Señor intendente de la ciudad, Horacio “Pechi” Quiroga, señor presidente de IRSA, Eduardo (Elsztain), señor director del negocio inmobiliario, Daniel (Elsztain), gerente de asuntos públicos y gubernamentales de IRSA, Ramón Villaveirán, cónsul general de Chile, concejales, empresarios, vecinos, a todos los medios de prensa. En primer lugar, pedirles disculpas por la demora. Estábamos en el sur de la provincia, también recibiendo a algunos inversores de Alemania que siguen recorriendo ahora la provincia de Neuquén, la zona Norte. Quería agradecerle, a Eduardo y en su persona a todo su equipo por esta decisión tan importante de prestigiar a la ciudad de Neuquén con este emprendimiento, con esta inversión. No solamente por el prestigio que representa para la ciudad, sino al mismo tiempo por las oportunidades que se abren para el desarrollo de nuevos negocios, de nuevos emprendimientos, de nueva generación de fuentes de trabajo, de una ciudad que crece a un ritmo vertiginoso.

Recién hablábamos con el intendente, con Pechi. Aquí hubo una decisión que viene desde allá del año 90 para trabajar con empresarios locales. Después en el 98-99 Eduardo toma el guante y este desafío. Aquí había que poner plata y miedo. Cuando se hace una inversión hay que tomar decisiones importantes. Decía recién Eduardo, toda esta decisión se tomó antes del boom de los recursos no convencionales y ahora en este contexto, con el diario del lunes, todos podrían decir: ¡qué brillante inversión y qué visión!

Creo que la inversión es brillante, creo que la visión es muy buena, pero al mismo tiempo creo que Neuquén como provincia va a ofrecer excelentes oportunidades, pues las inversiones han ido creciendo en forma importante estos últimos años. Simplemente como referencia, en el gas y el petróleo, que mueve el 70 por ciento de la economía de la provincia, se invirtieron hace cinco años mil millones de dólares, este año van a ser alrededor de 6 mil millones de dólares. YPF tiene el 50 por ciento de la inversión, pero el otro 50 por ciento está repartido entre otras 20 empresas, empresas grandes, pequeñas y medianas de todo el mundo que han visto oportunidades de desarrollo en recursos no convencionales, que además vienen a solucionar problemas energéticos importantes a la República.

Hoy leí un artículo en un matutino nacional que referenciaba el resumen que hace la Agencia de Energía con sede en París, que establece que Neuquén está en cuarto lugar en recursos no convencionales de petróleo, pero en segundo lugar en recursos no convencionales de gas en el mundo. Con una superficie de 30 mil kilómetros cuadrados, cuando en otros lugares del mundo como China o Estados Unidos, que quizás nos anteceden en cantidad, lo tienen desarrollado en 600 mil kilómetros cuadrados o un millón de kilómetros cuadrados.

Tenemos una brillante oportunidad. Los neuquinos queremos que esta oportunidad se aproveche para la soberanía hidrocarburífera. Un país verdaderamente soberano tiene que tener educación, trabajo, alimentos y energía. Energía para los hogares, para las industrias; energía para el campo, para generar alimentos; energía para el transporte.

Neuquén produce el 50 por ciento del gas que hoy produce la República, el 22 por ciento del petróleo, el 22 por ciento de la energía hidroeléctrica; produce el 40 por ciento del agua potable como recurso hídrico y el 95 por ciento del agua se va al mar. Nosotros tenemos que retener el agua para generar más riquezas en la provincia del Neuquén, más alimentos, más energía, más industria.

Esta industria tan importante que es el comercio, que es la actividad del intercambio de bienes y servicios, tiene hoy en Neuquén, en la zona del Valle, una oportunidad extraordinaria. Tenemos una actividad turística muy importante, hemos tenido el año más importante de la historia de la provincia de Neuquén en niveles turísticos. La ciudad de Neuquén, como destino comercial y turístico, tiene un porcentaje de ocupación de más del 75 por ciento y parejo todo el año, a diferencia de otras localidades turísticas que lo tienen en forma estacional.

Neuquén como ciudad tiene un porvenir extraordinario. Estaba llamada siempre a ser una ciudad señera, protagonista y que marca rumbos en la Patagonia. Intendente, concejales, mis felicitaciones por este desarrollo; a los empresarios, que han aceptado este desafío; también a quienes han construido. Veo por allí a la empresa constructora, a los trabajadores de la construcción que están terminando esta obra emblemática, a los futuros beneficiarios, a los que van a participar de esta actividad alquilando los locales comerciales, comprándolos, haciendo de este lugar otro lugar importante de la ciudad de Neuquén.

Eduardo, yo sé que sos un vecino destacado de la provincia de Neuquén; yo sé que tu corazón y tus sentimientos están en la provincia de Neuquén, tanto en la ciudad de Neuquén como en la zona sur de la provincia; yo sé que tu corazón late y palpita aceleradamente en aquellos lugares de nuestra provincia y sé que la querés.

Te agradezco muchísimo a vos, a todo tu equipo, a toda tu gente, por apostar a la provincia de Neuquén, por apostar a la ciudad de Neuquén. Estoy seguro que en esa pasión, en ese compromiso, en ese cariño que ponen en las actividades que realizan, van a encontrar en esta actividad muchas satisfacciones, porque todo lo que se hace con pasión, con dedicación y con empeño merece el premio del éxito al esfuerzo realizado, al desafío asumido, al riesgo también asumido en una actividad de estas características.

Son muy bienvenidos a ésta que es la casa de ustedes. Un abrazo grande.