Señora vicegobernadora, señor diputado nacional; señor ministro, a todos los funcionarios provinciales, diputados provinciales, concejales, fundamentalmente a los representantes de las asociaciones, mutuales, sindicatos, cooperativas; a todo el público presente. Realmente es un día de alegría, como decía Juan (Benitez, secretario general de ANEL) son esos momentos históricos, que creo que son puntos de inflexión en la vida de las ciudades y de los pueblos.

Decía Leandro (Bertoya, ministro de Desarrollo Territorial) acerca de poner en función social la tierra de la provincia, significa ni más ni menos que organizar actos administrativos de trasparencia, de igualdad de oportunidades; de posibilidades para la genuina inversión a partir del trabajo, del esfuerzo, del asociativismo y las organizaciones de base son centrales para esta tarea, organizaciones de profesionales, de trabajadores, también de comerciantes; todo lo que tiene que ver con el desarrollo de una ciudad y la comunidad.

Y aprovechar las bondades de nuestros lagos; tenemos dos lagos maravillosos allí, Barreales y Mari Menuco. Y voy a permitirme usar la palabra que usó Juan y Leandro también utilizó, que es la palabra sueños. Es fundamental para un pueblo tener siempre sueños; sueños como objetivos, no como espejismos. Muchas veces los sueños son espejismos porque no hay igualdad de oportunidades.

Si los sueños son objetivos que se pueden realizar porque hay una sociedad que está trabajando solidariamente para lograrlos, es bueno para la democracia. Lo que es malo para la democracia es la confrontación o la búsqueda de protagonismo o de espacios a partir de buscar enemigos, a partir de buscar figuración, a partir de actos violentos o a partir de ruptura con todo lo que tiene que ver con el contrato social. El contrato social se puede profundizar con acciones genuinas donde tiene que haber una interacción y un diálogo positivo. Siempre hablamos de la construcción de puentes, no de trincheras. Pareciera que muchos dirigentes quieren en la sociedad construir trincheras de confrontación para buscar ese espacio de protagonismo.

Y el mejor protagonismo y el que celebra el ciudadano y el que vota el ciudadano también es el espacio del diálogo, de la propuesta creativa, del ir para adelante, del progreso y del desarrollo. La lucha y la confrontación estéril, ya sea ideológica, política, partidaria, religiosa de sectores contra otros sectores no conduce al bienestar general y al bien común. El bien común se construye cuando hay ideas fuerza convocantes, cuando hay, como decía Ortega y Gasset, un proyecto de vida en común.

Y yo felicito a ustedes por estos sueños compartidos de un proyecto de vida en común, porque elegir una tierra cerca de la ciudad de Neuquén con costa de lago para convertir el desierto en un vergel no es ni más ni menos que tomar las banderas que tuvieron nuestros pioneros cuando llegaron a estas tierras.

Ustedes van a ser pioneros en una tierra nueva, en una tierra donde seguramente como decía Rodi (Rodolfo Domina, de la secretaría Técnica y Proyectos Específicos) va a ser para una segunda residencia, quizás alguno se anime a la distancia y tenga allí su primera residencia o que ya no tiene que venir tanto a Neuquén. Pero es la fuerza del pionero, vencer la adversidad, es un espíritu Patagónico y bien neuquino de tomar tierras y convertirla en progreso.

Mi abuela, la madre de mi padre, libanesa, Nazira se llamaba, decía que `hay hombres a los que les das tierra y la convierten en oro, y hay hombres a los que les das oro y lo convierten en tierra´.

Yo los felicito a todos ustedes porque la provincia de Neuquén es estar brindando en esta igualdad de oportunidades la adquisición -porque ustedes lo adquieren con su patrimonio- de tierras. Y yo estoy seguro que esa tierra ustedes la van a convertir en oro, que no es ni más ni menos que el progreso de su familia, el progreso de ustedes, el progreso de la provincia. Muchísimas gracias.