Estamos concluyendo esta jornada de Caviahue – Copahue con muchas novedades y como decía Rigoberto (Ramírez) es un día propicio como dice él para una rendición de cuentas de todo lo que se ha hecho en estos años de gestión, todas las obras que están a la vista, las obras son amores, las obras dan por tierra con todas las palabras. Por supuesto que, cuando hay obras, hay luchas, hay discusiones, hay sinsabores; pero, cuando se llega al objetivo final, uno tiene esa satisfacción de decir `bueno, mi paso por la función pública dejó una huella, dejó una marca indeleble´. Cuando uno deja obras, uno va a ser recordado por esas obras en cultura, en deporte, en educación, en salud, en trabajo, en turismo, en ecología, en desarrollo, en progreso o en viviendas y tantas cosas.Y todos los que estamos en la función pública sabemos lo que representa estar en la vidriera. Estar en la vidriera significa estar siendo mirado, estar siendo juzgado, a veces con la sana crítica, a veces con la real malicia, a veces con aplausos, a veces con gritos. Pero, bueno, eso es lo que nosotros elegimos. Y sabemos que, en la naturaleza del ser humano, está también el conflicto y está el problema, pero nuestra misión es saber resolver los problemas y nuestra misión es tener la templanza de saber también acallar los gritos, de saber construir la paz, de saber tener templanza y prudencia.

En este recorrido de cuatro años, Rigoberto (Ramírez, intendente de Caviahue-Copahue), mis felicitaciones a la tarea de todos ustedes, de las personas, de los concejales. Y todo el reconocimiento a los familiares, a las señoras, porque son muchas horas, muchos días y meses y años que uno sacrifica y pone al servicio de una comunidad. Esta es la satisfacción del deber cumplido.

Yo quería entregar este decreto, el Nº 2140, firmado el 22 de noviembre, donde le transferimos a la municipalidad 2,5 hectáreas. Son cinco lotes y dos manzanas. La provincia los transfiere al municipio para las distintas tareas de regularización de situación dominial. Bueno, gracias Tomás. Cualquier error u omisión, registren ese rostro.

Y esta inauguración de hoy tiene que ver con el turismo. El turismo es una de las columnas vertebrales de la provincia del Neuquén. Es cierto, la provincia del Neuquén tiene energía, tiene gas, petróleo y energías alternativas, pero el turismo es nuestra apuesta permanente. Es la apuesta a un futuro de desarrollo sustentable y sostenible.

Y en este marco maravilloso. ¿Dónde se puede encontrar un lugar más lindo que éste? En ningún lugar. Dan ganas de quedarse y no me dan ganas de irme. Pero, bueno, tenemos que seguir.

Si Dios quiere, mañana, en Buenos Aires, vamos a seguir avanzando y ojalá podamos concretar la firma de la última prórroga que queda de las concesiones petroleras, que es la de Chevron, en el área El Trapial. Estamos ya con la sintonía fina, con la letra chica. Así que póngase contento intendente entrante (por Oscar Mansegosa), que algunos pesitos le van a tocar de esa prórroga para hacer obras. Es decir que, en el arranque, vamos a contar con algunos recursos para poder hacer algunas obras que son necesarias.

Que tome nota también el ingeniero Ricardo Esteves (subsecretario de Obras Públicas), si hay cosas que tenemos que completar o que tenemos que concretar. Por ejemplo, hablábamos de la línea eléctrica, de los 200 metros. Y, si me está escuchando por la radio Alejandro Nicola (presidente del Ente Provincial de Energía del Neuquén), que lo hagan en forma ejecutiva. Tienen siete días para hacer el proyecto de la energía eléctrica de la planta de tratamiento de Copahue, que necesitamos sí o sí para ponerla en marcha.

Y tantas obras que tenemos necesidad de ir terminando, pequeñas obras y grandes obras. Un pequeño párrafo del tema petróleo y gas, muchas veces se nos ha dicho por que insisten con el petróleo y gas, hay que buscar otras alternativas, es que las dos son compatibles. Nosotros tenemos que diversificar la economía de la provincia de Neuquén hacia el turismo, la forestación, hacia las energías alternativas, hacia la agro-industria, hacia la vitivinicultura, la fruta, pero también tenemos que aceptar lo que la naturaleza y Dios nos ha dado y si la naturaleza y Dios nos han dado yacimientos de gas y petróleo tenemos que saber tomar el tren del progreso y subirnos a ese tren y aprovechar esas riquezas y con esas riquezas generar más riquezas y generar un efecto multiplicador, en un círculo virtuoso que nos permita multiplicar las riquezas en la provincia del Neuquén para beneficio de toda la comunidad y desarrollar la salud, la educación, la seguridad, la justicia, la construcción de viviendas, la generación de trabajo, la capacitación.

Pero les tomo un minuto nada más por el tema del petróleo y el gas. El petróleo y el gas representan hoy para la provincia del Neuquén, regalías del orden de los 3 mil millones de pesos, de un presupuesto de 10 mil millones de pesos. Nosotros creemos que podemos perfectamente superar esa marca de 3 mil, 3.500 millones de pesos, porque muchos críticos, de la sana crítica, que hacen propuestas y muchos críticos de la real malicia que hacen protestas sin propuestas, a veces no reparan en la propuesta, la propuesta tiene que tener una partida presupuestaria, hay que saber de dónde sacar los recursos para esa protesta con propuesta. Dicen ¿por qué no hacemos esto, por qué no hacemos esto otro?, ¿por qué no mejoramos los sueldos aquí, o los sueldos allá?, ¿por qué no aumentamos los gastos o la distribución? Para distribuir hay que tener.

Ustedes saben que en la Constitución provincial, el primer inciso de las facultades del gobernador dice “administrar los recursos de la provincia” es decir es la primera misión y administrar significa ser prudente, mediador en las controversias y diputas distributivas. O sea que uno tiene que ser un prudente mediador por que si dice a todo el mundo que sí es como un padre de familia o como una empresa que si les dice a todos que sí a fin de mes no queramos ver las cuentas, entonces hay que ser muy prudente, y en esa prudencia creo que tenemos la posibilidad de construir el Neuquén que todos ansiamos. Yo estoy seguro que con estos nuevos descubrimientos de gas y petróleo, que en realidad son nuevas tecnologías en yacimientos que ya existían o perfiles geológicos que ya se conocían. Tenemos la posibilidad de crecer en ese presupuesto, de hacer crecer la torta y poder distribuirla equitativa, solidaria y justamente y hacer todas las obras que hacen falta en la provincia para su progreso y desarrollo, pero no podemos distribuir lo que no tenemos, la demagogia es un camino corto, es un camino de fracaso.

Hoy Europa vive una de las crisis más profundas de su historia, como la vivió hace poco Estados Unidos y la siguen viviendo, tienen crisis estructurales, crisis de distribución, crisis del Estado de bienestar que procuró el bienestar para todos y se olvidaron de generar las riquezas para ver cómo generar bienestar, así que hoy Neuquén tiene la posibilidad de sus generaciones actuales y la estructura, tenemos la posibilidad de generar recursos a partir del gas y el petróleo.

Para manejarnos en números, en las prórrogas subimos las regalías del doce al quince por ciento, y podemos subir del quince al dieciocho por ciento dependiendo de los precios. Esos tres puntos representan ya casi 100 millones de dólares más por año para la provincia de Neuquén. Solamente ese punto de la renegociación que nunca se toca, siempre se dice lo que tocó de la ley 2615, que van a ser alrededor de unos 500 millones de dólares en total, de la Ley 2615, que se distribuyó el treinta por ciento entre los municipios y Comisiones de Fomento.

Pero imaginen si además de crecer los tres puntos o los seis puntos del doce por ciento de regalías al dieciocho, que va a venir cuando el precio en el mercado interno suba. Ayer el precio internacional tocó los cien dólares, el WTI. El convenio que firmamos de la prórroga dice que cuando supere los cien dólares, en el mercado interno, las regalías van a ser del dieciocho por ciento. Estamos en el mercado interno a setenta dólares, es decir que estamos al setenta por ciento del valor del petróleo, algún día llegará este escalón y van a crecer las regalías; lo mismo en gas. O sea, si nosotros fuimos capaces de duplicar la producción de petróleo, es ahí adonde está la buena administración, vamos a recibir el doble de las regalías, y esto puede suceder en dos o tres años en la provincia de Neuquén. Y si encontramos el marco adecuado, en dos, tres, cuatro, cinco años podemos duplicar la producción de gas a un doble de precio. A un doble precio lo que multipliquemos, no el gas que ya producimos, y esto va a generar mayores recursos en la provincia de Neuquén. Teniendo ya los recursos uno se puede dar vuelta y dar respuestas a todos los reclamos que hay en la sociedad, mientras tanto tenemos que ser prudentes. Un 2012 de prudencia, un gobierno nacional que pide prudencia, una realidad internacional que pide prudencia, de realidades numéricas de la tesorería de la provincia que piden prudencia. No se puede hacer lo que se quiere en democracia. En democracia se hace lo que se debe y lo que se puede y no lo que se quiere. Los que quieren hacer lo que quieran terminan volcando una administración pública, ya sea municipal, provincial o nacional; y hemos vivido en la República experiencias muy duras de volcar la administración pública. Hubo presidentes que se fueron antes de cumplir su mandato en esta democracia que estamos viviendo; hubo presidentes que se han ido en helicóptero de la Casa Rosada porque no pudieron terminar su mandato por problemas justamente de no tener recursos en las arcas fiscales. Por eso aprovecho esta oportunidad que Rigoberto (Ramírez) hablaba de la Ley 2615 de las renegociaciones para decir que con prudencia, con inteligencia, con astucia, con audacia, con coraje también, podemos construir el Neuquén que todos queremos, que todos ansiamos. Cumplir nuestros sueños y nuestras ilusiones y nuestras expectativas pero paso a paso, como decía un famoso director técnico de nuestro fútbol, “Mostaza” Merlo.

Así que bueno, me alegro de participar de este hecho, de estar con los jóvenes que atienden esta puerta de entrada a este maravilloso lugar que es Caviahue-Capahue, y deseo para Caviahue-Capahue el mejor de los destinos turísticos, el mejor de los destinos de calidad de vida, el mejor destino en lo que hace a construir, como estamos construyendo, paz, prosperidad, trabajo, y que la provincia de Neuquén se convierta en una provincia sólida e indestructible.

Creo que vivimos en una provincia que ha sido bendecida y tocada por la mano de Dios.

Estoy seguro, que nosotros los neuquinos y las neuquinas que vivimos aquí vamos a estar a la altura de ese mandato que la naturaleza y Dios nos dan.

Muchísimas gracias.