Audio: discurso gobernador Jorge Sapag

Creo que las palabras del padre Juan Carlos (Alfalla), están referidas a la tarea profesional y toda la tarea que en materia de seguridad se ha venido desplegando en los últimos meses. Creo que en las palabras del Padre Juan Carlos está resumida la misión, la labor, los sentimientos que tienen en su corazón, en sus fibras, en sus nervios, en su espíritu cada hombre y cada mujer de la Policía de la provincia cuando hace el juramento de prestarle servicios a la sociedad y defender los derechos fundamentales de las personas, a la seguridad, a la libertad, a la integridad, aún con su propia vida. Y la entrega de los premios, tanto de los que tienen que ver con los 25 años, entrega de los premios al mérito, al coraje, los que tienen que ver con aquellos que ya no nos acompañan y que entregaron su vida al servicio de la sociedad y también a aquellos que su integridad física estuvo en juego en cada una de las tareas que desempeñan en esta noble misión que les encomienda la sociedad.

Están resumidas las tareas en las distintas normas, en los distintos reglamentos, en las distintas leyes, auxiliares de la justicia, defender a la sociedad, los derechos fundamentales, garantizar la paz, el orden, custodiar a los ciudadanos, prevenir delitos, esclarecerlos, resolverlos, buscar los responsables de los hechos delictivos, apresarlos, también cuidarlos. Una cantidad de tareas enormes de la Policía de la provincia de Neuquén.

Y es bueno recordar que en la historia, la Policía de la provincia de Neuquén ha tenido el mismo derrotero de la misma provincia. La historia de la Policía está ligada a la historia de la provincia. Cuando la provincia no era ésta sino que era simplemente la gobernación de la Patagonia, se organizaban detrás de la Guardia Nacional. Estamos hablando del año 1879,cuando se crea la gobernación de la Patagonia, y allá en el departamento Minas, la colonia Malvarco se organiza la primera autoridad civil y se organiza la guardia nacional en la provincia de Neuquén, Y luego años más tarde cuando la provincia era territorio provincial se organiza la Policía Territorial. Los apellidos de Recabarren, Del Monte, de Juan Vázquez, está en jalonando la historia que estamos comentando, y la misión que tenían era custodiar los poblados, pasos fronterizos, en momentos fundacionales, en momentos difíciles, en momentos donde las distancias, las incomunicaciones y también el trabajo de los pioneros exigían la presencia de autoridades civiles y militares.

Y la colonia Malvarco, hoy Varvarco, tuvo el honor de tener la primera autoridad civil y policial. Después fue organizado lo de Chos Malal, con toda la historia que tiene como capital de la provincia por aquellos años. Y así se fue organizando la Policía, el edificio policial fue construido a principios del siglo XX y su construcción fue terminada por allá por 1924, y era todo el edificio de la gobernación de la provincia de Neuquén. Mucho transcurrió hasta que el Territorio Nacional en 1955 se convirtió en provincia, la provincia de Neuquén, y en un 17 de abril de 1957 se crea la Policía de la provincia de Neuquén.
Quiero decir que el derrotero del territorio de la provincia, de aquella gobernación de la Patagonia, venía jalonado por la historia de la policía de la provincia de Neuquén. En este presente que nos toca vivir hoy también la institución policial forma parte del mismo y está firmemente atada al devenir de la historia de la provincia de la sociedad. Sociedad que reclama, que exige, que requiere, que necesita de todos aquellos derechos sociales que la democracia debe garantizar: salud, educación, seguridad, justicia, trabajo, desarrollo de la economía, todas condiciones esenciales para construir la paz.

No hay manera de construir la paz en una sociedad, si esos derechos esenciales, si el respeto de los valores fundamentales no son consagrados y garantizados. En tiempos difíciles, en tiempos de crisis, en tiempos de confrontaciones, de escasez, hay que agudizar el ingenio, hay que recurrir a la imaginación, al esfuerzo, al sacrificio, al compromiso, hay que revalidar los compromisos que cada uno tiene en la sociedad de la cual formamos parte. Por eso, me sumo en este homenaje a todos los integrantes de la policía del Neuquén para recordar a los caídos y para hacer memoria también por aquellos que tuvieron agresiones físicas o que fueron afectados en su integridad física. Y también a todos aquellos y aquellas mujeres que en la policía hacen honor al compromiso que asumieron, ejerciendo la tarea con coraje, con dedicación y con mucha nobleza.

También son momentos importantes para renovar el compromiso del gobierno de fortalecer la institución policial como uno de los subsistemas del sistema de seguridad de la provincia del Neuquén. ¿Fortalecerla de qué manera? Fortaleciendo y apoyando todo lo que tiene que ver con la capacitación, todo lo que tiene que ver con la integración de los recursos humanos a la sociedad. Como decía el padre Juan Carlos, hombres y mujeres que surgen del pueblo de la provincia del Neuquén, del pueblo argentino, y que se ponen al servicio de esa sociedad. Es fortalecer también todo lo que tiene que ver con el equipamiento, todo lo que tiene que ver con infraestructura, destinando recursos en momentos de escasez para lograr los objetivos que ya fueron señalados por el ministro (César Pérez) y por el jefe de Policía y por eso no voy a reiterar, pero que forman parte de nuestros anhelos, de nuestros objetivos y de nuestros propósitos.

La única manera de consagrar ese equipamiento y la obtención de los recursos materiales y tecnológicos, que son necesarios, es contando con recursos presupuestarios. Y hemos destinado parte de los recursos presupuestarios extraordinarios, obtenidos de las extensiones de plazos de las concesiones hidrocarburíferas, justamente para equipamiento y para mejorar la calidad de prestación del trabajo de cada uno de los efectivos.

También en el aspecto normativo se ha trabajado muchísimo y se sigue trabajando, como decía el ministro, en la ley de seguridad y en los foros locales, que son la mejor manera de federalizar las decisiones dentro de la provincia del Neuquén. Y también vamos a trabajar mucho en todo lo que tiene que ver con alarmas, el arancelamiento de los trabajos que presta la policía en distintas actividades y con las videocámaras de seguridad, que van a permitir no solamente prevenir sino esclarecer una cantidad importante de hechos delictivos.

Y estos momentos también son importantes para renovar ese compromiso con la sociedad, no solamente fortaleciendo la institución policial sino fortaleciendo el vínculo estrecho que tiene que haber entre la policía y la sociedad, entre el Estado y la sociedad. Entre los tres poderes del Estado, que tienen que trabajar en forma conjunta, para asegurar los bienes, la vida, la libertad y los derechos fundamentales de los ciudadanos. El sistema de seguridad en una sociedad se consagra con la tarea de todos; gobernantes, ciudadanos y el fortalecimiento de las instituciones.

Nosotros, en este día, creemos que tenemos que trabajar seriamente para que, en momentos de crisis, se realicen todas las tareas de contención necesarias en la sociedad para evitar el conflicto social. Un conflicto social que existe en las grandes desigualdades. La democracia por sí sola, por su sola proclamación, no es eficiente si solamente tiene fe en las palabras. La democracia, realmente para que tenga vigencia efectiva requiere del trabajo de cada uno, la tarea social de dar respuestas. El gobierno, la sociedad civil, la responsabilidad social empresaria, la responsabilidad de los dirigentes sindicales, de los trabajadores, de los dirigentes políticos. Cada uno, y cada dirigente social tiene una responsabilidad que es llevar adelante en la sociedad para que esa democracia, que con dificultades crece y se consolida, termine siendo efectiva y que garantice los derechos de todos.

Pero hay que tener en cuenta que esa democracia es la única herramienta, no solo su objetivo y una forma de vida, sino que es la única herramienta posible para resolver los conflictos sociales. No hay manera de resolver los conflictos sociales, de todos contra todos, o unos contra otros, los conflictos sociales hay que resolverlos institucionalmente, en el marco del diálogo y el respeto.

Por eso aprovecho para reiterar que nuestro gobierno no solamente no apoya, sino que no convalida las vías de acción para resolver problemas de peticionar a las autoridades, cortar rutas, tomar edificios públicos, usurpar tierras, usurpar viviendas, usurpar lotes, no es el mecanismo para la resolución de los conflictos. Y nosotros como gobierno queremos tener esos sistemas de protocolo que hacia mención el ministro para la resolución de los conflictos en forma pacifica. Apelando al diálogo, apelando a la resolución de los conflictos vía mediación, e intervención del Poder Judicial. Pero señalando seriamente a todos los dirigentes, a todos los que apelan a este sistema, sean dirigentes o no, o peticionantes, que de ninguna manera las vías de hecho o tomar o ejercer justicia por mano propia es lo que resuelve los conflictos de una sociedad. Todo lo contrario. Cuando hay cortes de rutas, usurpaciones, tomas de terrenos, tomas de tierras, el Estado tiene que tener presencia para evitar que ese conflicto se profundice y para hacer respetar todos los derechos fundamentales. Y muchas veces, muchos de los efectivos de la Policía de la Provincia de Neuquén que tienen que estar en tareas investigativas o en tareas preventivas están trabajando en tareas que tienen que ver con la resolución de este conflicto que no se resuelve en un corte de ruta, repito, ni en la usurpación, ni en la toma.

En momentos de crisis es cuando los ciudadanos tienen que construir con mayor firmeza el contrato social. Apelar a ejercer la justicia por mano propia, desconociendo al Poder Judicial, las normas emitidas por el Poder Legislativo o los procesos de mediación instalados por el Poder Ejecutivo, no resuelve los problemas. Los problemas se agravan cuando se pretende peticionar a las autoridades pretendiendo que los derechos de uno o de un sector, que pueden ser legítimos o válidos, se consoliden a partir de la decisión que tendría que tomar el Estado si accediera a cada uno de los pedidos por vía de hecho. Nosotros entendemos, y repito, estamos dispuestos a agotar todas las instancias de diálogo para resolver todos los temas salariales, los temas de trabajo, los temas de desocupación, los temas de vivienda, los temas de los planes, la protección de la tercera edad, de las amas de casa, de los niños. Pero de ninguna manera podemos resolver los conflictos como gobierno si cada uno que tiene que peticionar recurre y dice: bueno, la mejor manera de que el gobierno te escuche es cortar una ruta, tomar un predio o usurpar un campo. Nosotros creemos, y repito, que el contrato social que hay entre todos los ciudadanos que conformamos la sociedad, hace que se deba que respetar un orden jurídico, un Estado de derecho, una democracia, a gobiernos elegidos que son los que deliberan y gobiernan. Y el derecho a peticionar es legítimo y se tiene que hacer por vías legítimas, no por vías ilegítimas. Para también permitir a las organizaciones, a las instituciones, a cada uno cumplir con la misión que le toca en la sociedad.

Yo me sumo por eso a este compromiso, a esta renovación de compromiso, hoy en este aniversario y el gobierno de la provincia va a fortalecer la institución policial, va a fortalecer la democracia, va a hacer todo lo que sea necesario para llegar a cada uno de los habitantes, para llegar a cada una de las familias postergadas en la provincia del Neuquén. A muchos que vienen de otras provincias a peticionar a la provincia del Neuquén y que son bienvenidos, pero nos tienen que dar tiempo, para construir las viviendas, para construir las aulas, nos tienen que dar tiempo para la resolución de los conflictos, nos tienen que dar tiempo para la resolución de los temas que tienen que ver con el trabajo, con el desarrollo, con la protección de cada uno.

Bienvenidos todos los que quieran venir a la provincia del Neuquén, bienvenidos están todos los que vienen a la provincia del Neuquén, pero los tres poderes del Estado, las sociedades intermedias, las organizaciones no gubernamentales, las iglesias, todos y cada uno tenemos una gran responsabilidad para atravesar los tiempos más difíciles de la historia de la humanidad, muchos en la provincia del Neuquén y en la República Argentina no creen que haya crisis. Muchos, creo que tienen una mirada distraída acerca de la crisis. La crisis es profunda y solamente se sale de las crisis con voluntad, con coraje, con solidaridad, con mucho trabajo, sin especulaciones, sin violencia. Es la única manera de hacerlo.

Uno de los grandes artistas y pensadores de la historia de la humanidad, Leonardo Da Vinci, decía que la justicia se construye con inteligencia, con voluntad, y con autoridad que haga posible que esa inteligencia y esa voluntad se lleve a la realidad. Creo que son tiempos en que todos los argentinos y todos los neuquinos tenemos que apelar a todas nuestras fuerzas, e inteligencia, toda nuestra voluntad, para poder salir adelante.
En este nuevo día me sumo a esta fiesta, les agradezco a todos los familiares de hombres y mujeres de la Policía de la provincia del Neuquén el esfuerzo y el sacrificio que hacen con la familia, hijos, nietos, mujeres, hermanos, padres, que saben lo que significa este compromiso de defender la sociedad y sus derechos hasta el extremo de tener que dar la vida. Y me sumo a este reconocimiento a todos aquellos han perdido seres queridos o han tenido que afectar su integridad física para defender a la sociedad.

Y también los llamo a la renovación de todos y cada uno de ustedes, hoy en este nuevo aniversario, del compromiso de redoblar esfuerzos para llevar a la sociedad mayor seguridad, mayor tranquilidad, mayor orden y la garantía de que cada ciudadano va a tener sus derechos individuales y sus derechos sociales garantizados, respetados y protegidos.

En este nuevo aniversario a cada uno de ustedes: feliz día, todo mi afecto, y repito pedirle a Dios que cada uno de ustedes cumpla con su responsabilidad en compañía de sus familiares con toda la seriedad y toda la especialidad que la ciudadanía está exigiendo y reclamando no sólo a los gobernantes sino de cada una de las instituciones y de los tres poderes del Estado. Muchísimas gracias.