Señor intendente, mi amigo Marcelo (Pieroni), todo su equipo de gobierno, concejales, funcionarios del gobierno provincial, a todos los habitantes de Vista Alegre y de la provincia del Neuquén: es una alegría y un verdadero honor estar en este fin de año aquí en Vista Alegre otra vez y compartir este momento de fin de año que significa en primer lugar trasladar a todos los habitantes los mejores deseos de paz, de prosperidad, de un año 2010 donde se cumplan todos los sueños y todos los ideales. Pero al mismo tiempo son momentos apropiados para hacer un balance de gestión de las distintas tareas que se van haciendo en cada localidad. Y venir a Vista Alegre y recorrer con Marcelo y con todo su equipo de obras públicas, de Hacienda, concejales que lo acompañan; recorrer las obras y ver cómo se ha apuntado -con los fondos de la ley 2615- a transformar Vista Alegre en lo que hace a servicios de infraestructura.Llevar el gas a la zona urbana, a la zona rural, solucionar los problemas de agua, de presión de agua, más las perforaciones que podemos hacer con el equipo del (Ente Provincial de Agua y Saneamiento) EPAS recientemente adquirido, que gracias a Dios en su primer pozo (como sale hoy en las crónicas) tuvo éxito encontrando agua en la comunidad Namuncurá, cerca del santuario de Ceferino. Y al mismo tiempo ver cómo las veredas, el cordón cuneta, el servicio de recolección de efluentes cloacales, firmar el convenio dentro de los términos del artículo 6º de la ley 2615: todo lo que tiene que ver con la planta de tratamiento que es fundamental para cerrar el círculo que hace a mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Así que es un conjunto de tareas que cuando uno las concreta y las realiza ha pasado mucho tiempo, muchas acciones, muchos proyectos, anteproyectos, pero fundamentalmente sabemos como administradores públicos que cuando uno pone unos objetivos, esos objetivos se convierten en lugar de en una línea de llegada, en un nuevo punto de partida para nuevas realizaciones y nuevas obras, que requieren de esfuerzo, dedicación, trabajo, pero también requieren recursos económicos y tecnológicos también.

Así que la búsqueda de los recursos económicos es el gran desafío de los tiempos. Yo veo que en la sociedad argentina y también en las provincias -y no es ajena la provincia del Neuquén-, muchos dirigentes de la oposición y otros dirigentes que no son de la oposición se ponen nerviosos cuando los recursos no alcanzan y enseguida buscan culpables y buscan responsables. No hay que buscar culpables, cuando faltan recursos económicos en la tesorería no es un problema de culpables, es un problema de realidades.

La realidad económica, aquellos que tenemos la responsabilidad de administrar, tenemos la obligación de aceptarla. Y cuando los recursos no alcanzan para todas las obligaciones que uno tiene como Estado, como Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, o municipio, hay que buscar las soluciones en el diálogo. Nosotros vamos a privilegiar siempre el diálogo. El diálogo con el gobierno nacional, el diálogo del gobierno provincial con los municipios, el diálogo del Poder Ejecutivo con los dos poderes del Estado, con el Poder Legislativo y el Poder Judicial, siempre privilegiando el diálogo, nunca le vamos a hablar a otro Poder a través de la prensa porque no es nuestro estilo.

Nosotros queremos realizar este trabajo -como decía Marcelo- con un perfil de acción, de responsabilidad, de ejecución, que la gente nos vea dando la cara, y que la gente nos vea trabajando junto a ellos para mejorar la calidad de vida, para  mejorar la calidad de vida de la familia neuquina y esperando mejores tiempos en lo que hace a la tesorería de la provincia.

Sabemos que tenemos problemas, pero la falta de recursos económicos no nos puede crispar los nervios: tenemos que mantener la calma, tenemos la obligación de mantener la calma sobre todo aquellos que tenemos responsabilidades al frente de los tres poderes del Estado o del gobierno municipal o del gobierno nacional.

La crisis internacional ha sido muy profunda: ha habido Estados que han quedado a la deriva, han habido organizaciones empresarias que han colapsado y se han fundido y han desaparecido de la faz de la tierra, y nosotros acá en la provincia del Neuquén estamos firmes, con olas altas, con vientos huracanados, pero firmes en el timón porque sabemos cuál es nuestro derrotero, sabemos cuáles son nuestros objetivos. Y esto es lo más importante.

En tiempos de crisis hay que ser piloto de tormenta, y ser piloto de tormenta significa mantener en alto las banderas, mantener en alto el Estado de Derecho, respetar la democracia, respetar a los demás, y privilegiar el diálogo. Pero el diálogo no significa caprichosamente someterme a un diálogo donde el interlocutor pretende que lo que él entiende como diálogo se convierta en realidad de la noche a la mañana.

Se terminó la magia en la Argentina. Se terminó el voluntarismo y el facilismo, en Argentina todo se tiene que lograr con esfuerzo, con dedicación, con compromiso, con trabajo. Y bien lo sabe la gente de Vista Alegre que con la sangre y el espíritu de sus pioneros pone su trabajo, su empeño, su dedicación, juntando el agua con la tierra para generar riqueza, para generar trabajo, para generar posibilidades e igualdad de oportunidades.

Con ese espíritu de los pioneros, con ese espíritu de trabajo de la gente rural, de la gente de la chacra, de la gente también de la ciudad, del hombre que está en la responsabilidad pública al frente de la salud, de la educación, de la seguridad, de la administración de justicia. Con ese espíritu de los pioneros es como debemos todos buscar las soluciones en la Argentina y en la provincia del Neuquén, con espíritu solidario, con grandeza, con dedicación, sabiendo que tenemos que tener fe en Dios -y ahí está sonando mi teléfono, me están llamando de Nación, justamente también tener fe en que las gestiones que uno realiza pueden fructificar.

Todo el día haciendo gestiones. Marcelo está todo el día haciendo gestiones con su equipo para que esas gestiones fructifiquen en beneficios, que fructifiquen en realizaciones, y la gestión más importante está en los proyectos, en buscar los recursos, la gestión más importante no está sentándose en una radio o hablando en los diarios para buscar culpables o responsables de lo que nos pasa a cada uno de nosotros. Tenemos que buscar soluciones.

Y en la búsqueda de las soluciones nos van a encontrar siempre dispuestos a escuchar, dispuestos a razonar, dispuestos a tender la mano fraterna como se la tendemos a todos los dirigentes de la provincia del Neuquén, a los de nuestro gobierno, a los de los otros poderes del Estado, a la oposición, a los municipios de nuestro signo partidario y a los municipios de signos partidarios diferentes.

Siempre tendemos una mano dentro del marco de la ley, de la Constitución, de las posibilidades que ofrece la Tesorería de la provincia. Nada podemos inventar, a nadie queremos mortificar, lo que queremos es trabajar por un Neuquén digno y próspero, y estoy seguro de que Vista Alegre y toda la zona de influencia acompaña este destino de prosperidad que tiene la provincia del Neuquén al alcance de la mano con ese espíritu -repito- de los pioneros y de los trabajadores que saben del esfuerzo, y saben del sacrificio.

Con todo mi cariño, Marcelo, con todo mi afecto, gracias por esta recorrida, porque recorrer y ver el fruto del trabajo de todos ustedes a mí me retempla el espíritu y me dice que tenemos que continuar adelante mirando hacia arriba y hacia adelante, viendo con optimismo el año 2010 que se presenta muy favorable para todos los neuquinos.

Muchísimas gracias a todos ustedes, muchas gracias al querido pueblo de Vista Alegre que nos escucha y que nos está escuchando a través de la radio, a través de la televisión, transmitirles un mensaje de prosperidad en estas fiestas, que estas fiestas nos encuentren a todos sentados en la misma mesa, en la misma mesa de la dignidad y de la prosperidad. Muchísimas gracias.