Hace dos años firmábamos el acta, decíamos, lo que recordaba Guillermo (Pereyra) que las grandes obras -decía un pensador-, las sueñan los sabios locos, las realizan los ejecutores natos, las disfrutan los felices cuerdos y las critican invariablemente los inútiles crónicos. Aquí estamos en presencia de esa locura, de esa sabiduría que lleva a tomar decisiones en bien de la comunidad. Así que nuestro agradecimiento por esta invitación a esta inauguración, agradecerle a Julio (De Vido) por acercarse en medio de tantas obligaciones y responsabilidades, a Julio y Oscar (Parrilli) también, ya que sabemos la agenda nutrida que significa el estar al frente del gobierno nacional, y es un orgullo que estén hoy en Plaza Huincul-Cutral Co, en la comarca petrolera que para nosotros es un motivo de orgullo. Y también reconocerle muy especialmente al Sindicato (del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa) este desafío de sabiduría acompañados con fondos de Nación con la decisión tomada con los trabajadores que en un trabajo cooperativo tuvieron coraje.

El 29 de octubre de 1918, hace casi 100 años, había aquí cerquita en Plaza Huincul, un equipo de perforación denominado Patria que por el empuje del ingeniero (Enrique) Cánepa y de los trabajadores que voluntariamente continuaron durante tres meses la tarea que llevaban ya tres años en ejecución, apareció petróleo en la provincia de Neuquén. Y hoy, en ese mismo lugar, a casi 100 años, ese coraje y esa decisión de Cánepa -y quienes lo acompañaron en esa decisión que cambió el rumbo de la historia de la provincia de Neuquén-, ese coraje nos viene desde el fondo de la historia para que, con coraje también de los trabajadores del sanatorio, más el coraje de los trabajadores petroleros y el coraje del gobierno nacional que acompaña esta decisión, ponemos de pie un sanatorio que forma parte del sistema público de la provincia de Neuquén todo articulado, todo implementado. Por ejemplo, en Rincón de los Sauces trabajamos junto al sindicato, en Añelo trabajamos junto al sindicato en materia de salud, en Buta Ranquil también, porque el sistema de Salud Público de Neuquén es un modelo en América Latina y tenemos el índice de mortalidad infantil más bajo de la República.

También tenemos a Caritas Felices con 1600 operaciones, acá lo veo a Maxi, un modelo y un ejemplo de trabajo profesional y humano ante la comunidad, que nos viene, también de nuestros pioneros que manejaban el valor dignidad, coraje, compromiso, responsabilidad, seriedad. Por eso, Guillermo, felicito esta iniciativa de poner de pie este sanatorio, felicito a los trabajadores y a la cooperativa, y también a la empresa constructora porque es más difícil reparar que construir de nuevo y ha quedado una obra maravillosa, espectacular, así que Julio (De Vido), reiterarte, fue una gran bienvenida. Con Julio (De Vido) estamos trabajando, casi todas las semanas nos vemos en un plan de obras que hoy lo mencionaba y es un plan de obras único, pocas veces visto en una provincia argentina, de viviendas, caminos, hospitales, escuelas con el respaldo de Nación y el trabajo de toda la gente que trabaja también en cada una de estas obras, así que nuestro reconocimiento a la Presidenta de la Nación (Cristina Fernández de Kirchner) por estar siempre presente en esa Argentina que ella llama Argentina profunda.

Un abrazo para todos los trabajadores del sanatorio, un abrazo para todos los trabajadores petroleros, un abrazo Guillermo (Pereyra) y otra vez las felicitaciones a ese acto de sabiduría, también de locura porque si no estamos con esa mezcla de ser sabios locos no se toman iniciativas y no se encaran con esta pasión.

Muchísimas gracias y felicitaciones.