Audio: dicurso del gobernador Jorge Sapag

Buenos días a los funcionarios que nos acompañan del Prosap, gracias por estar aquí, por la brillante y detallada exposición que nos han hecho, a los funcionarios de Provincia, a los productores, a todos los coordinadores.

Realmente para mi estar en esta reunión no solamente es ilustrativa sino que es la coronación de ideas que hemos ido desarrollando y propiciando a lo largo de estos 18 meses de gobierno, de buscar cómo diversificar la actividad productiva de la provincia, y cómo la actividad productiva que está en la provincia poder perfeccionarla con nuevos sistemas, tanto de producción, como de faena, de comercialización.

Apuntando a infraestructura pero también apuntando al tema de recursos humanos, y además con un equilibrio, un equilibrio en la provincia que veo que se ha hecho, como decían ustedes, con un criterio federal hacía el interior y además con un criterio participativo, que es la opinión de todos los actores del sistema.

Y fundamentalmente creo que también hay que reflejar aquí la coordinación de acciones entre lo público y lo privado por un lado, pero también la articulación de acciones entre Nación y Provincia, y de Provincia con los municipios.

Mucho es lo que se ha discutido en la provincia y sobre todo en tiempos electorales acerca de cuál debe ser el vínculo Provincia-Nación. Me gustaría propiciar la exportación de algunas lenguas, de opinólogos y de gente que habla sin saber, porque, está bien, la discusión política o la discusión política partidaria puede darse en todo tiempo pero lo que no se puede dar es una antinomia entre Nación, Provincia y municipios a partir de especulaciones.

Porque necesariamente tenemos que articular acciones. Es imposible obtener un estatus sanitario si no articulamos acciones. Es imposible desarrollar un proyecto productivo si no contamos con el Prosap. Es imposible establecer normas nacionales y parámetros y estándares de producción y de comercialización si no articulamos acciones y coordinamos acciones.

Por eso insistimos que el federalismo se construye. Pero no se construye en la confrontación, se construye en el debate también, pero tiene que ser un debate fluido, un debate inteligente.

Creo que lo que nos falta a los argentinos es ese proyecto de vida en común del que hablaba (el filósofo José) Ortega y Gasset. Y, lamentablemente, si no hacemos los esfuerzos todos los argentinos de vertebrarnos y encolumnarnos detrás de objetivos comunes, vamos a ser islas condenadas a padecer la ineficiencia, la falta de productividad, la falta de rendimiento, la falta de optimización de todos los recursos que están disponibles.

Los recursos están disponibles, los recursos humanos, los recursos naturales. Y creo que en la provincia de Neuquén tenemos, además del recurso natural, una actividad pionera de los productores de mucho esfuerzo contra la naturaleza, contra el tiempo, contra las distancias, y de muchas contrariedades.

Y justamente por ahí muchas incertidumbres, provocadas por muchas veces por normas que no son claras, en lo sanitario y también en lo que tiene que ver con lo fiscal, lo impositivo y la manera de poder conducirse como empresarios en este mercado que es tan demandante de eficiencia. Si no hay eficiencia, es imposible llegar a esos mercados.

Esta reunión que hacemos hoy pedimos, por motivos electorales, que la hiciéramos de alguna manera una reunión de trabajo. Porque la ley electoral establece un sistema de veda de siete días para que no se hagan actos de gobierno que puedan ser pensados como actos de gobierno que van en la búsqueda de votos. Nosotros acá, lejos de estar buscando votos, lo que estamos buscando es que todos los actores que trabajan en la provincia, del productor hasta el criancero o el puestero y el veranador, puedan tener herramientas de trabajo buenas. Que tengamos una red articulada de mataderos que nos permita, en el tránsito federal, provincial y rural, trabajar con mucha inteligencia.

Mis palabras son, en nombre mío, de la vicegobernadora y del gabinete, de agradecimiento. De reconocimiento porque acá hay un trabajo muy fuerte de Nación y provincia, un trabajo de equipo, un trabajo de base, un trabajo con los productores, un trabajo participativo. Y creo que nosotros tenemos la obligación, como conductores, de coordinar esas acciones.

Recién, cuando le dio la palabra Leandro (Bertoya, ministro de Desarrollo Territorial) al subsecretario (de Desarrollo Económico, Javier Van Houtte), decía: el que sabe, sabe, y el que no, es jefe. Y a nosotros nos toca coordinar acciones. Por lo menos destacarnos como coordinadores. Sócrates decía: sólo sé que no sé.

Lo que pasa que cada materia específica requiere su especialización, y sino escuchamos la voz de los especialistas mal podemos tomar decisiones nosotros seguramente nos vamos a equivocar y vamos a estar improvisando y haciéndole pagar los derecho de piso a generaciones enteras, entonces es mejor pedirle a los especialistas que opinen.

Yo creo que en esta articulación entre lo público y lo privado, en esta articulación entre Nación y provincia, en esta articulación donde nosotros somos jefes y no opinamos de lo que no sabemos y no nos convertimos en espertólogos u opinólogos y le damos la palabra a los especialistas como ustedes, creo que esta el éxito al alcance de la mano. Tenemos que basarnos en la gente que sabe porque generalmente aparecen estos opinólogos entre los cuales uno se puede contagiar porque es una tentación Argentina porque opinamos de todo, de fútbol, de ganadería, de política, de soja, pero el acierto está en darle la palabra a los especialistas que conocen en profundidad los temas.

Creo que esta presentación resume el trabajo de mucho tiempo y demuestra profesionalismo, experiencia y a parte demuestra recetas probadas y no estar haciendo de conejitos de indias o de ensayo de prueba y error que son costosísimos y que lo pagaríamos muy caro porque además el productor se desalienta cuando un ensayo de prueba y error fracasa. Lo vemos con mucha más claridad en la horticultura y en la agricultura, en el caso de la ganadería suele ocurrir cuando mueren los animales.

Generalmente en la horticultura si no hay un éxito asegurado, el horticultor no vuelve más a un invernadero o a trabajar la tierra. Así que no puedo menos que felicitarlos y que me disculpen el cuento pero no iba destinado a ustedes, sino justamente a nosotros, a los que opinamos y no sabemos. Va a potenciar el alto grado de especialización que se requiere para tomar decisiones donde están en juego millones de dólares porque estamos invirtiendo millones y millones de dólares.

No podemos jugar con la plata de todos los argentinos por eso somos administradores y para administrar tomar decisiones acertadas y para eso hay que basarse en las opiniones de los especialistas que traen las experiencias del país y de afuera que nos permiten buscar el éxito con alto grado de aproximación. Trabajar con los productores por eso agradezco la presencia de los productores que en ellos está la respuesta a todas estas inquietudes públicas y son ellos los destinatarios de estos trabajos. Muchas gracias a todos, a trabajar y manos a la obra.