Bueno, bienvenidos todos, loncos, integrantes de las comunidades mapuche; funcionarios provinciales, nacionales, municipales; productores, emprendedores, crianceros, campesinos. Es realmente un honor estar en esta reunión.

Se cumplen 30 años de democracia. En el año ‘83 recuperamos con mucho sacrificio, con mucho esfuerzo, con muchas vidas, la democracia para la República. Y la democracia es una forma de vida donde hay, por un lado, una sociedad que tiene un contrato social para que todos convivamos en armonía, con respeto, con pluralismo, que nos respetemos por las distintas razas, credos, géneros, condición social. Y una democracia que es una forma de vida para todos, para los que integran el Estado y para los que no integran el gobierno y las actividades públicas. Quiere decir que todos los ciudadanos, los 600 mil habitantes de la provincia de Neuquén, tienen que formar parte de la democracia y sentirse incluidos en esta democracia, debe ser fundamentalmente inclusiva y solidaria. La democracia no es solamente para el Estado, al contrario, al Estado lo crea la sociedad para cumplir distintas funciones: la salud, la seguridad, la administración de justicia, la educación. Una sociedad sin educación no tiene verdadera autonomía, no tiene libertad, sin progreso económico y social tampoco. Sin alimentos, mucho menos. Con pobreza y miseria, mucho menos. Con valores que no funcionen, como la inflación, mucho menos. Y necesitamos energía para que funcione también la sociedad; es decir, educación, trabajo, energía, alimentos.

Y ustedes aquí están comprometidos con todas esas actividades que tienen que ver con capacitarse, con prepararse, y si ustedes no trabajan la consecuencia lógica de no trabajar de un emprendedor es no generar ingresos para la familia, con todo lo que ello significa. Y dentro del Estado es igual, el que no trabaja y decide hacer huelga tiene que asumir las consecuencias del que no cumple, le pasa lo mismo que al criancero, que al productor, que al emprendedor, que al que maneja un emprendimiento turístico, forestal. Lo fundamental de la democracia es el trabajo, la creatividad, los emprendedores. Por eso la referencia que hacía el ministro a la actividad dentro del Estado, si bien por supuesto que hay derechos y garantías hay también obligaciones. Hay obligaciones. La estabilidad es un derecho. Cobrar un sueldo es un derecho, nosotros tenemos la obligación como gobernantes de buscar los recursos, pero los recursos son limitados, no podemos hacer lo que queremos. Se nos reclama, se nos exige, se nos aprieta, para que aumentemos la masa salarial. Pero el presupuesto tiene un límite, un límite. Si son cien son cien, no podemos inventar veinte más o treinta más. Entonces, ese límite es el que nos condiciona las decisiones. A dónde vamos a buscar recursos si pasamos el límite del presupuesto. A dónde van a buscar ustedes recursos si pasan el límite del presupuesto de sus economías turísticas, ganaderas, forestales, de artesanías, de servicios que producen. Le tienen que ir a pedir prestado a un banco. Y cuando el banco termina y cierra la puerta, les dice: “no hay más crédito” “¿por qué no le podemos dar más crédito a usted?, por las normas del banco Central, vio…”. Entonces, ¿qué tienen que hacer? Restringirse. O aumentar la producción, aumentar la productividad, aumentar el trabajo, o limitar los gastos. La primera función que le asigna la Constitución provincial es la de administrador.

Dice: las funciones del gobernador son: inciso a) administrar los recursos del Estado neuquino. Los recursos no son del gobierno, son de la sociedad en su conjunto y los tenemos que administrar haciendo un equilibrio muy delicado entre todos los sectores sociales. Si todos reclaman y a todos les tenemos que decir que sí es imposible gobernar. No hay manera de pagar a fin de mes. Entonces, si queremos entre toda esa presión que se quiere hacer sobre el Estado que vuelque el gobierno, que vuelque la provincia, que se funda la provincia, o aunar los tiempos para tener más recursos.

Yo quiero decir, por un lado, que los servicios de Salud, de Seguridad y de Educación que brinda la provincia son servicios de excelencia comparados con otras provincias o con otros países de América Latina. Tiene más de 50 mil empleados públicos, una provincia de 600 mil habitantes, más 20 mil jubilados, más 15 mil empleados municipales. Más los empleados nacionales. Estamos hablando de alrededor de 100 mil personas que trabajan para el Estado nacional, provincial y municipal. El presupuesto tiene que alcanzar para atender a esas 100 mil personas, pero también para atender a los otros 500 mil habitantes. Somos la provincia que más paga por alumno por año, 28 mil pesos por alumno por año para el año que viene. Me pregunto si hay alguna escuela privada que cobre un poquito más que eso o menos.

Un peso de cada tres que recaudamos va para Educación. La Constitución provincial dice: “el 30 por ciento de la Educación”, bueno, estamos invirtiendo muchísimo en la Educación, ¿cuánto quieren que invirtamos en Educación?, ¿más?, bueno, no lo tenemos. En Salud, somos los que más médicos tenemos por cantidad de habitantes y tenemos el servicio de Salud más universal, abierto, gratuito que puede tener una provincia argentina. Cuando uno va al hospital tiene la atención gratuita, con problemas, siempre hay problemas cuando se vive en sociedad.

En Seguridad, hoy por hoy no creo que haya en la provincia quienes tienen más recurso por habitante que la provincia de Neuquén y además la calificación que tiene la provincia de Neuquén como institución policial entre todas las provincias argentinas, es la mejor.

Entonces, si ese esfuerzo que está haciendo el Estado por mantener la calidad de los servicios, que es grande, tiene que haber un entendimiento de parte de todos los integrantes de la sociedad neuquina que no se puede hacer lo que se quiere, sea en la función pública y en el gobierno de las provincias o de los municipios. Se hace lo que se debe y lo que se puede. Si hacemos lo que quiero, bueno, imaginen en la familia de ustedes que cada uno haga lo que quiera, va a haber un menú de opciones que cada uno va a ofrecer: el hijo, la madre, el abuelo, los nietos, bueno, van a tener que elegir alguna de esas opciones, no todas, salvo que tengan presupuesto. Entonces ahí es donde yo quiero insistir hoy en esta reunión, donde me siento orgulloso de estar delante de emprendedores.

Emprendedores que luchan cada mañana con el mismo espíritu que luchaban los pioneros, contra las adversidades, el clima, el volcán, la sequía, los mercados, la falta de agua, de infraestructura. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo por estar al lado de cada emprendedor, de cada productor, como hacemos un esfuerzo por estar al lado de cada policía, cada maestro, médico o enfermero. Lo que no podemos hacer es privilegiar solamente un sector y al resto olvidarlo, tenemos que dar en su justa medida a cada uno de los integrantes de la sociedad.

Fíjense que hoy estamos distribuyendo alrededor de 13 millones de pesos entre emprendedores y productores, los otros 30 que distribuimos en los otros meses del Proderpa (Programa de Desarrollo Rural de la Patagonia) y ahora tenemos 10 millones de dólares, o sea unos 70 millones de pesos nuevos para ejecutar dentro de la actividad productiva. Estamos hablando de unos diez millones de pesos puestos al servicio de los productores, campesinos, chacareros, el pequeño productor turístico, el artesano. Lo hacemos con orgullo y satisfacción, integramos una acción comunitaria con Nación porque esto de que hay que enfrentarse con Nación es todo un cuento político de la campaña electoral. Hay que trabajar en armonía porque los pesos de Nación, provincia y de los municipios son pesos del pueblo. Hay que deberse al pueblo.

Son tiempos de mucha responsabilidad, entramos en un año 2014 muy difícil los argentinos y también Neuquén. Se cree que Neuquén puede todo, claro, como hay gas y petróleo, dicen. Sí, hay gas y petróleo, pero ¿saben lo que vamos a tardar en sacarlo?, años. El presupuesto es público, está publicado en las páginas sociales, está en la Legislatura, ahí está el dinero disponible.

Ya terminamos con déficit este año, 200 millones de pesos y el año que viene, teníamos 800 (millones de pesos) ahora nos fuimos a más de mil (millones de pesos) con el último acuerdo con la Policía de la Provincia del Neuquén y así vamos a seguir creciendo en déficit, y ¿quién paga el déficit, el endeudamiento? Y sino ¿qué hay que hacer? Aumentar los impuestos, ¿sobre quién cargan los impuestos? Sobre los 600 mil habitantes, porque la plata no llueve del cielo ni la trae la cigüeña, la plata es la que generan impuestos nacionales, provinciales. Acá tiene que haber o más carga impositiva sobre los ciudadanos de Nación, para coparticipar los que estamos incluidos, o más impuestos para los habitantes o más petróleo y gas para las regalías. Bueno, la producción de gas y petróleo viene en caída, mala noticia, hace 20 años. Ahora van a empezar a crecer, pero no podemos gastar ahora lo que va a venir mañana.

La Caja de Jubilaciones de la provincia del Neuquén, un párrafo aparte, 80 por ciento móvil según la Constitución del ´57, ninguna provincia ni la Nación tiene esto en su Constitución. ¿Quién lo sostiene?, el Estado provincial. Los municipios, si tienen problemas aparece el Estado provincial. ¿Los sueldos?, el Estado provincial. Entonces, cuidado con tirar de la piola porque la piola se rompe, entonces hay que tener cuidado con la presión que se ejerza sobre el gobierno, sobre el Estado, que lo sostenemos todos. Entonces parece que a los que más gritan, a los que más patalean, los que cortan rutas, que más piquetes hacen, son los que más plata hay que darles y olvidarse de los que silenciosamente todos los días se levantan a la mañana a trabajar, ya sea en el Estado o fuera del Estado. No es así.

La justicia es otra cosa, no pasa por el griterío ni las acciones de hacer justicia por mano propia. Pasa por ver cómo todos nos preocupamos por hacer riquezas para la provincia de Neuquén, para crecer cada familia. No podemos tener familias postergadas, pobres y las tenemos. Tenemos gente postergada, con pobreza, mientras nos están pidiendo que aumentemos los ingresos de aquellos que trabajan en el Estado. Hay algunos que tomaron la decisión de renunciar e irse, si esta es su decisión porque no están conformes con lo que ganan, el Estado no puede dar más, porque hicimos una oferta.

Bueno, es toda una decisión. Y que vayan a otra provincia a ver si pueden conseguir un sueldo mejor, que no lo van a conseguir. Que vayan a la actividad privada. Entonces, que a mí no me presionen con renuncias porque hay diez para entrar en el Estado. Hay cola para entrar en el Estado, entonces la presión de la renuncia, y bueno, si es su decisión, es su vida, yo no puedo gobernar la vida de cada uno, quiere decir que el que no trabaja, que decide hacer huelga, no cobra. Es lo mismo que le pasa al productor, si no hay leña no vende leña, si no compra toros no va a tener terneros, si no tiene vacas no va a tener producción, si no hay pasto no va a engordar la hacienda, si no convocan al turismo no van a tener ingresos, si no trabajan con la artesanía y con la madera no van a tener ningún producto, si no hace dulce porque prefirió dormir la siesta, se cayó toda la fruta y no la cosechó, no cobra. El Estado tiene que ser exactamente igual. El que no siembra, no cosecha. Ustedes siembran y cosechan y van a tener siempre al Estado al lado de cada productor, de cada médico, de cada maestro, de cada policía sembrando. Lo que no podemos permitir es que algunos quieran cosechar sin sembrar. Así que yo llamo a la reflexión desde esta tribuna, de la producción, de emprendedores, de esta tribuna de trabajo, de gente de esfuerzo, humilde, de gente que se sacrifica con su familia para salir adelante. Necesitamos llamar a la reflexión a aquella gente que necesita hacer algún sacrificio y preguntarse alguna vez ¿qué hizo la provincia del Neuquén por mí? Y que vengan y hagan el inventario de todo lo que la provincia del Neuquén hizo por cada uno y ver si hay derecho a pedirle algo a la provincia del Neuquén.

Tengo la certeza de que el que no atiende en un hospital, en una escuela, no me hace un daño a mí, se lo hace a toda la provincia del Neuquén. Acá hay que tener la camiseta puesta. Y yo no tengo recursos infinitos para darle respuesta a todos. Sí, vamos a buscar recursos para apoyar a cada emprendedor. Vamos a buscar recursos para ir dando los aumentos cuando tengamos los recursos, pero tenemos un límite. El límite ¿cuál es? no volcar la provincia del Neuquén, no llevarla a la quiebra, no llevarla a la cesación de pagos. Yo llamo en esta tribuna a la reflexión, estamos dispuestos a dialogar, a hablar, en términos amigables, democráticos, de respeto, pero no podemos hablar en términos de extorsión o en términos de “Bueno, o hacen lo que yo digo o rompo todo”. Rompo la sociedad, rompo el Estado, rompo el contrato social, todo. Porque si rompo todo la consecuencia es inevitable: romper la paz social. Hemos tardado seis años en construir la paz social, y ahora que hay dificultades, que hay estrechez económica, que hay un presupuesto que está repartido y dividido, no se puede repartir y dividir lo que no hay. Por eso lo digo desde esta tribuna de producción, de productores que saben lo que es a fin de año hacer un balance, cómo nos fue, abrir un canal, riego, producir el pasto, engordar los animales, venderlos y cobrar y recién después ver cuánto puedo gastar.

Hay gente acá de la comunidad Quilapi, de Chorriaca, doña Juana, tiene 91 años. Y el otro día en el aniversario, doña Juana me dice: “después del acto quiero hablar con usted”. A sus 91 frescos años. Y digo: “bueno, vamos a ver qué pasa, me irá a retar”.

“Hola doña Juana, cómo le va”, le digo después del acto. Y con los ojos brillantes me dice “yo le quiero agradecer.” “¿Por qué?” “Por el regalo.” “¿Qué regalo, doña Juana?” “La electricidad en primer lugar. Me llevaron cuatro mil metros de línea eléctrica y tengo electricidad en mi casa. Y en segundo lugar, porque tengo heladera por primera vez en mi vida, a los 91 años”. 91 años, heladera por primera vez en su vida.

Y yo le dije: “Gracias a usted. La verdad es que llegamos tarde”. “No, pero voy a vivir unos años para disfrutarlo. Voy a vivir”. Y después me dice: “Ya pasó agosto, así que le metemos para adelante”, y me dice también “el mes que viene tengo que ir a la veranada”.

“¿Y se irá en camioneta?”, le digo. “Pero gobernador, ¿cómo voy a ir en camioneta si está lleno de piedras?” “¿Y en qué va?” “Y, a caballo, pues”. Con sus 91 años, sí. “Pero, ¿tiene caballo?” “Claro, tengo caballo, montura, tengo todo; tengo el zaino y el colorado también”. “¿Y lleva a sus animalitos?”. “Sí, a mis animalitos los llevo con mis hijos. Y de eso vivimos hace mucho tiempo”. Hace mucho tiempo y toda la vida. Con humildad, con grandeza, con dignidad y con carencias. Con muchas carencias.

¿Y saben qué es lo más notable? Que está agradecida. Y a mí se me partía el alma y se me partía el corazón. Entonces, me parece que hay que agradecerle a la provincia del Neuquén. Mucha gente ha venido a la provincia del Neuquén desde otras provincias. Han venido al sector de Salud, de Educación, de Seguridad, de administración de Justicia, de desarrollo de la Economía.

Entonces, yo les pido que todos nos pongamos la camiseta de la provincia del Neuquén antes de ir a reclamarle algo a la provincia del Neuquén. No se lo reclaman al gobernador. Si veinte médicos renuncian no le renuncian al gobernador, renuncian a trabajar en la provincia del Neuquén. Iremos a buscar a otros profesionales. Me parece bien, el que no está conforme en un lugar tiene que irse a buscar su destino en otro lugar y el que está conforme con su camiseta, con su pertenencia a la provincia del Neuquén, pues que siga. Si no está conforme con su sueldo nosotros no podemos, tenemos un límite. Por supuesto que no reniego de la legitimidad del reclamo que puede tener un fundamento, “mire, yo estudié veinte años, acá hay un petrolero que gana 30 ó 40 mil pesos, yo soy médico y estoy ganando 20”. Bueno, entonces váyase a trabajar como médico al sector petrolero, yo no puedo pagar los sueldos petroleros. No hay manera. No tengo manera. Entonces yo llamo a la reflexión, esto no es contra nadie. Al contrario, estamos con cada uno de los trabajadores públicos y también de los emprendedores privados.

Los vamos a seguir acompañando, nos vamos a seguir jugando por cada hombre, por cada mujer, por cada familia de la provincia de Neuquén, hayan nacido en ella o haya venido de afuera. Nos vamos a seguir jugando. Hemos construido 5 mil viviendas en lo que va de nuestra gestión. El año que viene vamos a construir 2.500: 2 mil en las zonas urbanas y 500 en las zonas rurales. Esto con trabajo conjunto con Nación. Esto que tanto me criticaron algunos en la campaña electoral. `Va a Nación ya a pedir´. No, no voy a pedir, voy a exigir lo que al pueblo neuquino le corresponde de presupuesto nacional. Y lo hago con dignidad y lo hago con grandeza.

Yo tengo aquí un resumen que no lo voy a mencionar de todas las acciones, ustedes las conocen, cada uno: fruticultura, vitivinicultura, todo lo que se trabaja en producción hortícola, producción ganadera. Lo que han luchado ustedes contra la sequía de 7 – 8 años, vertientes que se secan, pozos que se secan, vertientes que con los terremotos se han corrido. Hemos hecho más de 40 – 50 perforaciones, hemos captado 300 vertientes, hemos puesto tanques australianos por toda la provincia, cobertizos. Y queremos seguir en ese plan de agua, queremos seguir, insistir. El agua no tiene que ir al mar.

El 95 por ciento del agua que genera la provincia de Neuquén, la cuenca hídrica más importante de la República se va al mar. Por eso, aquellos que dicen `uh, están usando agua en el gas y el petróleo…´. ¿Saben cuánto es? el 0.10 del 95 por ciento que se va al mar. No, no se hagan problema por esa agua. Hagámonos problema por tratar el agua que se usa y que no contamine el suelo. Y quedémonos tranquilos con los acuíferos. Los acuíferos están a salvo si ejercemos controles severos en lo que es cementación y lo que es conducción en las cañerías.

Entonces, seamos capaces de generar progreso. La pobreza, la miseria, no es destino para la provincia de Neuquén, pero todavía tenemos gente con pobreza, tenemos gente que hay que ir a rescatar en cada uno de los barrios, en cada una de las comunidades.

Queridos amigos, gracias por el trabajo que ustedes realizan, que es hacer la Patria. Ustedes construyen la Patria en su hogar, en su casa, en su puesto de trabajo, en su chacra, en su huerta, en su campito, en su forestación. Defienden la Patria trabajando todos los días y sabiendo que en esta provincia el más guapo es el que se levanta a la mañana a trabajar para engrandecer la provincia de Neuquén y llevar calidad de vida a nuestra gente. Un abrazo para todos.