Señora vicegobernadora Ana María Pechen; señor ministro; señor jefe de Policía mandato cumplido, comisario general Juan Carlos Lepen; señor subjefe de Policía mandato cumplido, comisario general Jorge Aldo Laserna; señor comisario general Ángel Edgardo Lepen también mandato cumplido como director de Administración; al comisario general Roberto Rodríguez, en Apoyo y Servicios; al comisario general Miguel Ángel Escobar; al personal policial; al Comando Asesor Superior; a los oficiales superiores, jefes, subalternos; personal policial retirado; diputados provinciales; ministros; secretarios y subsecretarios; representante s de las fuerzas armadas y de seguridad; al subsecretario municipal de Protección Ciudadana; a los empelados civiles de la Policía de la Provincia; a los invitados especiales; a la familia policial; a los familiares, alas señoras esposas ; a todos los habitantes de la provincia del Neuquén, que hoy nos acompañan, que nos están escuchando en esta ceremonia.Es hoy un día muy especial, es un día que seguramente va a quedar grabado en la memoria y en el corazón de muchas de las personas que se encuentran hoy reunidas. En especial en la memoria y el corazón de Juan Carlos Lepen, como responsable y jefe de la policía en estos cuatro años.

Debieron pasar muchas gestiones de gobierno y muchos años para que un jefe de policía, con su subjefe, su comando superior cumpliera cuatro años acompañando al gobierno de la provincia de Neuquén, el comisario general Juan Carlos Lepen con todo el equipo que lo acompañó en esta gestión, lo hizo con solvencia, con patriotismo, con honestidad y trasparencia, lo hizo con mucho compromiso social, con gran responsabilidad y vocación de servicio. Estos cuatro años de gestión, nos han acompañado y hemos sido actores de distintos hechos, de distintos acontecimientos, de momentos angustiantes y de momentos de realización, de momentos de éxitos y también de momentos de dolores y de tristezas.

En estos cuatro años ha habido hechos, que han destacado la gestión de la jefatura que hoy termina su mandato y que pasa la posta. Esclarecimiento de homicidios, esclarecimiento de hechos delictivos, prevención, investigación y trabajo de persecución a la delincuencia.

Un trabajo extraordinario y que recibió, el elogio unánime, en materia de esclarecimiento de hechos delictivos vinculados a la droga, el último procedimiento tuvo la particularidad que la Justicia Federal confió en la policía de la provincia, para que actuara a nivel regional, sin desmedro de otras policías provinciales, sino al contrario, tratando de articular acciones, confiando en la Justicia Federal, en la eficiencia, la trasparencia y en la seguridad que la policía de la provincia de Neuquén actuaría como un verdadero auxiliar de la justicia, sin condicionamientos y con la particularidad también, de la reserva, de la debida reserva de cada uno de los hechos procesales que hemos de realizar, para desbaratar una banda que en la región, no solamente en la vecina provincia de Rio Negro sino también en Neuquén, tenía ramificaciones que se siguen investigando y se van a seguir investigando para terminar con este flagelo que es tan grave para una sociedad como es el trafico de drogas.

Al mismo tiempo, hechos resonantes estuvieron en la policía de la provincia del Neuquén, la responsabilidad social que acompañó en cada uno de los momentos que fue preciso. Cuando ocurrió la erupción del volcán Cordón Caulle, el 4 de junio de este año, toda la población de la provincia de Neuquén, de más de 500 mil habitantes, se vio consternada y sufriente, con un volcán que no cesaba de arrojar millones y millones de metros cúbicos de ceniza sobre el territorio provincial.

Decíamos el 10 de diciembre que el volcán, se metió en la historia y en la geografía de la provincia del Neuquén, ese mismo día estuvimos presentes en Villa La Angostura y ese mismo día el jefe de la Policía de la provincia del Neuquén, el comisario general Juan Carlos Lepen, me llama para poner a disposición, todos los efectivos, cadetes y aspirantes de la policía de la provincia del Neuquén para colaborar con una comunidad que se encontraba luchando contra la arena, luchando contra la adversidad .

Y así fue, la policía participó activamente en el comando de emergencia, junto al Ejército, a Gendarmería, a Prefectura, a Parques Nacionales, a Vialidad Nacional, a Vialidad Provincial, a todas las fuerzas de voluntarios, los bomberos de la policía, los bomberos voluntarios, los voluntarios civiles que participaron y aun siguen participando, para que Villa La Angostura vuelva a la normalidad como lo está haciendo, donde le estamos devolviendo a Villa La Angostura su fisonomía, la fisonomía anterior a la erupción del volcán y allí estuvo la policía de la provincia del Neuquén diciendo presente, aquí estamos y al frente de esta disposición, estaba el jefe de la policía.

Cuántos hechos de usurpaciones, cuantos cortes de rutas, cuantos hechos violentos en la vía pública tuvieron al jefe de la policía y la plana mayor y al poder Ejecutivo de la provincia trabajando de día y de noche, sábados y domingos, sin reconocer descanso para asegurar la paz, para asegurar que el contrato social tenga vigencia, para asegurar la presencia y la firmeza de la autoridad pero asegurada con la prudencia y con el debido respeto a la vida, a la integridad física de cada uno de los habitantes, donde en todo caso la integridad física que se pone en juego, la mayoría de las veces es que los efectivos de la policía de la provincia del Neuquén ante la violencia irracional de las personas que no entienden que la democracia se construye con diálogo, con respeto, se construye con prudencia, se construye con sacrificio, esfuerzo y trabajo. Este contrato social dinámico, este contrato social que debe ser respetuoso y respetado, exige de cada uno de los habitantes vocación para participar de ese contrato social y de esa sociedad pluralista, pacífica y abierta que tenemos que construir. Lamentablemente muchas personas ejerce la violencia para imponer sus pretensiones, ejercen la violencia como método de petición a las autoridades. En la democracia, no hay lugar para la violencia, en la democracia hay lugar para el respeto, hay lugar para la tolerancia, hay lugar para la convivencia pacífica y armónica, hay lugar para que el Estado esté al servicio de los que más necesitan de los que más reclaman la justicia, de los que más necesitan de la justicia social, el Estado no puede estar al servicio de los que más gritan o de los más violentos que a través de la violencia, del grito y de la intemperancia pretenden imponer sus decisiones por sobre las decisiones de los gobiernos legítimamente elegidos por el pueblo.

En este marco, la policía de la provincia, siempre ha trabajado respetando el estado de derecho, respetando las leyes, y cuando dentro de la institución policial algún efectivo ha intentado separarse de lo que mandan las leyes o los reglamentos policiales, ha sido la misma policía en estos cuatro años que con una actitud firme, el debido derecho de defensa ah alejado de la institución policial a aquellas personas que no entendías, o que no entendieron cual es el contrato social y cual es la solidez y la fortaleza como lo es de la Policía del Neuquén.

Quiero señalar que cuando tuve que tomar la decisión en estos días acerca de quien tenia que seguir al frente de la institución policial no fue sencilla la decisión, no era fácil por que, por un aparte había un comando superior y un jefe de policía acompañado por los oficiales superiores que había desempañado su tarea de cuatro años con solvencia, con compromiso, con calidad y con vocación de servicio a la comunidad.

Por otra parte, tuvimos en consideración que la institución policial, como institución jerárquica una institución también dinámica. Y en esa dinámica vemos como la misma institución policial en estos años ha ido construyendo en sus cuadros oficiales superiores que también han sido preparados para conducir, para dirigir, para investigar, y para estar al frente de las responsabilidades de la policía.

En esa decisión que tuve que tomar, como decía Juan Carlos Lepen se cruzaron, también en mi persona un montón de sentimientos profundos en mi corazón. Relacionados justamente con las lealtades y el compromiso. Juan Carlos, el desempeño y el compromiso en estos cuatro años de su persona y de quienes lo acompañaron lo dejan en el más alto honor, y con el más alto prestigio en la historia de la institución policial. Esto también lo tuve en cuenta para tomar la decisión para estos próximos cuatro años de jefatura de la policía del Neuquén.

El comisario general Juan Carlos Lepen se retira con el más alto honor, y no se retira sino que continúa en la institución policial con el honor y el orgullo de haber estado al frente por mas de 30 años de servicio en la institución y repito se retira con los más altos honores. Lo mismo para el subjefe y los oficiales superiores que hoy entregan la posta. Se trata de un relevo de guarda, se trata de un traspaso de mando. Relevo de guarda que la institución policial lo tiene también dentro de su organización. Tiene que ver con la vida misma de institución dinámica que tiene vida. Que tiene esta dinámica propia de las instituciones que crecen y se fortalecen. En todas esas consideraciones entendemos que el nuevo jefe de policía, el comisario general Raúl Laserna reúne las condiciones junto al subjefe de policía entrante para conducir los destinos de la institución policial en estos cuatro años próximos de gobierno.

Decíamos también el día 10 de diciembre que muy importante que en la sociedad nadie se considere una parte disgregada del todo, y que cada una de las acciones, omisiones, cada uno de los pensamientos y palabras que se tienen un una sociedad o en una organización como es la institución policial tienen efectos en el conjunto. Cada hombre y cada mujer de la sociedad argentina, y cada hombre y mujer de la institución policial forma parte de un todo, cada persona y cada ser humano es un todo en si mismo pero no esta aislado de los demás. Cada ser humano que constituye o que construye esta sociedad, integra la sociedad que tiene responsabilidades, obligaciones y también derechos.

El siglo XX se caracterizó por ser el siglo de las declaraciones de derechos, el siglo XXI tiene que ser el siglo de las declaraciones de responsabilidades y obligaciones que cada uno tiene con la construcción de esta sociedad solidaria, humanista y progresista que todos necesitamos .

Hablábamos también el 10 de diciembre de la sociedad como un árbol. El árbol está formado por el tronco, por sus raíces, por las ramas, por las hojas, las flores y los frutos. Y nada que afecte a las hojas o a las flores o a las ramas o al tronco o a las raíces, deja de afectar al conjunto. Es por eso que tenemos que cuidar cada una de las partes constitutivas del árbol. Pasa lo mismo en la institución policial, debemos cuidar cada una de sus partes para asegurar la integridad y la fortaleza del todo. Y al mismo tiempo en la sociedad neuquina tenemos la sagrada y alta responsabilidad de cuidar a cada habitante, a cada familia, a cada uno de los ciudadanos, para asegurar la construcción de la calidad de vida de esa sociedad inclusiva, pluralista y participativa que todos queremos.

Yo Juan Carlos (Lepen), le deseo a usted y a los oficiales superiores que lo acompañan, lo acompañaron y que hoy se retiran, éxitos en el camino que continua. En la dinámica de la vida tenemos distintas etapas que se van cumpliendo, usted puede hoy con orgullo de frente a los hombres que hasta hoy condujo, que la tarea fue cumplida y los hombres que usted condujo lo hicieron también con consideración y valor para llevar adelante todos los actos y todas las acciones que tuvieron como objetivo el servicio a la comunidad. En nombre del gobierno y del pueblo de la provincia del Neuquén yo le dejo un profundo reconocimiento y agradecimiento a usted y a su familia, a todos sus seres queridos por estos años de entrega, de alegrías y también de dolores y de grandes pérdidas. Lo mismo para el subjefe de la policía, lo mismo para los oficiales superiores que se retiran y al mismo tiempo de hacer este reconocimiento, les digo que con orgullo, como gobernador he contado en estos cuatro años con un ciudadano que con nobleza, con hidalguía y con patriotismo ha conducido la institución policial hacia su fortaleza y hacia la grandeza y el reconocimiento de una sociedad en su conjunto, al mismo tiempo al jefe de la policía entrante y al subjefe de policía entrante y a los oficiales superiores que van a ejercer las nuevas responsabilidades, decirles que va a ser un honor trabajar con ustedes estos próximos cuatro años con el mismo concepto de compromiso, responsabilidad, seriedad de los cuatro años que acabamos de cumplir, cuatro años de desafíos, cuatro años que yo he calificado como fundacionales de un nuevo Neuquén, fundacionales de una nueva historia en la provincia de Neuquén.

La provincia de Neuquén se presenta en el concierto de las provincias como una provincia que está llamada a ser el faro y la luz de la República en acciones que tienen que ver con la educación, con la energía, con el trabajo, con los alimentos; como una provincia próspera donde sus habitantes quieren trabajar para que a la República le vaya bien y a la República le va a ir bien si a la provincia del Neuquén le va bien.

Es por eso en este día histórico para la institución policial, yo me permito convocar a todos ustedes, a sus familias, a todos los habitantes de la provincia que nos están escuchando, a todos los dirigentes sin distinción de banderías, de ideologías, de creencias y de pensamientos a que nos unamos en la diversidad de ideas, de opiniones y de creencias para construir la sociedad neuquina que todos queremos, para construir una provincia fuerte, que le dé posibilidades de igualdad de oportunidades a todos sus habitantes. Estoy seguro que Dios nos dará la fortaleza para construir lo que nosotros creemos, porque en nuestra fe y nuestra creencia de lo que hacemos va a estar el resultado de lo que en definitiva entreguemos a la sociedad. Efectivos de la policía de la provincia, subordinación y valor.

 

14-12-2011