Muchas gracias. Señor intendente y amigo, Horacio Quiroga; señor presidente de IAPG, don Ricardo Ferrante; señor vicepresidente; señor gerente; representantes de la facultad de Ingeniería; empresas petroleras asociadas; a todos los miembros presentes del gobierno provincial; del gobierno municipal; diputados provinciales que nos acompañan; técnicos, ingenieros, trabajadores.Realmente es un placer poder compartir con el IAPG (Instituto Argentino del Petróleo y el Gas) este Día del Petróleo. Digo que es un placer porque esta actividad que realizan con tanta pasión, empuje, dedicación para acompañar a la industria, a la actividad, con el conocimiento, técnicas apropiadas, gerenciamientos apropiados; responsabilidad social apropiada, que es lo que necesita la provincia de Neuquén para los desafíos que se vienen.

Decía el intendente de la ciudad, Pechi (Horacio Quiroga – intendente de Neuquén-), que tenemos un desafío por delante y frente a ese desafío podemos adoptar una actitud de fatalismo escéptico y considerarnos como sociedad condenada al fracaso, al subdesarrollo y a la pobreza; o tomar los desafíos de la historia como un tren que pasa y en el que nos tenemos que subir porque así lo marca la responsabilidad histórica de las actuales y futuras generaciones.

Dios y la naturaleza fueron muy generosos con la provincia de Neuquén. Negar esta realidad es darle la espalda a la historia. Darle la espalda a nuestra propia geografía. Cualquier país del mundo con las bondades de la provincia de Neuquén en materia de recursos, de infraestructura, experiencia, conocimientos, estaría realmente alegre y alborozado.

Nosotros en este momento tenemos un gran desafío. El desafío es de los gobiernos nacional, provincial, municipal y también de los empresarios y la clase trabajadora. Es el desafío de mostrar a la sociedad que el desarrollo de nuestra actividad -la actividad hidrocarburífera- que marca la esencia y la naturaleza de la provincia de Neuquén, es una actividad perfectamente compatible con las buenas prácticas de medioambientales y con las prácticas de desarrollo sustentable y sostenible.

Cualquier país del mundo que se precie de soberano, de independiente, que quiere practicar la justicia social, necesita tener educación, conocimientos, trabajo, necesita alimentos.

Argentina tiene una matriz energética hidrocarburo-dependiente, va a pasar mucho tiempo para que las energías alternativas puedan ir reemplazando esa matriz energética o, corrigiéndola. Somos el país del mundo que más cantidad de autos tiene a gas en términos absolutos: 1.2 millones de vehículos en la República argentina funcionan gas. No hay otro país en el mundo que tenga esa cantidad.

Tenemos nuestra industria dependiendo de los hidrocarburos, nos preciamos y estamos alegres y orgullosos que la industria crezca a un ritmo importante, pero crece a partir del gas y del petróleo.

Hoy Argentina tiene que importar gas y lo importa a partir de Bolivia -por una decisión geopolítica, una decisión geoestratégica-  importa gas con el buque metanero, entre 15 y 18 dólares el millón de BTU, lo traemos de Cartago o lo traemos de Trinidad y Tobago; y cuando no, tenemos que importar gas oíl o fuel oíl, por supuesto a 25 dólares el millón de BTU o unidades equivalentes; y el gas de la provincia de Neuquén tiene un promedio hoy, en este año 2011, de 2.5 dólares el millón de BTU.

Esta realidad a la que hemos llegado dio lugar al programa Gas Plus, también al de Petróleo Plus y Refino Plus, y estamos trabajando con Nación para generar un programa diferente para el nuevo gas y para las nuevas inversiones que se hagan de manera legal y sana; un régimen no regulado, un régimen libre para el gas nuevo que se produzca. Este trabajo va a permitir radicar inversiones importantes y además, sustituir importaciones, que es lo que la República necesita.

En 1907 empezó un gran desafío para la República Argentina a partir del descubrimiento del petróleo en Comodoro Rivadavia. En 1918 fue el desafío para los neuquinos a partir del patriotismo del equipo Patria que mencionaba, y a partir de un ingeniero como Cánepa. Cánepa era tesonero, era persistente y pudo, aun contra las órdenes que venían de Buenos Aires, preparar la perforación, continuarla y encontrar petróleo en el Pozo Uno en Plaza Huincul.

En 1977 empezó una segunda etapa en la historia de Neuquén con el descubrimiento del gigante gasífero de Loma La Lata, y en el 2010-2011 empieza la verdadera historia del petróleo y gas de la provincia del Neuquén. Podemos decir que estos cuatro años, van a ser cuatro años fundacionales para la república Argentina y para la provincia de Neuquén.

Fundacionales por que tenemos la cuenca mas importante de yacimientos no convencionales de América completa. Seguramente tenemos mejores yacimientos que Estados Unidos, y solamente podemos ser superados por China en lo que hace a cantidad y calidad.

Los otros días estuvimos hablando con el gerente de una gran empresa norteamericana que se está radicando en la provincia de Neuquén y que pronto comenzará a perforar y me decía que queremos dar una medida, a la cual tenga acceso, estuvimos mirando con Rubén (Etcheverry, presidente de Gas y Petróleo del Neuquén), de los veinte gigantes descubiertos en la historia de América del Norte, incluido Alaska, los descubrimientos de Argentina de la provincia de Neuquén se ubican por encima del puesto 15 de esos descubrimientos más importantes de la historia de Estados Unidos. Y los datos que dio a conocer el Departamento de Energía de Estados Unidos en el mes de abril, nos ubica como teniendo en la cuenca neuquina, no menos de 400 TCS (trillones de pies cúbicos), que nos ubica en una posición de poder abastecer de gas y petróleo a la República Argentina por lo menos para todo el siglo XXI.

Esta disposición de recursos en el subsuelo, no es una realidad que venimos descubrir ahora, es una realidad geológica ya conocida. Los yacimientos geológicos eran lo suficientemente conocidos porque habían sido desarrollados, porque habían sido explorados, pero no existía la tecnología. La tecnología se desarrolló en los últimos 20 años, y en los últimos 10 años, Estados Unidos logró el autoabastecimiento de gas. Ya ese país no importa el gas de buque metanero, que supo importar durante mucho tiempo. Estados Unidos sabe que, hoy del PBI, el 1 por ciento es el gas de yacimiento no convencional, que sustenta hoy en Estados Unidos 650.000 empleos y dentro de tres años 1 millón de empleos. Y Estados Unidos sabe muy bien también, que este gas que además permitió bajar el precio en Estados Unidos a 4 dólares el millón de BTU.

Este que sustenta la economía doméstica permitiendo ahorros a los habitantes en una decisión que realmente tiene fuerte impacto a nivel social y popular, y al mismo tiempo sostiene el crecimiento del 3 por ciento de la industria. Fuerte, por tener esta gas disponible a estos precios, y hace a Estados Unidos más competitivo a tener un gas de 4 dólares.

Estos números, son importantes, son conocidos por el gobierno nacional. La presidenta de la Nación me dijo que cuando estuvo reunida con el presidente Barack Obama, este la felicitó por dos hechos. Le dijo “la felicitó presidenta por haber obtenido el 54 por ciento de los votos, y humildemente le pido que me cuente ya que quiero ser elegido con el mismo porcentaje”.

Y al mismo tiempo la felicitó y le dijo “presidenta usted tiene en la Patagonia el descubrimiento de los yacimientos convencionales más importantes, hoy, del mundo”. O sea que es el anuncio más importante, o uno de los más importantes del mundo. Me lo contó así la presidenta, y me dijo que se iba a poner a disposición todos los conocimientos del gobierno nacional para que podamos encontrar entre el sector de los trabajadores, el sector empresario, las provincias y la Nación el camino adecuado para lograr un marco y un ámbito de inversiones que permitan poner esto en la comercialidad, que permitan generar el alza de los mercados y que permitan producir el petróleo.

Se abre una perspectiva histórica fundamental y en esa perspectiva histórica estamos todos convocados, pero hay un elemento central, que tenemos que conocer todos, sobre todo estando en esta rueda tan importante que es el IAPG. Tenemos todos la obligación desde nuestros hábitos de hacer conocer y dar mucha difusión a cómo va a ser este trabajo, esta tarea y como será esta interacción entre la producción y la generación de trabajo para nuestra gente, para lograr la capacitación de nuestra gente.

Tenemos que trabajar estrechamente para generar los institutos técnicos y de capacitación para permitir que los recursos humanos que van a ser necesarios en cantidades impresionantes surjan de nuestra misma geografía; y que no tengamos el impacto de migraciones como cuando se hicieron las represas hidroeléctricas que la provincia de Neuquén pero que generaron también un impacto social grande, porque después a toda esa población había que construirles escuelas, hospitales, viviendas.

Ese impacto hay que preverlo. Porque es igual que el impacto que generará el potasio que se va a explotar entre el sur de Mendoza-Norte de Neuquén y que generará sobre Rincón de los Sauces un impacto social muy fuerte. Tenemos que trabajar muy fuerte con los medios de difusión también, para llevar todas esas verdades y todo lo que está sucediendo en el mundo a que se conozca por el resto de la población y que se sepa que la venta petrolera, en momentos como el que vivimos, tiene que ser parte para la Nación, parte para la provincia, parte para los trabajadores, parte para las empresas de servicios, parte para las firmas operadoras.

Porque si tienen que ganar, van a ganar. Y muchos preguntarán cómo se reparte este gas y petróleo que se trabaja desde las empresas hacia el resto de la sociedad. Por eso, hay que hacer saber que en la provincia del Neuquén la renegociación de las concesiones hidrocarburíferas pasó de una regalía de 12 al 15 por ciento de forma automática y va a llegar al 18, por ejemplo cuando el petróleo en el mercado interno obtenga el precio de 100 dólares. En la actualidad, está en 100 dólares en el mercado internacional. En el mercado interno está a 70 dólares.

Pero cuando llegue a 100 dólares las regalías serán del 18 por ciento, más el 3 por ciento de Ingresos Brutos, estamos hablando del 21 por ciento de renta para la provincia del Neuquén. Con el impuesto a las Ganancias y los impuestos nacionales, están arriba del gobierno nacional; con los salarios y los honorarios que se pagan a profesionales, técnicos y salarios de trabajadores, está la renta del sector asalariado, que es uno de los mejores por no decir el mejor remunerado de las actividades económicas de la República argentina.

Por otro lado están las empresas de servicios y por fin están las empresas operadoras. Todas, generan rentas, pagan impuestos, generan trabajo indirecto que en la provincia del Neuquén que, como ya sabemos, el 70 por ciento de la actividad neuquina gira alrededor de la actividad hidrocarburífera.

Por supuesto que además, de esta distribución adecuada justa y equitativa de la renta, está el tema que tiene que ver con los productos refinados. Nosotros también tenemos que tener capacidad de aplicación, porque muchos dicen “tanto gas” y “tanto petróleo”, ¿por qué falta combustible en los surtidores?

Necesitamos más refinerías. Con el programa Refino Plus, en marzo empieza a producir el 6 por ciento de las naftas argentinas salidas de Plaza Huincul y hay otras dos refinerías más que queremos que se instalen rápidamente en la provincia de Neuquén y que una vez abastecido el mercado interno, se pueda exportar a otras provincias los saldos exportables.

Tiene que estar claro y muy claro y preciso que a partir de la constitución del 94 el gas y petróleo es propiedad de las provincias. Que a partir de la ley corta la jurisdicción o gran parte de las facultades de regulación son de la provincia. Pero son la Nación, la provincia, los municipios, los trabajadores y los empresarios los que tenemos que generar un marco adecuado, tenemos una oportunidad maravillosa y brillante, está disponible, está desarrollada. Y la experiencia está a la vista en Estados Unidos, en Canadá y en Europa también.

Están los capitales disponibles en el mundo, hay capitales que están sufriendo las crisis de Europa y las crisis de Estados Unidos y quieren buscar lugares donde poder desarrollarse y generar una renta. Tenemos la experiencia de una provincia productora de gas y petróleo, tenemos la infraestructura, tenemos agua. La provincia de Neuquén es la provincia más importante en recursos hídricos de la República argentina después de Entre Ríos, pero Entre Ríos la comparte con otra república.

Para esta tecnología hace falta agua, hace falta arena, hace falta aire y hay que desmitificar las acusaciones que se hacen sobre la explotación de los yacimientos no convencionales por parte de algunos defensores de la ecología que tienen que estudiar mejor cómo funciona esto en los lugares del mundo. La ecología se defiende con una buena remuneración, con mucha trasparencia y con control. Nosotros con la experiencia que tenemos en Neuquén podemos dar garantías de la defensa del planeta para las próximas generaciones.

Así que tenemos este desafío, quiero decir que hoy, en este presente que lo que importa es justamente el ahora, desde el gobierno nacional, el gobierno provincial, el gobierno municipal de Neuquén, en otros gobiernos municipales tienen que encontrar un marco regulatorio que les permita pensar con agilidad en atraer inversiones.

A los que representan empresas locales, para convencer a los directores; a los que representan empresas que tienen sus casas matrices en el interior convencer a las casa matrices de traer sus recursos a la provincia del Neuquén. Tenemos que darle un marco de estabilidad, estabilidad política, estabilidad social, paz social, estabilidad regulatoria y en ese marco tenemos que trabajar todos, es una gran responsabilidad.

Me reuní recientemente con Guillermo Pereyra, estuvimos reunidos con varios representantes de empresas argentinas y también empresas extranjeras y estamos convencidos que podemos encontrar el marco para la equidad. En el petróleo estamos muy cerca de lograrlo, en el gas tal vez tengamos que seguir analizando y pensando.

Tenemos una gran responsabilidad, en este pensamiento y esta acción y en poder trasladar las respuestas a las universidades, a los medios de difusión sobre como es el pensamiento y como es la actividad en otros lugares del mundo para que no nos pase lo que ha pasado por ejemplo a Francia que por desconocer la materia o por no haberla profundizado, haber estudiado, llegan a marcos regulatorios que hacen actividades que son nobles y actividades que pueden volcar a un país a ser soberano, a ser condenado al subdesarrollo.

No permitamos que las voces del pesimismo, las voces de aquellos que nunca han tenido que pagar una quincena a fin de mes, las voces de aquellos que no saben los que significa generar trabajo, las voces de los que saben muy bien que nunca se arranca si hay tibieza o cobardía.

Y nunca se continúa en el camino si no hay persistencia y tenacidad, como le pasó a Cánepa, Cánepa recibió la orden de no continuar cuando estaba en los 500 metros y sin paga, siguió hasta los 600 metros y encontró el petróleo en Plaza Huincul.

Estoy seguro que con ese patriotismo de Cánepa, con ese equipo Patria del año ‘18, nosotros vamos a poner mil equipos de hombres que trabajen, no digo mil equipos de perforación, mil equipos de hombres, mujeres, a trabajar en la provincia del Neuquén para que estos recursos sirvan para la diversificación de la economía y para que vuelque y derrame, toda esta riqueza para generar mejor educación, más salud, más trabajo, más viviendas, en definitiva más progreso.

Tenemos la obligación de construir una sociedad pluralista, una sociedad abierta y una sociedad inclusiva y en este Día del Petróleo yo quiero agradecer a todas las empresas, a las operadoras y las de servicios, quiero agradecer a todos los trabajadores, a todos los técnicos y a los ingenieros, a todos los empresarios. Quiero agradecer a todos los funcionarios nacionales, municipales y provinciales que –juntos- hemos hecho posible este momento.

Además me ilusiono -como decía Pechi (el intendente Horacio Quiroga)- en pensar con entusiasmo, con optimismo y con grandeza que, seguramente en estos cuatro años vamos a consolidar las bases de una nueva provincia próspera y fuerte que va a duplicar en esta gestión la producción de petróleo; que generará un camino claro, preciso y contundente para no detener esta producción de gas y generar el camino para alentar su producción para que la República Argentina, que ha levantado las banderas durante tanto tiempo de la soberanía y la independencia, convierta esas banderas en una realidad social. Muchísimas gracias.