Amigos, trabajadores de la Unión Obrera de la Construcción de la provincia de Neuquén, de la República Argentina, me siento muy feliz de estar con ustedes aquí en las calles de Neuquén celebrando en paz. Como decía Víctor (Carcar) hace cinco años, cuando nos tocó asumir el gobierno de la provincia, encontramos un clima de crispación de nervios en la sociedad neuquina. Cerámica Zanón y sus trabajadores en las calles reclamando por su fuente de trabajo, los compañeros que querían viviendas se encontraban también en las calles cortando porque querían más construcción de casas. Ahí lo veíamos a Heriberto (Chureo) que está aquí en esta tribuna, lo veíamos a Jorge Salas, veíamos a muchos compañeros que querían un techo digno reclamando en las calles.

Nos planteamos seriamente en ese momento cuáles eran las acciones que teníamos que llevar para construir la paz social en primer lugar. Y la paz social no se construye solamente con palabras, se construye con trabajo digno, con viviendas dignas, respetando los derechos de los trabajadores, respetando a las empresas, generando un clima de convivencia y de cordialidad que es el que hoy vemos en estas calles de la ciudad de Neuquén. Por eso felicito este clima de paz, de cordialidad, de diálogo, de trabajo, de mirar para adelante.

Decía Víctor, y tiene razón, cuando vinimos a esta casa (la Uocra) encontrábamos un clima de guerra, un clima de armas de fuego, un clima de defensa de posiciones a través de alterar la paz social y a través también de sacrificar la integridad física de trabajadores y también, por qué no, muchas veces sus vidas. Los argentinos hemos aprendido claramente en la década del setenta lo que significa el sacrificio de la libertad, de la integridad física y de la vida por la defensa de los derechos humanos. No hay mejor derecho humano que defender la vida y la integridad física.

No había sentido para esa confrontación. Por eso con Víctor nos pusimos a trabajar en forma inmediata para la reconstrucción del trabajo en la provincia de Neuquén, el trabajo en las viviendas.

En estos cuatro años -y hoy podemos rendir cuentas frente a todos ustedes y frente a la sociedad- hemos llegado a 18 mil familias neuquinas con cuatro mil viviendas nuevas, con mejoramientos, con plateas, con loteos, con infraestructura. Y en este año estamos terminando 1.500 viviendas más y el año que viene vamos a estar trabajando sobre dos mil viviendas.

Fíjense qué importante: en el año 1963 Felipe Sapag asumía el gobierno de la provincia del Neuquén y esto es a casi 50 años, y en su discurso decía `vengo a gobernar una provincia desértica, que no es propietaria de sus ríos, que no es propietaria de sus recursos, una provincia que tiene 150 escuelas de las cuales 50 escuelas son escuelas rancho, una provincia sin viviendas, una provincia donde la mortalidad infantil es la más alta de la República, una provincia donde el analfabetismo es el más alto de la República´, llegaba al 20 por ciento la desocupación. Decía que la educación rural era una utopía, no existía, no había agua, no había gas, no había cloacas, no había caminos, había cinco kilómetros de asfalto compañeros desde Neuquén a Plottier, era todo el asfalto que tenía la provincia del Neuquén hace 50 años.

Hoy, después de 50 años y fruto del trabajo de todo un pueblo, y lo aclaro, Neuquén tiene otra realidad, 700 edificios escolares donde funcionan 1.200 establecimientos escolares, donde 25 mil docentes atienden la educación de 200 mil estudiantes, 3 mil millones de pesos, 15 mil pesos por estudiante por año invierte la provincia de Neuquén en educación. Más de 200 edificios destinados a la Salud, cuando en el 63 apenas había 20.

195 mil viviendas hay en la provincia del Neuquén, de casi 600 mil habitantes, según el último censo. Pero este es un punto de análisis y es una fotografía de hoy, cuando vemos la película hacia delante podemos decir que los mejores tiempos de la provincia del Neuquén son los tiempos que están por venir, son los tiempos que tenemos que construir entre todos. Y en esa página de la historia de la dignidad, el trabajo es nuestro, compañeros, el trabajo es de estas generaciones. Como decía Carlos (Romero) respetando los consensos y los disensos, y me sumo al homenaje que él hizo al compañero Celesti que supo defender los derechos de los trabajadores en ese Chocón – Cerros Colorados. Y me sumo al homenaje a todos los que disienten porque así se construye la democracia; nadie es dueño de la verdad, todos la construimos juntos.

Y tenemos por delante algo muy importante. Lo que es importante es construir la capacitación. Fíjense, estuve hace cinco años en Ruca Choroi, una comunidad mapuche que alberga a 1.500 habitantes y me dice el lonco ‘necesitamos 50 viviendas’. Digo bueno, una vivienda por mes cómo no la vamos a hacer, por supuesto que hubo un paisano que dijo `vamos a ver, porque los políticos son bastantes macaneadores, así que vamos a ver si lo hacen´. Bueno compañero, le puedo decir que hemos cumplido nuestra palabra, no solamente haciendo las 50 viviendas, sino también construyendo un centro de salud intercultural y también capacitando a cinco cooperativas de trabajadores nuevos de la construcción mapuche, que aprendieron el oficio construyendo su vivienda en Ruca Choroi. Cuatrocientas viviendas rurales.

El otro día estuve en las 127 hectáreas, motivo de confrontación y lucha en las calles en la historia del pasado. Estuve inaugurando trabajos para 700 nuevos lotes. Cuántas viviendas estamos haciendo en el Oeste, en el Z1, en la Cuenca 15, en la Cuenca 16. Barrios nuevos que son ciudades nuevas, que además requieren nuevas escuelas, centros de salud, infraestructura. Toda línea de llegada es un nuevo punto de partida para nuevas construcciones.

Por eso en este desafío que tiene Víctor por delante con la Unión Obrera de la Construcción, les digo que trabajando así en paz, en armonía, con capacitaciones. Decía Rodi (Rodolfo Kaisser, presidente del ADUS-IPVU), 700, 800 nuevas capacitaciones en el interior y esta escuela, en un lugar donde era motivo de peleas y confrontaciones y luchas, hoy es un centro de capacitación con el apoyo de Educación de la provincia. Felicito a los docentes, a los capacitadores, a los alumnos, por todo el trabajo que han hecho aquí, porque no hay nada mejor que un título de capacitación, porque esa es la llave maestra para encontrar el trabajo que cada uno necesita. Es la llave maestra para la dignidad.

Y cuando digo que los mejores tiempos están por venir, es que vamos a defender las fuentes de trabajo en la provincia de Neuquén para los habitantes de la provincia de Neuquén. Felicito toda la tarea que hemos hecho defendiendo el trabajo para los neuquinos con el emprendimiento que está haciendo Vale y que estoy seguro que el año que viene se va a poner en marcha ese ferrocarril.

Hoy las empresas hacen un esfuerzo para sostener el trabajo, a pesar de que están suspendidas las acciones por parte de la empresa, pero no se suspendió el salario de los trabajadores. Pero queremos iniciar rápidamente las obras. Y esto, según la empresa Vale, sería posible en los próximos meses.

Chihuido, que mencionó el compañero Carlos, es una obra que dependen de una decisión de Nación, donde la crisis internacional ha llevado a demorar las decisiones, pero Chihuido figura entre las premisas y prioridades que tiene el gobierno de la provincia para llevar adelante esa represa, pero siempre defendiendo el trabajo neuquino.

Recién terminaba de hablar con un juez federal, de la Capital Federal, lo llamé y le pedí por las fuentes de trabajo en la provincia de Neuquén. Resulta que trabó un embargo a una empresa concesionaria de la provincia de Neuquén y ese embargo afecta a las fuentes de trabajo y a cientos de trabajadores neuquinos: petroleros y de la construcción. Y le dije: ‘señor juez, lo llamo en defensa de mi provincia, en defensa de las fuentes de trabajo de mi provincia, en defensa de los trabajadores, en defensa de la salud, la educación, la seguridad y la justicia’. Le dije también que los neuquinos no vamos a pagar con el sudor de los neuquinos los problemas que puede haber en otras latitudes. Los problemas que se generan en otros lugares que los pague el juez con los recursos que se generan en otros lugares. No vamos a permitir que se lleven los recursos de la provincia del Neuquén.

Por supuesto que el juez federal me contestó: ‘no sé, no contesto, no entiendo, llame a otro lugar’. No importa, vamos a llamar a todos los lugares que sea necesario para terminar con las arbitrariedades, para terminar con las presiones ilegítimas.

Queridos amigos, yo los felicito porque ustedes son los que construyen la paz, no solamente construyen viviendas, que como decía Rodi, es el lugar sagrado. Ustedes construyen algo mucho más importante que es la dignidad de todo un pueblo luchando por justicia, luchando por seguridad, luchando por sus hijos y defendiendo lo más importante que tenemos que es nuestra querida tierra haciéndolo con todo el amor de que un ser humano es capaz. Un abrazo para todos.