Señora vicegobernadora (Ana Pechen), señores ministros, diputados nacionales, secretarios y subsecretarios, intendentes, presidentes de comisiones de fomento, concejales, secretario general de la CGT (Sergio Rodríguez), secretario general de la Uocra (Víctor Carcar), demás colaboradores, vecinas y vecinos de Neuquén que nos están escuchando seguramente a través de la radio y la televisión:

Qué rápido pasan las cosas y sobre todo en tiempos difíciles. Y qué difícil es gobernar para todos en tiempos difíciles, en tiempos de crisis. Pero hay que tomarse el tiempo para analizar y también para saber hacer reconocimientos en los momentos en que tenemos cosas concretas para mostrarle a la comunidad, para mostrarles a los ciudadanos, que están ávidos de acciones y no tantas palabras o discursos.

La Ley Corta de hidrocarburos, que sancionara el Congreso de la Nación, le delegó a las provincias la jurisdicción, el dominio de sus recursos naturales y le permitió, con esta decisión, tener la posibilidad de renegociar las concesiones hidrocarburíferas. La provincia de Neuquén tomó la decisión de hacer esta renegociación en otros tiempos, todavía no había crisis. Pero eso digo, qué rápido pasan las cosas.

Y seguramente, si se hubiera arrancado después de la crisis, estaríamos en la misma situación que están otras provincias, que quieren hoy la renegociación, quieren las prórrogas, pero las empresas no están dispuestas a firmar prórrogas por las incertidumbres que hay en los mercados internacionales, por la falta de recursos, por la falta de capitales, la falta de financiamiento y en el mercado interno, muchas veces, por el tema de la falta de precios. Pero por esas cosas del destino, agradezco Daniel (Muñoz) los adjetivos calificativos, pero creo que por esas cosas de la vida, del destino, de las ganas de hacer cosas, nos llevó a tomar decisiones rápidas apenas asumimos, de ver de qué manera podíamos obtener más recursos destinados a obras y equipamiento.

Es así como se firmaron los convenios que ustedes conocen, yo no voy a insistir en el detalle de ellos, pero más de 400 millones de dólares se obtuvieron de las renegociaciones y, al mismo tiempo, se terminaron con juicios, litigios, controversias, por alrededor de cien millones de pesos que permitieron también a las arcas provinciales contar con algún recurso extra durante el año 2008. De los recursos de las renegociaciones, el 30 por ciento -como bien recordaban Daniel y Leandro (Bertoya)- está destinado a los municipios. El 15 por ciento en forma directa y el 15 por ciento a convenir los proyectos entre provincia y municipios.

Estamos hablando de 350 millones de pesos. Estamos hablando de 700 obras, más o menos 700 obras. Estas obras son las que hablan por sí solas, creo que son las que tienen que hablar y son las obras a las que hay que darles el uso de la palabra, para mostrarle al ciudadano todo lo que se hace en cada municipio, en cada comunidad, a partir de este 30 por ciento. Todo lo que signifique mejorar la calidad de vida de los pobladores de cada una de las localidades, de cada uno de los municipios, los que firmaron hoy, los que firmaron ayer, porque además de estos convenios ya había firmado Cutral Co, Plaza Huincul, Centenario y otros municipios, que por ley, por decisión de la Legislatura, tienen este 30 por ciento.

Cuando tuvimos la discusión acerca de las prórrogas, se analizó si era facultad del Ejecutivo o del Legislativo. Más allá de las discusiones legales, que podría ser que el Ejecutivo por la Ley Corta tenía las facultades, decidimos someterlo a consideración de los legisladores que son la caja de resonancia de la provincia del Neuquén. Y así surgió esta ley, así surgieron los fondos que están destinados a los municipios y así se cristalizó y plasmó en esos artículos la construcción de un federalismo hacia el interior, de buscar un desarrollo equilibrado.

Como bien decía Leandro, nunca en la historia de la provincia se habían descentralizado 350 millones de pesos en recursos hacia los municipios para realizar estas obras. Pero al mismo tiempo, es bueno señalar que el otro 70 por ciento está destinado, en su mayor parte también, por supuesto, a todo el territorio provincial y al beneficio de los pobladores de toda la provincia, buscando un desarrollo equilibrado. Al mismo tiempo, creo que pudimos descansar sobre esos fondos para poder atender obligaciones de obras y equipamiento que venían comprometidas por la ley 2505 y que era prácticamente imposible cumplirlas si no se hubieran obtenido los fondos de esta renegociación.

No sólo estamos hablando de obras de riego, provisión de agua, sino de rutas, de edificios, de pagos de obligaciones para los cuales la ley 2505, de los 250 millones de dólares no alcanzó. Así que es muy importante que se visualice este tema por parte de los periodistas aquí presentes y de los ciudadanos, de la cantidad de obras que abarca está renegociación. Porque cuando se habla de la renegociación se habla solamente del tema del gas y el petróleo, se entra en la discusión del tema justamente de fondo: de quién debe extraer el petróleo, el gas.

Pero no se habla de la construcción de progreso en tiempos de crisis. En tiempos de crisis, la única manera de construir progreso y de hacer obras es con dinero. Y ese dinero es escaso hoy en el mundo y aquí las empresas petroleras con una perspectiva o con una expectativa para dentro de muchos años, están realizando, a través de la provincia del Neuquén, una inversión que hay que destinarla, como decía Leandro (Bertoya), como decía Daniel (Muñoz), a mejorar la calidad de vida y a que queden estas obras y que se visualicen. Que el ciudadano diga -acá hay 700 obras con el 30 por ciento, más otros cientos de obras con el otro 70 por ciento-. Este es el mensaje que creo que hay que transmitirle a la ciudadanía. Y que yo le pido a los intendentes, a los concejales, a funcionarios del gabinete, que lo vayamos mostrando en cada una de las ciudades.

Las obras que se van inaugurando en gas, en agua, en tratamiento de residuos sólidos, de efluentes líquidos, en viviendas, cuánta infraestructura, nosotros quisiéramos estar en cada localidad inaugurando estas obras. Nosotros vamos a estar por ejemplo en El Huecú, vamos a estar el día miércoles inaugurando las conexiones de gas a la escuela, a las viviendas. El Huecú que vive un hecho histórico: contar con este gas que tanto reclamó la ciudadanía de El Huecú. Y que una provincia como Neuquén que abastece de más del cincuenta por ciento del gas a la república, tiene derecho a que todos sus habitantes cuenten con esta conexión de gas.

Y quiero tratar también el tema de fondo del gas y del petróleo. Leía ayer con mucha atención un artículo sobre la historia de la humanidad y sobre lo que viene por delante, sobre lo que representa el calentamiento global, y lo que representa el deterioro del medio ambiente que los seres humanos estamos produciendo, y cómo los países desarrollados y los países en vía de desarrollo, están colaborando a este tema sin cumplir con los protocolos, como el de Kioto. Y que obligación va a haber hora de cumplirlo o no por voluntad de los gobiernos sino por imperio de la necesidad de mantener un planeta habitable y respirable.

Y va a haber un cambio tecnológico muy profundo en los próximos años, lo que vamos a vivir en los próximos diez años en materia de energía va a ser verdaderamente revolucionario. La energía nuclear, la energía eólica, la energía solar, la energía geotérmica, van a ser junto a la energía hidroeléctrica las energías que van a reemplazar a la energía de los hidrocarburos. ¿Por qué? Porque no se puede seguir calentando el sistema del planeta tierra, y esto es una necesidad imperiosa porque, sino veamos nomás en las informaciones que están dando los científicos sobre qué va a pasar en el año 2100 si seguimos por este camino. Va a quedar muy poco de espacio verde en el planeta.

El otro día yo mostraba el plan, el mapa de este espacio verde y se veía en la provincia de Neuquén un pedacito de la cordillera como prácticamente único espacio verde en Latinoamérica, desde el norte de Neuquén hasta Santa Cruz, toda la zona cordillerana que tiene hielos continentales, que tiene generación de agua. Decían -que suerte que estamos ubicados acá- , no. Realmente es tan poco el espacio que van a estar todos los habitantes acá. Entonces, por una cuestión de necesidad, toda la humanidad va a tener que luchar y combatir para que el sistema global encuentre un sistema diferente de generación de energía eléctrica. Nosotros estamos en ese camino, en Cutral Co con el polo tecnológico, con la energía eólica, estamos con Chihuido con la represa hidroeléctrica colaborando para que esta obra, que Dios mediante, se inicie en diciembre o enero. Estaremos trabajando la energía geotérmica en Caviahue-Copahue, en el Domuyo.

En poco tiempo más vamos a estar trabajando, seguramente en 2010 si Dios quiere, podremos estar hablando de la primera usina geotérmica, que Copahue ya la tuvo, de media mega, pero dejó de funcionar por problemas técnicos. Creo que tenemos que trabajar mucho para también prepararnos los neuquinos, no solamente porque va a haber una sustitución de los hidrocarburos, sino también porque se produce el agotamiento de los hidrocarburos. Entonces si tenemos un horizonte de diez, veinte años, aprovechemos este cambio tecnológico para también estar preparados para los desafíos que se vienen con estos signos de los tiempos nuevos que están cambiando la historia de la humanidad.

Por eso hay que ser muy creativos como pueblo para superar esta crisis, y muy creativos para encontrar nuevos destinos, nuevos derroteros, tenemos plenamente como titulares de los cursos de agua más importantes de la república, un gran destino con la reserva de agua. Tenemos en el turismo un desarrollo y una palanca de desarrollo enorme, tenemos enormes perspectivas y enormes posibilidades de crecimiento. Lo que tenemos que ser conscientes es que depende de nosotros. Y depende de nosotros también a nivel dirigencial. Por eso cuando de cuestiones de Estado se trata, es bueno que gobierno nacional, provincial y gobiernos municipales se encuentren y confluyan en las soluciones. Los problemas nos tienen que unir, no dividir. No tenemos que generar más fricciones que las que la naturaleza humana, por su propia naturaleza, trae. Tenemos que confluir en las soluciones. En el diagnóstico pero también en las soluciones y tener propuestas.

Y allí es donde veo que los argentinos, y también los neuquinos, estamos fallando. A nivel dirigencial tenemos una tensión hacia el facilismo, una tendencia hacia la demagogia, una tendencia hacia la especulación. En lugar de tener una tendencia, sobre todo en tiempos de crisis, de poner nuestras energías al servicio de la creatividad, del desarrollo, del despegue, de encontrar soluciones juntos.

Parece que se cree que, mientras más palos yo le pegue a mi adversario político, electoral o al gobierno de turno, más fácil es la política. Y es mucho más complicada y más difícil. El corte de ruta, la toma de edificios públicos, la exasperación, la violencia verbal o física no conducen a la construcción de una democracia.

La única salida para resolver los problemas de la humanidad están en la democracia. Que es compartir ideas distintas y respetar la decisión de las mayorías. Nosotros creemos que las decisiones que toma la mayoría de elegir gobernantes tanto a nivel nacional, provincial o municipal tiene que ser respetada.

Y aquellos que no piensen como nosotros, y que tienen otro programa de gobierno, que esperen el próximo turno, para ver en ese momento qué plataforma someten a consideración de la ciudadanía y ver cuántos votos sacan. Si tienen mayoría, bueno, estarán habilitados a obtener las leyes, las normas y los recursos presupuestarios para llevar adelante sus ideas.

Mientras tanto, nosotros, que somos los que tenemos en este momento el gobierno de la provincia, los gobiernos municipales, de las comisiones de fomento, el gobierno nacional, tenemos la obligación de gobernar y hacerlo con mucha responsabilidad, con mucha seriedad, con mucha apertura y respetando el marco legal y de la democracia.

Por eso yo celebro con todos ustedes este día donde podemos estar analizando 700 obras que van a estar al servicio de la comunidad. Y celebro con ustedes que los ciudadanos tengan amplio protagonismo y participación en esta decisión, de que estas 700 obras tuvieron un amplio respaldo popular y mayoritario para tomar las decisiones. Nadie se opuso ni se va a oponer a que hagamos obras para mejorar la salud, educación, viviendas, infraestructura urbana y todas las obras que se están haciendo.

Y nadie en la provincia de Neuquén cuestiona que estemos trabajando sobre el presupuesto nacional para tener, por primera vez en la historia de muchos años, presencia en las partidas presupuestarias de Nación por más de 800 millones de pesos. Trabajo de los legisladores nacionales de la provincia de Neuquén que hicieron posible, que la provincia de Neuquén tenga una presencia efectiva en el presupuesto nacional. Luego depende de las acciones de gobierno de ir a la búsqueda de esos fondos para que se construyan las viviendas, los caminos, los puentes, las represas y para traer los recursos para el desarrollo de nuestras pequeñas y medianas empresas.

Y, repito, en el tema del gas y petróleo tenemos mucho para trabajar con Nación. Los precios del gas y el petróleo tienen que ser revisados. Y seguramente van a ser revisados, porque ese es el camino y el derrotero de la historia.

La coparticipación federal de impuestos tiene que ser revisada, para beneficio de las provincias y también de los municipios. En una época se compartía el 50 por ciento de coparticipación entre Nación y provincias. Hoy, estamos por debajo del 30, del 26 o 25 por ciento.

Está bien que hay que atender las cajas previsionales, pero la provincia de Neuquén fue una de las pocas provincias que no centralizó en Nación la caja previsional. Pero hay un 33 o 35 por ciento de los recursos que están destinados a las jubilaciones, de los que recauda Nación.

Así que creo que tenemos mucho para trabajar con Nación, mucho para trabajar con los municipios, y nosotros como provincia siempre vamos a estar buscando el equilibrio. Pero el equilibrio siempre en la defensa de la democracia, en la defensa del federalismo y fundamentalmente en la defensa de nuestro pueblo, que merece una calidad de vida mucho mejor. Muchísimas gracias.