Señor Jefe de la Policía de la provincia de Neuquén (Juan Carlos Lepén); señor Subjefe; integrantes de la Plana Mayor; oficiales superiores; jefes subalternos; señora diputada nacional Alicia Comelli; señor senador nacional Horacio Lores; señor diputado nacional José Brillo; familia policial; funcionarios del Poder Ejecutivo; señora Fiscal de Graves Atentados contra las Personas, Sandra González Taboada; señor superintendente de Investigaciones, comisario general Raúl Liria; señor rector de la Escuela (de Especialidades), comisario inspector Ramón Lecaro; señor director a cargo de Institutos Policiales, comisario (Oscar) Pérez; y señor rector de la Escuela de Cadetes, comisario Roberto Oviedo.A todos los presentes, unas pocas palabras para sumarme a este acto tan importante que tiene que ver, por una parte, con estudios realizados por oficiales que pasan a ser a partir de este momento, con los estudios realizados, oficiales jefes. Y preparados, como decía el comisario Oscar Pérez, con herramientas de las que han sido usadas y además con las herramientas propias que hace cada uno en su carrera profesional para fortalecer el prestigio y la fortaleza y la grandeza de la institución policial de la provincia de Neuquén, prestigio bien ganado en la República Argentina.

Por otra parte, en segundo lugar, quería hacer mención con lo que tiene que ver con la incorporación de los 206 agentes que terminaron sus estudios, ayer firmé el decreto, correspondiente para incorporarlos, el decreto Nº 1766 que procede a la efectivización de todos los agentes a quienes agradezco también todas las tareas, junto con los jefes que los han acompañado, realizadas en Villa La Angostura. Un trabajo solidario, un trabajo que demostró por parte de la institución policial, compromiso y lealtad, en un momento de infortunio y en un momento dramático para un pueblo como Villa La Angostura que se vio invadido por la fuerza de la naturaleza.

Y en tercer lugar sumarme, como ya lo hemos hecho, con un decreto provincial, que va a ser incorporado al legajo de cada uno de los intervinientes en el megaoperativo al que se hizo mención. En este operativo quedó puesto de manifiesto el profesionalismo, la vocación, la inteligencia, el trabajo en equipo, el trabajo coordinado, la lealtad a la sociedad, la lealtad a un juzgado federal que estaba al frente de la coordinación de este operativo. He recibido notas del juzgado federal haciendo un reconocimiento especial al desempeño de la policía de la provincia y al mismo tiempo le hemos hecho nuestro reconocimiento a la doctora Pandolfi (Carolina) y al equipo que la acompaña es la que se encuentra el doctor Villanueva (Gustavo, secretario penal) acerca del profesionalismo y la inteligencia con que se condujo este operativo.

Y no es un operativo más y no es un tema menor. Ha sido el operativo más importante de la historia de la provincia de Neuquén y de la Patagonia. No sólo por lo cuantitativo, sino por lo cualitativo.

El trabajo de la Policía de la provincia de Neuquén se hizo sin desmedro y sin competencia con la justicia federal y sin pretender competir con la Policía de la provincia de Río Negro. Se hizo bajo las órdenes y como auxiliar de la justicia federal. Y todas las investigaciones merecían una unidad de conducción que la justicia federal, en este caso, confió a la policía de la provincia de Neuquén.

Y la policía de la provincia de Neuquén, consecuente con su prestigio y con su historia, hizo gala de profesionalismo, de lealtad, de compromiso, pero fundamentalmente de un trabajo minucioso que requirió meses y meses de mucho trabajo. Y también de una información que tenía que ser muy cerrada.

Sabemos perfectamente cómo afecta a nuestro país y a nuestra Latinoamérica, a países como México o como Colombia, a países como Estados Unidos, el efecto de la droga y de las organizaciones que se dedican a este delito que tanto daño hace en la comunidad.

La droga está íntimamente vinculada a la violencia. Está íntimamente vinculada al desprecio por la vida, al desprecio por valores fundamentales de la condición humana. Sino, veamos lo que está ocurriendo en el mundo a partir de un elemento que desnaturaliza al mismo ser humano. Lo convierte en una persona sin racionalidad, sin libertad y que no puede a veces, bajo los efectos de la droga, comprender el daño que se hace a una comunidad.

Es el desprecio por la vida. ¡Cuántas veces los homicidios están vinculados a personas que están actuando bajo los efectos de la droga o que la droga les ha dejado una marca indeleble en el cerebro que los hace personas que desprecian valores tan fundamentales como la vida!

Por eso, digo de este operativo (que es importante) no solamente por lo cuantitativo, sino por lo que representa como golpe fundamental a organizaciones que pretenden insertarse en nuestra sociedad para traficar elementos que generan tanto daño a la sociedad. Una sociedad que tiene que estar atenta y vigilante. Y no solamente la institución policial o los gobiernos, las familias en su conjunto tienen que estar atentas para que este flagelo de la droga no traspase familias, para que no traspase instituciones, para que no se integre a la sociedad como una realidad normal.

La droga no es una realidad normal, la droga es una anormalidad en la vida de las personas. La democracia no puede convivir con la droga, si queremos construir una democracia efectiva y respetuosa, tenemos que vigilar que la droga no haga estragos en nuestra sociedad. La droga hace estragos en sociedades donde los carteles se han instalado y han hecho de ellos negocios extraordinarios y fabulosos.

También hemos trabajado mucho en los comités de integración con Chile, nosotros tenemos diez pasos fronterizos y muchos pasos más, no habilitados, que son usados para el tránsito y el tráfico de la droga. Por eso hemos complementado nuestras acciones con Carabineros de Chile, con Gendarmería, con las distintas organizaciones que tienen que defender, a la sociedad. Por eso me sumo y celebro que la institución policial, haya participado en tan importante operativo, que la Justicia Federal le haya confiado la responsabilidad de esta acción y que hayamos estado a la altura de este depósito de responsabilidades. Y lo celebro porque recién, cuando el rector de la Escuela de Cadetes Omar Oviedo me entregaba este presente que es un reloj de la Escuela de Cadetes (Adalberto) Staub, en su 50 aniversario, 50 años cumplió este año la Escuela de Cadetes, 50 años formando cadetes de la policía de la provincia de Neuquén, en el sentimiento policial de llevar seguridad, de defender valores fundamentales, de trabajar con la ley en la mano y de trabajar con inteligencia en los procedimientos. Todos sabemos bien que aquellos que están compenetrados con los procesos judiciales y los procesos penales saben bien que se puede desbaratar un delito, pero para que los responsables de este delito cumplan con el castigo correspondiente, los procedimientos tienen que hacerse con inteligencia y guardando los mecanismos procesales que se exigen, sino después los elementos probatorios no se tienen o cuando se tienen son invalidados por abogados hábiles que justamente esas organizaciones de tráfico de drogas se especializan en conocerse los vericuetos legales.

Es por eso que felicito el accionar de la Policía de la provincia del Neuquén bajo la conducción de la Justicia Federal, que se han guardado todas las formas y se han recabado todos los elementos probatorios, todo lo que tiene que ver con este procedimiento a disposición de la Justicia para que los responsables terminen en la cárcel.

Y quiero que sepan que hay un gobierno y una sociedad que los respalda, porque cuando se actúa contra la droga sabemos perfectamente que estas organizaciones se resisten y se revelan, pero que sepan esas organizaciones y los responsables de esas organizaciones que hay gobiernos que están decididos, gobiernos municipales, como el gobierno de Cipolletti, como el gobierno de Centenario, el gobierno de la ciudad de Neuquén.

Y hay gobiernos provinciales y nacionales que están compenetrados con esta tarea, y que si quieren encontrar un adversario con el cual competir, ustedes van a encontrar en estos gobiernos, en estos gobernantes, aliados incondicionales para enfrentarlos.

Y al mismo tiempo hay una sociedad que los respalda y que los avala. Hay una sociedad que agradece. Muchas veces desde el silencio, pero hay una sociedad que reconoce este trabajo institucional, porque es un trabajo que va no solo en defensa de los jóvenes, los adolescentes, sino también de toda una familia, que cuando entra el flagelo de la droga en esa familia puede destruir a toda la organización familiar.

Por eso mis felicitaciones, mi reconocimiento, y sepan que van a tener en nosotros aliados incondicionales para que los responsables o los irresponsables del tráfico de droga terminen en la cárcel purgando las condenas que por su tremendo delito se merecen.

Señor jefe de la Policía de la provincia del Neuquén, a la plana mayor, a todos los responsables, y a todos los oficiales jefes y oficiales superiores mi reconocimiento en nombre del gobierno y del pueblo de la provincia del Neuquén, porque en la conducción no solo de este operativo sino del esclarecimiento de los hechos delictivos, que se van produciendo cotidianamente en la provincia del Neuquén, la Policía de la provincia del Neuquén descuella en el firmamento de las policías provinciales como una policía que está a la vanguardia de las investigaciones, con compromiso, con responsabilidad y con seriedad.

En nombre de esta sociedad y del gobierno muchísimas gracias.