Señora vicegobernadora, doctora Ana Pechen, senador nacional, doctor Horacio Lores; señores diputados nacionales, diputados provinciales, concejales; señor gobernador mandato cumplido, senador nacional y diputado nacional mandato cumplido, Pedro Salvatori, demás funcionarios presentes, ministros, secretarios, subsecretarios, a todos los directores presentes de hospitales, a todos los que defienden al sistema de Salud, a los señores periodistas, es realmente un honor poder estar hoy aquí, como decía Gustavo, entregando vehículos.

Y esto nos sirve para hacer un repaso de todo el año 2009 y también las perspectivas de cómo iniciamos este 2010. En primer lugar, asegurar que el Estado es una continuidad y que en esa continuidad sería imposible realizar este tipo de actos, este tipo de reuniones y este tipo de entregas si no hubiera una continuidad en la gestión. Lo digo por comentarios que dicen a veces: “si se va de vacaciones…” Todos los funcionarios, todas las personas tenemos motivos para tener algún descanso aunque sea breve, pero la continuidad del Estado está asegurada, fundamentalmente porque aparte del trabajo de los técnicos, de los profesionales, de los ministros, de los secretarios, subsecretarios está el trabajo, cuando el gobernador está de vacaciones está el trabajo de la vicegobernadora, que es exactamente lo mismo cuando está la vicegobernadora que cuando está el gobernador, y viceversa.

Y en esto de dejar la posta uno sabe -y lo saben bien los profesionales médicos directores de hospital- que uno puede estar tomando un descanso pero que su cabeza ya sea descansando o durmiendo sigue funcionando. Y sigue funcionando relacionado con todos los temas y todas las responsabilidades que tenemos porque de alguna manera esto es un elogio de la responsabilidad. Las personas responsables tienen necesariamente que seguir preocupándose por los temas que están bajo su ámbito de responsabilidad, en materia de Salud, nosotros tenemos funcionando en la provincia de Neuquén 29 hospitales, 71 centros de salud y 97 puestos sanitarios y tenemos más de 7 mil hombres y mujeres que están en ese sistema de salud y como decía Gustavo (Curtino) en los últimos meses hemos entregado en esta gestión casi 60 vehículos a Salud y un poco parafraseando lo que él decía que algunos colegas de otros ministerios decían que lo felicitaban y a veces se le quejaban hemos entregado más de 300 vehículos a distintos ministerios y en el caso de Salud casi 60, hoy estamos entregando estos 9, la semana que viene se estarán entregando otros 10 con los fondos de Responsabilidad Social Empresaria, más otros 8 que se van a entregar entre febrero y marzo próximos, así que ha sido un equipamiento importante en materia de vehículos.

Pero también me sumo a las palabras de Gustavo en el sentido de que es fundamental que estos bienes del Estado, que le generan una economía importante al Estado y fundamentalmente un servicio público esencial deban ser bienes que tienen que ser custodiados y cuidados prudentemente como si fueran propios. Recién uno de los conductores recibió las llaves y me decía: “quédese tranquilo que la voy a cuidar como si fuera mía”, y ese es el espíritu que tiene que reinar. Los bienes del Estado que son depositados en custodia, desde una ambulancia, hasta un hospital o un gobierno deben ser custodiados como si fueran propios pero no propios en el sentido impropio, sino como propios en el sentido de darle el mismo cuidado que le tiene que dar un buen padre de familia, una buena ama de casa, o un buen ciudadano, porque si somos capaces de cuidar estos vehículos, o cuidar el hospital o cuidar el equipamiento, estamos custodiando bienes que están al servicio de la sociedad. Gustavo lo decía y lo dijo tangencialmente que el sistema de salud está dando guarismos importantes y se ven cuando uno nota las derivaciones a otros centros médicos privados, y cada vez son menos, eso está indicando que el sistema de salud está conteniendo y contiene porque hay un estado que le ha dado a la salud, la educación, a la seguridad y a la justicia un rol fundamental, destinar 700 millones de pesos del presupuesto al área de Salud es único en la historia de la provincia y ustedes se acuerdan que cuando asumimos había un gran problema en salud que era que los profesionales, técnicos y los auxiliares se estaban yendo del sistema de salud público porque tenían mejores oportunidades en la medicina privada, sin embargo en los últimos meses hemos cubierto nosotros 356 cargos, de los cuales 138 corresponden a médicos, odontólogos, bioquímicos, kinesiólogos, fonoaudiólogos, psicólogos, ingenieros, nutricionistas, asistentes sociales, licenciados en enfermería, más 65 técnicos, más otros 113 auxiliares técnicos y personal operativo. Esto significa también haber revertido un tema que hacía a las críticas que hacía al sistema de salud público y por otro lado estamos trabajando fuertemente en infraestructura, obras que están próximas a terminarse en el Hospital de Villa La Angostura, tuve la oportunidad de recorrerla estos días, aprovechando el descanso, también pude recorrer las obras de Piedra de Águila, que se están terminado, también se están terminado las obras de San Patricio del Chañar, también se están terminado las guardias en el Castro Rendón, se están terminado las guardias del Centro de Salud del Barrio El Progreso, la remodelación en Loncopué que es prácticamente un hospital nuevo y en Buta Ranquil creo que ya se han terminado los consultorios externos.

Son muchos frentes porque esto es Salud, después tenemos los demás frentes en tiempos de crisis y de escasez económica, por supuesto que tenemos muchas obligaciones por delante, compromisos financieros y económicos, con dificultades en tesorería y escasez de recursos pero vamos dando las respuestas, y vamos dando las respuestas en un marco de optimismo, en un marco de ideas positivas y de creatividad no basta con la propuesta, con el reclamo, con descalificar, creo que hay que hacer reclamos con todo el concepto que significa peticionar a las autoridades en la debida forma, con los debidos contenidos y con las debidas propuestas, estamos abiertos al diálogo, pero el diálogo no significa decir a todo que sí, el diálogo es diálogo, a veces se pueden dar respuestas positivas, y a veces no hay recursos para responder a los reclamos que se hacen. Lo que necesitamos es compartir la responsabilidad, compartir los problemas para estar todos juntos, construir una sociedad neuquina que de respuestas en forma colectiva y para esto necesitamos también que se estudie, que se profundice, que se trabaje con la verdad.

Yo el otro día recordaba de una obra “La decadencia de Occidente” de Spengler, una frase que decía que una de las peores censuras es la censura del silencio y cuando hablo de la censura del silencio no me refiero solamente a los gobiernos dictatoriales, me refiero también a los gobiernos democráticos cuando con el silencio se censura la verdad o se la deforma o se muestra una parte o se la tergiversa, nosotros estamos trabajando y no nos creemos dueños de la verdad, solamente Dios es dueño de la verdad.
Vamos a seguir actuando con la misma humildad, con la misma simpleza, con la misma convicción, con la misma pasión y con el mismo compromiso, pero les pedimos a todos los sectores sociales, a la oposición, a la oposición interna, a la oposición externa, a los medios de difusión, a los gremialistas, que trabajemos con la verdad, si trabajamos con la verdad seguro que en el diálogo nos vamos a poner de acuerdo.
Si dialogamos y la verdad es silenciada, censurada o escondida, seguramente que nos vamos a poner de acuerdo y que vamos a tener problemas, ya sea de una parte o de otra. Así que yo propongo para este año 2010 que trabajemos con la verdad en la mano buscando construir paz social que solamente esto es posible si hay justicia y si hay progreso. Y hay justicia y hay progreso si el Estado funciona bien y para que el Estado funcione bien tiene que haber personas responsables en todas las instituciones y de todos los centros públicos de decisión.

El hospital tiene que estar bien administrado, las escuelas tienen que estar bien administradas, la provincia tiene que estar bien administrada, el municipio tiene que estar bien administrado y esto es posible si hay responsabilidad. Yo resumo en una frase que ustedes me han escuchado de Max Weber que hablaba de la ética de las responsabilidades, la ética de las convicciones combinadas, pero hay que llevarlas a la práctica con mucha responsabilidad.

Si combinamos la ética de las convicciones que son nuestras verdades, las verdades objetivas, las verdades sociales, que están en un pueblo junto a la ética de la responsabilidad y la acción, estoy seguro que vamos a poder construir la sociedad digna, justa, libre que todos estamos procurando. Repito, no basta con las protestas, no basta con el diagnóstico, no basta con los espectadores. Está bien que haya espectadores, no todos son actores en la realidad social. Hay muchos que son espectadores: estudiantes, jubilados, gente que está en otra actividad pero todos tienen que ser protagonistas de la construcción del bienestar general. Y esto solamente es posible a partir de la responsabilidad.

Los que tenemos funciones públicas con responsabilidad funcional y los que tienen responsabilidad ciudadana, con la ética y la responsabilidad que deviene de este ejercicio democrático de la vida en sociedad. Sigamos trabajando todos juntos. Como decía Gustavo (Curtino) de las crisis, convirtamos la palabra crisis en análisis de qué es lo que tenemos en la provincia de Neuquén, qué posibilidades tenemos. Sabemos que hay muchos objetivos por lograr, sabemos como decía Teresa de Calcuta que no hay caminos de llegada, los caminos de llegada y los objetivos logrados tienen que ser nuevos puntos de partida para nuevas realizaciones. La realidad es dinámica, la construcción de la Justicia, de la paz es dinámica y la verdad también es dinámica, no es estática, por eso convocamos a todos los sectores sociales, a todos los sectores políticos, empresariales, y gremiales, y a los sectores de la prensa a que cada uno con su responsabilidad, con sus convicciones, construyamos el Neuquén que todos queremos. Muchísimas gracias.