajo, riqueza, recursos para la provincia, porque los recursos del protocolo de Kyoto, los bonos que vienen en consecuencia, son para la provincia de Neuquén. Y cuando digo para la provincia de Neuquén son para atender su salud, su educación, su seguridad, su justicia, su progreso.

Y allí es donde creo que es donde tenemos que focalizar el accionar todos los habitantes de Neuquén. No son tiempos, los tiempos de crisis y de crear riqueza, de estar pensando que podemos acudir y apelar a la huelga, tenemos que apelar y acudir al trabajo, no son momentos de bajar los brazos, son momentos de levantarlos.

Son momentos de que las escuelas tengan sus puertas abiertas, que el hospital tenga abiertas sus puertas, que la administración pública provincial, nacional y municipal tenga abiertas sus puertas. Nosotros somos servidores públicos del resto de la ciudadanía y para eso nos nombran y para eso la sociedad en su conjunto le paga a los servidores públicos para que trabajen por una buena educación, salud, por el progreso de la provincia.

Invito a todos los habitantes de la provincia a los dirigentes y trabajadores del Estado, privados, a que redoblemos los esfuerzos en el trabajo, que hagamos todas las protestas y todos los reclamos que tengamos que hacer en forma pacífica, pero redoblando el esfuerzo del trabajo, que es el que genera riquezas y permite después salir adelante. Si no hay generación de riquezas es imposible distribuirla. No podemos parar la provincia ni la vamos a para la provincia. Vamos a ser firmes en la construcción de herramientas de trabajo, de producción, de progreso y desarrollo.

Por eso felicito al ingeniero Pedro Salvatori y lo felicito, porque como ex gobernador de la provincia, ex diputado, ex senador, tiene la fortaleza, el coraje y el compromiso con la provincia de seguir apostando a los recursos de la provincia, al crecimiento, al progreso de la provincia, porque ese progreso asegura la mejor calidad de vida para todos sus habitantes.

Le rindo un homenaje al ingeniero Pedro Salvatori, porque con sus jóvenes años y jóvenes años, yo creo que se refirió a los sesentones porque empezamos a trabajar en la década del ’60, no por una referencia a la edad, donde terminamos nuestros estudios, donde empezamos nuestros primeros trabajos, y lo que nos inculcaron en la década del 60 quienes conformaron el consejo provincial de Desarrollo con el ingeniero Pedro Salvatori a la cabeza, es fundamentalmente: trabajo, responsabilidad y mucho amor por la provincia. Muchísimas gracias”.