Señor vicepresidente primero, a cargo de la presidencia de la honorable Legislatura (Carlos González); señor secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, ingeniero Lorenzo Basso; señora directora nacional de Agricultura, ingeniera Lucrecia Santinoni; señor senador nacional Horacio Lores; señor senador nacional y gobernador mandato cumplido, ingeniero Pedro Salvatori; diputados nacionales, provinciales, concejales, ministros, secretarios de Estado, subsecretarios; a los secretarios especialmente vinculados al área, Javier (Van Houtte); a los intendentes, al intendente de Senillosa aquí presente (Raúl Béttiga); a los productores, a los representantes de las cámaras; a todos los que cada día trabajan en cada jornada y en cada salida de sol para que esta actividad florezca en la provincia.

Es un verdadero honor recibirlo, señor secretario, en la provincia de Neuquén. Sabemos de sus preferencias por esta tierra neuquina y por la tierra patagónica. Nos alegramos que nos haya elegido también como destino de trabajo y destino de descanso. También nos sentimos orgullosos de contar con la presencia de tantos productores en un acto que, si bien era esperado con cierta anterioridad, hoy cumplimos en realizar para que 300 productores reciban estos fondos comprometidos oportunamente.

Son fondos que van a servir para paliar la emergencia, para colaborar con la producción en lo que hace a los cotos de producción en años difíciles. Años, como decía Federico (Sacheri, de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén), donde una crisis internacional nos golpeó duramente a todos; donde esa crisis internacional se reflejó en falta de recursos, complicaciones en los mercados, complicaciones en los precios.

Que estos fondos, destinados a la emergencia, bienvenidos sean.  Lo mismo los fondos destinados a este Fondo Antigranizo, para paliar los efectos nocivos que tiene para los productores este mal y que también está organizado en la provincia de Neuquén.

Al mismo tiempo, felicitamos a los productores y también a los funcionarios de la provincia, a los técnicos, a los funcionarios de Nación, porque se ha trabajado muchísimo en ideas, en proyectos, en ideas-fuerza que tienen que ver con cerrar ciclos y poder realizar la producción con facilidades de infraestructura, como cámaras frigoríficas, empaque, bines y tener organizado en el mediano y en el largo plazo el cierre de una actividad que requiere justamente del frío para que el producto pueda ser colocado debidamente en los mercados.

Estos proyectos que se presentan van a ser trabajados y complementados con una ley nacional de fruticultura. Un nuevo programa, que establezca parámetros, objetivos a mediano y largo plazo y también recursos presupuestarios, va a permitir al sector convertirse en uno de los puntales que aspiramos tener dentro de la diversificación de una provincia que generosamente aporta en lo energético a la república: en gas, en petróleo, en energía hidroeléctrica y estamos trabajando en energías alternativas. Pero tenemos que buscar en la fruticultura, en la agricultura, en todo lo que tiene que ver con energías alternativas y en todo lo que tiene que ver con el biodiesel otras fuentes de riqueza permanentes; como el turismo, la minería o la forestación. En esta diversificación está garantizado el futuro.

Y, en esta nueva sociedad del conocimiento, como decía Lorenzo (Basso, secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca), es importante que nosotros fortalezcamos la capacitación. Es por eso que vamos a seguir trabajando para acompañar con creatividad, como se está haciendo en la región y en la provincia de Neuquén con el combate de las plagas con sistemas que son hoy un ejemplo en el mundo, tanto en lo que hace a la calidad como a la cantidad de hectáreas que se están abarcando.

Y lo mismo queremos crear nuevos centros, o nuevos polos, en la provincia de Neuquén, donde los desafíos del conocimiento y los desafíos de la imaginación y el coraje empresario nos lleven a crear un polo olivícola y un polo también destinado a lo que hablábamos del biodiesel.

No olvidemos que a partir del año que viene es obligatorio incorporar a las naftas el cinco por ciento de biodiesel, esto va a generar una serie de oportunidades, desde ya convocamos a los productores a los concursos que iremos realizando sobre las nuevas tierras, sobre todo en Mari Menuco, en el Bajo Barriales, que tenemos quince mil hectáreas disponibles para destinar al riego y destinar a nuevas actividades agrícolas que permitan generar un nuevo horizonte dentro de la provincia del Neuquén.

Al mismo tiempo esta semana vamos a tener la visita de las autoridades del Prosap, donde vamos a ir ya marcando las fechas y el cronograma de una ley provincial que ha sido aprobada, donde hay un fondo del orden de los 500 millones de pesos que va a estar destinado también a la ganadería y también a 1400 kilómetros de líneas eléctricas rurales, lo que va a provocar una verdadera revolución en el interior de la provincia, aspirando a construir un federalismo integrado hacia adentro y equilibrado. Sin energía es imposible pensar en procesar nuestras riquezas y tener nuevas actividades o tener, por ejemplo, acceso al agua para riego. Con energía le cambia el horizonte productivo absolutamente a todos los productores, a los pequeños y a los grandes.

Nosotros lanzamos, señor secretario (Lorenzo Basso), el año pasado una reforma integral fiscal, procurando el equilibrio fiscal dentro de la provincia, con recaudación de impuestos, buscando equidad, solidaridad fiscal, y en el marco de esta solidaridad hemos modificado algunos impuestos, hemos aumentados otros, hemos suprimido otros, y este año 2010 vamos a elevar a la Legislatura de la provincia un proyecto de ley en el marco de esta emergencia que ha tenido el sector frutícola de la provincia del Neuquén; la deuda inmobiliaria de los años 2007, 2008 y 2009, va a ser condonada y la de 2010 y 2011, va a ser exenta para procurar en el sector frutícola, que son alrededor de 400 pequeños productores, para procurar dentro de ese sector que haya un capital de trabajo reconstituido para que lo destinen a la actividad y mantener las fuentes de trabajo, mantener el trabajo en el lugar donde nosotros queremos generar e ir creando.

El Estado provincial, el Estado municipal y el Estado nacional son la variable de generación de trabajo en la Salud, en la Educación, en la Justicia, en la Seguridad, pero nosotros creemos que tenemos que crear dentro de la actividad privada las mejores condiciones favorables para que haya una gran generación de trabajo y de fuentes de trabajo, sobre todo para los más jóvenes y para los que buscan su primer trabajo.

Quiero sumarme a las palabras de Leandro (Bertoya), de Federico (Sacheri), de Lorenzo (Basso) en el sentido de trabajar juntos, en el sector público y en el sector privado, es la única manera en que los argentinos podemos salir adelante. Yo me canso de leer noticias de dirigentes que miran por ahí hacia el 2011. Creo que tenemos que mirar nosotros hacia el 2007 y nuestro compromiso asumido con la gente. Y todos en este presente, en 2010, mirando el presente y trabajando con fortaleza, con voluntad, con coraje podemos construir. No necesitamos confrontar. El 2011 esta allí, ya será motivo de competencia, pero la confrontación no le sirve a la gente. A la gente lo que le sirve es que el sector público nacional, provincial y municipal trabaje en armonía con el sector privado para procurar encontrar soluciones a tantísimos problemas que tiene la sociedad. Basta mirar en el mundo las catástrofes y los problemas de crisis que tienen que enfrentar los pueblos para entender que en la República Argentina si nos ponemos todos de acuerdo y somos capaces de mirar con grandeza el presente y mirar hacia adelante, seguramente vamos a encontrar el camino para construir todos juntos esa noble y grande nación que soñaron hace 200 años los fundadores de nuestra patria. Muchísimas gracias.