Está todo dicho, creo que es un día de mucha alegría para todas las asociaciones profesionales, para las mutuales, para las cooperativas, para las asociaciones de trabajadores. Creo que en estas perspectiva de transparentar absolutamente la adjudicación de la tierra pública, de la tierra fiscal, hoy tenemos una etapa gloriosa diría, un día histórico en la provincia del Neuquén, tanto en la referencia que hacía (el ministro de Desarrollo Territorial) Leandro (Bertoya) de la adjudicación de las tierras del Mari Menuco como en el istmo que estamos analizando.Felicito al equipo de trabajo, en la persona del ministro (Bertoya), Sebastián (Caldart, presidente de Neuquén Tur), un trabajo extraordinario de convocatoria, agradezco toda esta participación, porque la participación es fundamental para lograr los objetivos de gobierno, y esta participación comunitaria de parte de profesionales, trabajadores, ciudadanos, es vital para poder cumplir con todos estos proyectos.

Yo me acuerdo que en el año 92, estamos hablando hace 20 años, me tocó representar al gobierno de la provincia de Neuquén en la negociación con Nación de todas las deudas que Nación tenía con la provincia y en esas negociaciones el gobierno nacional quería resolver además la Villa del Chocón y nos la daba a la provincia con lo cual significaba que nos teníamos que hacer cargo también de todos los gastos que eso significaba. Lo hicimos con sumo placer, pero al mismo tiempo me tocó exigir a Nación la devolución de todas las tierras de los perilagos, que creo que son 150 mil hectáreas. Firmamos todos los papeles, todos los perilagos son de la provincia, salvo las áreas, esas franjas de seguridad que se necesitan para hidroeléctricas, así que después de 20 años ver reflejados en este istmo que son 700 hectáreas, este proyecto, no deja de ser una satisfacción.

Y también recordaba con mucho cariño a mi abuela paterna, doña Nazira Jalil, quien me decía, a veces cuando me veía me daba algunos consejos y me decía hijo hay hombres y mujeres a los que usted les entrega oro y la convierten en tierra, en polvo, la despedazan y hay hombre y mujeres a los que cuales usted le da tierra y la convierten en oro y me alegro hoy en esta reunión estar viendo muchas caras de actores de la sociedad, de actores comunitarios, que toman esta tierra neuquina y con el esfuerzo, el trabajo, la creatividad, los sueños, las ilusiones, las ganas de hacer cosas van a convertir estas tierras en oro. Pero en oro genuino que es el oro de la calidad de vida, que es el oro que tiene que ver con llevar bienestar, trabajo y también esparcimiento y placer a cada uno de los habitantes de la provincia y fundamentalmente creo que me alegro porque hemos logrado el objetivo de empezar un proceso distinto en el tema de tierra pública, una historia. No vamos a mirar para atrás, no vamos a mirar el pasado, sino saber sacar del pasado las experiencias, vivir el presente con intensidad y proyectarnos hacia adelante con mucho entusiasmo y con mucha fe.