… felicitaciones por la tarea de muchos años y lo que decía Rolando (Figueroa, intendente de Chos Malal) para poder licitar obras uno parte de la idea y hay que preparar los proyectos, esto lleva todo un proceso y necesitamos interactuar entre lo público y lo privado, a las empresas en la provincia trabajando hombro con hombro, codo a codo con todo por delante. Tenemos mucho trabajo por delante.

Creo que hemos articulado una relación en el marco de dificultades macroeconómicas, no es fácil cotizar, presupuestar, ejecutar obras, hay que llevarlas adelante, los materiales cambian sus precios.

Pero creo que tenemos una oportunidad por delante, comentaba recién con Ana (Pechen, vicegobernadora de la provincia) que cuando se decía que se puede licitar un paquete, dos tres, cuatro, parece ciencia ficción si miramos los tiempos que podemos haber vivido en la provincia y si miramos provincias hermanas creo que estamos bien, decían Patricia y Mariel que Neuquén es una provincia distinta a las otras jurisdicciones, creo que todas las provincias somos distintas pero Neuquén tiene esa particularidad y en relación a lo que decía Rolando, yo siempre recuerdo esa charla que tenía con Pepe (José) Mujica, el presidente de Uruguay, hace dos años y medio cuando un conocido en común nos presentó, estábamos almorzando juntos y este conocido en común es un empresario petrolero que expresaba todas las bondades de Neuquén y Pepe Mujica en lugar de poner cara de alegría ponía cara de preocupación y yo lo miraba más preocupado todavía por lo que estaría pensando con toda su experiencia de vida y en un momento vino la pregunta fatal donde el conocido en común le pregunta por lo que opina sobre todo lo que tiene Neuquén. “Gobernador, yo estaría muy preocupado en su lugar, usted está sentado sobre un barril de pólvora, no me gustaría estar en sus pantalones, tenga mucho cuidado esté muy atento, va a tener muchos problemas”, esto fue hace dos años y medio.

En realidad, les digo, prefiero los problemas a estar sentado no sobre un barril de pólvora sino sobre un campo de miseria, creo que la provincia del Neuquén tiene una perspectiva brillante por delante, tenemos que estar a la altura de esas responsabilidades, no tenemos que generar confrontaciones innecesarias entre Nación y Provincia o entre YPF y Gas y Petróleo del Neuquén (G&P). Los que quieran crear enfrentamientos artificiales, allí está la historia diciendo que los grandes países se construyen cuando hay unidad nacional, concepto federal, sino vienen las guerras civiles y los problemas.

Así que lejos de alentar los enfrentamientos nosotros vamos a alentar la paz pero con mucha firmeza, prudencia, templanza pidiendo a Dios sabiduría y con mucha fortaleza y la fortaleza es la fortaleza que nos da el pueblo y la gente que nos eligió para estar en el lugar que estamos.

Nosotros sabemos bien lo que vale el metro cuadrado de tierra neuquina; quizás no vale lo que vale una hectárea para la soja, la papa, el maíz, pero cada hectárea vale hoy mucho más que lo que puede valer una hectárea en la provincia de Buenos Aires y los mejores campos de Estados Unidos y ese valor por hectárea tenemos que tener conciencia de que existe. Noruega cobra hoy por hectárea a las empresas petroleras, Noruega dejó el esquema de regalías porque es un país centralizado y cobra por hectáreas y cobra ganancias, una tasa de impuestos bien pesada que le ha permitido consolidar un fondo anticíclico de 850 mil millones de euros. Nosotros no pretendemos ser una isla pero como decía los otros días en El Sauce, tampoco queremos ser una colonia. Ya hemos vivido la etapa de colonia en la Patagonia argentina y ha sacrificado las venas de su tierra en aras de construir una gran Nación y ahora viene una revancha y queremos hacerlo en un marco de cooperación, solidaridad, respeto y de dignidad, que es lo que nos enseñaron nuestros pioneros.

Como hoy leí en el diario una aseveración de alguien ligado a YPF dice el diario que el año pasado acerca del convenio firmado entre Chevron- YPF aprobado por la provincia por ley, no se habría pagado superficie, kilómetros cuadrados sino que era todo inversión. Quiero ser muy claro y específico, el año pasado nosotros firmamos el convenio Provincia- YPF para la inversión de 16 mil millones de dólares de los cuales ya llevamos invertidos, entre el año pasado y este, 2.800 millones de dólares, que se van a completar a fin de año, que generaron casi cinco mil puestos de trabajo entre directos e indirectos y se van a haber perforado más de 300 pozos, se aumentó la producción en 24 mil barriles por día de petróleo no convencional, en fin.

Ha sido muy bueno para la provincia de Neuquén la implementación de nuevas regalías, más impuestos y se han nivelado en este primer cuatrimestre, por primera vez en una secuencia de diez años la caída de petróleo y de gas. El petróleo en este primer cuatrimestre aumentó en Neuquén la producción en el cuatro por ciento por obra y trabajo de YPF y también de Chevron y el gas dejó de caer y se estabilizó con respecto al cuatrimestre del año pasado. Esto es muy bueno y yo felicito a YPF, quiero tener palabras de elogio para YPF como empresa señera en la Patagonia y en la República Argentina, además ha fundado pueblos y permitido el desarrollo de muchos lugares. Pero con YPF se han cometido muchos errores en la década del ´90, en el 2000 y no quiero que se sigan cometiendo errores por errores de evaluación o errores de concepto.

YPF no es una empresa que tenga que estar en antagonismo, en oposición y en pelea con Gas y Petróleo porque no son competencia, son complementarias y les voy a decir por qué: la Cuenca Neuquina está calificada segunda en el orden mundial de las reservas de gas no convencionales y cuarta en el mundo en el orden de petróleo no convencional de 30 mil kilómetros cuadrados que no abarcan solamente Neuquén sino parte de Río Negro, La Pampa y el Sur de Mendoza es una cuenca riquísima que abarca estos 30 mil kilómetros cuadrados y para lo cual si en Loma Campana con 300 kilómetros cuadrados fueron necesarios 16 millones de dólares, hagan una regla de tres simple y van a ver que hacen falta más de 600 mil millones de dólares si quisiéramos desarrollar toda la cuenca. Nadie habla de desarrollar toda la cuenca, necesitamos seis clusters, seis factorías para lograr el autoabastecimiento. Necesitamos 100 mil millones dólares, ¿quién los tiene en Argentina?, nadie, no los tiene YPF, ni G&P, ni Nación, ni la provincia de Neuquén, hay que ir a buscarlos. Para buscarlos necesitamos generar un marco apropiado y un clima de inversión donde Nación y Provincia no pueden aparecer peleando y disputando la renta petrolera sino complementándose por una renta que hoy no existe, hay que ir a buscarla. YPF y Gas y Petróleo se complementan, YPF trajo a Chevron, a Dow Chemical Company que nosotros habíamos contactado para trabajar en El Orejano donde están haciendo pozos y van a producir gas muy pronto. Nosotros hemos traído a la provincia muchas empresas, entre ellas a ExxonMobil, motivo del viaje que yo hice a Houston en 2009, a Shell, Wintershall, Total está en combinación con G&P también, hay 54 Uniones Transitorias de Empresas con Gas y Petróleo del Neuquén de las cuales 22 son con YPF y el resto son con todas las compañías que trabajan en la provincia de Neuquén.

Hemos traído a la provincia de Neuquén tres mil millones de dólares de la mano de Gas y Petróleo del Neuquén, mil millones de dólares ya invertidos en los años 2012 y 2013. En el 2014 se están invirtiendo mil millones de dólares más, y en el 2015 y 2016 se van a invertir otros mil millones de dólares, y no cuento en esto que si tiene éxito el piloto con Wintershall se invertirían otros tres mil doscientos millones de dólares entre Wintershall y Gas y Petróleo de Neuquén.

¿Cómo fue el convenio con Wintershall? Cincuenta y cincuenta (por ciento), sin carry. En la etapa productiva, cada uno pone la plata que tiene que poner. Como corresponde. Porque se ha estigmatizado el carry. Y me voy a permitir esta reunión de empresarios para contarles lo que nosotros pensamos de estos desarrollos.

Con Wintershall en la etapa de exploración y piloto el dinero lo tiene que poner la empresa a su costo y riesgo porque nosotros ponemos algo más valioso que esos ciento veinte millones de dólares que es la tierra, y no le cobramos por el acceso a la tierra. Mejor dicho, sí le cobramos el 50 por ciento de acceso pero lo invierte en la exploración y el piloto en su costo y riesgo. Quiere decir que si fracasa la exploración y el riesgo, la Provincia no tiene que poner absolutamente nada. Si tiene éxito y arranca el desarrollo de una factoría, porque ya no es más ir a perforar para ir a ver dónde está el petróleo, se perforan pozos por kilómetros cuadrados, en ese caso la Provincia de Neuquén pone el cincuenta por ciento de los tres mil doscientos millones de dólares. Esto es muy claro, muy simple, porque se le ha dicho a la presidenta de la Nación que el carry o el acarreo significa una mochila o significa una especie de parasitismo de parte de la empresa provincial y no es así.

Nosotros hemos hecho rondas públicas, abiertas, internacionales, en los años 2008, 2009 y 2010, como resultado de las cuales se distribuyeron siete mil kilómetros cuadrados entre muchas empresas. YPF se llevó cinco mil kilómetros cuadrados en permisos de exploración sin pagar acres y sin pagar acceso a la tierra. Por ese motivo se puso en las condiciones del pliego lleve de socio a Gas y Petróleo del Neuquén al 10 por ciento en la exploración y el piloto, y después en el desarrollo.

Si a YPF le molesta que en el desarrollo algún inversor diga que la tasa interna de retorno no le cierra, queremos modelar el bloque petrolero que esté en juego para ver si es real que no altere la tasa interna de retorno. Si no la altera, estamos dispuestos a la inversión. Privilegiamos la inversión a la tasa interna de retorno para el proyecto. Pero fíjense que el año pasado, y vuelvo al artículo del diario, dice que en ese proyecto YPF no pagó, no habría pagado, pone en boca de funcionarios de YPF, que Chevron no habría pagado acceso, y no es así. No es así. Chevron el año pasado pagó mil doscientos millones de dólares y fue la única que puso dinero el año pasado. Este año son mil seiscientos millones de dólares y cada uno pone ochocientos millones de dólares. Este año sí el 50 por ciento lo pone YPF y el 50 por ciento lo pone Chevron, el año pasado Chevron puso mil doscientos millones de dólares ¿por qué? Primero porque puso doscientos millones de dólares, o doscientos cuarenta para ser más precisos, para pagar los pozos y las instalaciones que YPF ya había hecho en Loma Campana. Había hecho cuatrocientos millones de dólares en inversión y pagó el 50 por ciento. Hasta ahí ustedes como empresarios me van a entender. Quiero entrar al cincuenta, pago lo que usted ya hizo. Muy bien.

Ahora puso otros mil millones de dólares para iniciar o para hacer el piloto. 500 millones los puso por sí y otros quinientos millones se los dio a YPF e YPF los puso en el piloto. Pero puso los mil millones Chevron. ¿Por qué? Porque pagó 50 mil acres a 10 dólares el acre.

Entonces quiero hablar clarito que acá lo que se está discutiendo es quién cobra el acceso a la tierra. En la constitución del 94 el dominio es de las provincias, entonces quien tiene derecho a decir lléveme de socio o págueme el acre es la Provincia. Pero no lo hacemos con egoísmo, no lo hacemos con parasitismo, lo hacemos en virtud del progreso que necesitamos.

Y vamos a hacer casuística. Cada caso en particular lo vamos a analizar. Si podemos captar un inversor de cualquier lugar del mundo y para eso hay que hacer un sacrificio estamos dispuestos a hacerlo porque lo que queremos es generar producción y autoabastecimiento.

No nos podemos, y en eso coincido con la presidenta en un ciento por ciento, no podemos gastar una sola divisa más en los barcos. No podemos estar dilapidando seis mil millones de dólares para comprar gas de barco a veinte dólares el millón de BTU cuando la cuenca neuquina se paga dos dólares con cincuenta, se llega a pagar ochenta centavos de dólar el millón de BTU de Loma de la Lata.

Entonces, no hay motivos para importar barcos, tenemos el gas en la provincia de Neuquén, hay que hacer las inversiones.

Se dice por allí también y quiero desmitificarlo, que las provincias y los gobernadores somos responsables de la falta de producción. Esto no es así, de ninguna manera. En Neuquén se invertían en 2008 ochocientos millones de dólares y este año 2014 se invierten cinco mil quinientos millones de dólares. Hemos hecho todo lo que se nos pidió para aumentar la producción y las inversiones.

Ustedes saben muy bien el esfuerzo que hicimos Ana y yo el año pasado para aprobar el convenio con los diputados, con el gabinete y el debate social que generó para aprobar el convenio Provincia – YPF con motivo del convenio YPF – Chevron. Se nos estigmatizó, se nos maltrató, se habló de Chevron en Ecuador, se habló del fracking, se habló del perjuicio que podría traer esto para la República y para Neuquén y a la vista está el beneficio que tuvo la provincia de Neuquén de desarrollar el primer cluster de Latinoamérica, de México a Tierra del Fuego, Loma Campana es el primer cluster no convencional de América Latina.

Entonces, resumiendo. Bienvenida YPF, tiene el sesenta por ciento de la actividad en la provincia de Neuquén, y en el caso de los pozos, este año se van a hacer 610 pozos contra 400 que se hicieron el año pasado. Y son 440 los que hace YPF con Chevron.

Bienvenida YPF y bienvenida las inversiones que trae. Si necesitan nuestro apoyo y necesitan nuestro respaldo para facilitar inversores, que nos digan quién es y que vengan, que le vamos a abrir todas las puertas a las inversiones. Neuquén no es una isla, pero tampoco es una colonia, estamos abiertos a un trato digno como provincia federal.

Al mismo tiempo, bienvenida la relación con Nación para armonizar normas, bienvenida la relación para llenar huecos de una norma hidrocarburífera que data del año ’67, que tiene muchos años de existencia y necesita ser actualizada, pero necesitamos dar este debate social, necesitamos hacerlo de una manera respetuosa, necesitamos hacerlo con el entendimiento que luego los legisladores lo van a debatir en el Congreso y los legisladores lo van a debatir en la Legislatura de la Provincia. Tiene que ser algo absolutamente claro de ganar, ganar, ganar. Tiene que ser ganar para la Nación, ganar para la provincia, ganar para los trabajadores, ganar para las empresas operadoras, ganar para las empresas de servicios y fomentar el trabajo neuquino. Tanto de trabajadores neuquinos como de empresas neuquinas.

Ese es el objetivo. Eso es por lo que estamos hoy aquí sentados. Tenemos el plan de obras públicas más importante de la historia de la provincia de Neuquén en los próximos meses. Entonces, lo único que queremos es armonizar lo público y lo privado, no pelear, no queremos confrontar. Queremos que haya paz, pero no estamos dispuestos a que la paz sea a costa de sacrificios siempre de los derechos de los neuquinos.

Marcelo Berbel decía que tenemos oleoductos que se han llevado el petróleo, gasoductos que se han llevado el gas, electroductos que se han llevado la energía eléctrica, y no queremos – decía él- que haya sudoructos que se lleven el sudor de los neuquinos.

El trabajo de los neuquinos se tiene que reinvertir para beneficio, calidad de vida y dignidad de todos nosotros. Muchísimas gracias.