Señora vicegobernadora (Ana Pechen), señor jefe de Policía (Raúl Laserna), subjefe de Policía (Adolfo Liria), ministros, miembros del Consejo Asesor Superior de la Policía, a todo el personal policial, a las autoridades académicas, a los docentes, diputada nacional (Alicia Comelli), rectora de la Universidad Nacional del Comahue (Teresa Vega), representantes de las distintas fuerzas Armadas y de Seguridad, a los vecinalistas, al cura y al padre Juan Carlos (Alfalla), al rector de la Escuela Superior de Policía (Julio Peralta).

Es para mí un verdadero honor estar aquí en este día que es histórico para la institución policial y para cada uno de ustedes, quiero ser muy breve. Hoy tuve una reunión con el embajador de Corea (del Sur, Byung-kil Han), el otro día estuve con la embajadora de Noruega (Janne Julsrud), países que hace 50 años eran muy pobres y hoy se destacan en el concierto de las naciones por la calidad de vida por el progreso social, político y económico que han tenido. Han pasado a ser de las naciones más pobres del mundo a ser naciones que se convierten en tractores de las sociedades modernas y progresistas. Yo les preguntaba a los embajadores cuál era la razón y me decían que hay una sola: la educación, la capacitación, lo que es el saber, lo que decía el maestro, qué lugar importante ocupan en el corazón y en el alma el conocimiento. Y el saber es un bien que es absolutamente inembargable y que además es imprescriptible porque todo lo que se adquiere con el conocimiento forma parte de ese poderoso acervo espiritual, afectivo, sentimental e inteligencia que cada uno lleva adelante.

Así que nuestro agradecimiento a la Universidad Nacional del Comahue, a la Universidad Nacional de Río Negro, a la Escuela Superior de Policía, a maestros, al personal educativo y nuestro reconocimiento y especial agradecimiento a los seres queridos de todos ustedes, de comisarios y también de los oficiales que han terminado estos cursos porque ellos han hecho una apuesta a la paz, han estado trabajando con ustedes, han estado esforzándose y también los camaradas, los compañeros de trabajo. Yo sé que esto es un trabajo en equipo y esto es bueno, y ustedes mismos han trabajado como quipo en esta nueva etapa de sus vidas, que el mérito, el trabajo, la preparación y la capacitación sea lo que motiva y motoriza el peldaño que hoy ustedes acaban de subir en una carrera que siempre tiene esta dinámica, un crecimiento progresivo hacia adelante y hacia arriba.

Quiero felicitarlos, dejar lugar a los saludos de estos seres queridos y de estas familias que los acompañaron, pero antes los quiero felicitar por el esfuerzo, por el trabajo, la dedicación y como dijo el padre (Juan Carlos Alfalla), ustedes vienen del pueblo, trabajan para el pueblo, son del pueblo y trabajan junto a este pueblo y en este sentido es que se han elaborado todas las estrategias y políticas de Estado, estar muy cerca de la gente y cerca del ciudadano. Pero también es un acto de responsabilidad de Estado que la institución policial sea fortalecida, porque cada uno de sus integrantes -hombres y mujeres- está fortalecido en la capacitación, en los conocimientos, en el esfuerzo y por supuesto, en ese compromiso que cada uno de ustedes tiene con la institución policial y con la provincia de Neuquén. A los 300 nuevos ingresantes a la policía provincial felicitarlos por este ingreso que significa no solamente un reconocimiento al esfuerzo que han hecho en estos meses de capacitación, sino también un desafío nuevo en sus vidas. Ustedes hoy pasan a integrar la institución policial de la provincia de Neuquén, una institución que goza de prestigio en el concierto de las provincias argentinas, eso representa un derecho para ustedes a partir de hoy y una tremenda responsabilidad y obligación pues la sociedad en su conjunto a través de un contrato social les entrega el monopolio de la fuerza pública para que lo hagan con la Constitución Nacional, la Constitución Provincial, las leyes y los derechos humanos de la mano, así que bienvenidos a la institución policial, a toda la tarea de seguridad que la sociedad neuquina está reclamando a diario.

Queridos amigos, familiares, a todos los seres queridos de quienes hoy están siendo agasajados y reconocidos por este nuevo logro, les dejo un abrazo y mis mejores deseos de felicidad.