Muy agradecido por los saludos, muy agradecido por los conceptos. Pechi, creo que tenemos que trabajar pensando en el Neuquén que se viene. Los años que se vienen en Neuquén, el porvenir que tenemos por delante es brillante. Y creo que el Parque Industrial de Neuquén demuestra los primeros pasos en este porvenir. Yo quiero felicitarlos. Quiero felicitar a los empresarios que conducen este Parque Industrial. Quiero alentarlos a que sigan constituyendo la base empresaria sobre la cual la provincia de Neuquén tiene que construir este porvenir de grandeza. Quiero también señalarles que todo este programa desarrollado como política de Estado en materia de parques industriales tiene que ver, por un lado, con el desarrollo en el interior de parques industriales como el de Zapala, con toda una zona aduanera, una zona de transferencia, playa de transferencias, el ferrocarril, que viene de la planificación organizada para hacer del paso Pino Hachado un paso natural de cargas pesadas y peligrosas, para aliviar Cardenal Samoré. Para permitir Cardenal Samoré para otro tipo de cargas y para el desarrollo del turismo.

Y tenemos muchos pasos más en la provincia de Neuquén, diez pasos que queremos alentar y promocionar. Por otro lado el Parque Industrial de Plaza Huincul-Cutral Co, otrora también un cementerio de empresas que hoy están siendo rescatadas para constituir un polo petroquímico en Plottier y Centenario; en Rincón de los Sauces. Qué hablar de Añelo, que tiene en su Parque Industrial un porvenir maravilloso. Y por fin el Parque Industrial de Neuquén que en los últimos años incrementó de manera importante la cantidad de industrias. 380 hectáreas donde funcionan 154 firmas que dan trabajo a casi 2.500 personas.

Es una tarea enorme, una tarea de planificación que como decía el intendente, viene de un año ‘72 donde mirar el Parque Industrial o mirar la provincia era como remontarse quizás un poco más atrás al discurso de Felipe Sapag del año ‘63 en la Legislatura, donde decía textualmente: “vengo a gobernar una provincia donde no somos dueños de los ríos, una provincia donde no somos dueños del gas y del petróleo, una provincia donde gobernamos solamente el desierto y su viento; una provincia donde la educación rural es una ilusión”.

Una provincia donde el analfabetismo era el más alto de la República, la mortalidad infantil la más alta de la República. 80 mil habitantes, 20 mil viviendas, 150 escuelas de las cuales 50 escuelas eran escuelas rancho, había 22 establecimientos para atender la salud en toda la provincia. Y hoy después de 50 años del camino de trabajo, de desvelos de todo un pueblo, de toda una provincia, sin distinción de banderías, sin adjudicar esta tarea a un partido político o a una persona o a un gobernante, una tarea enorme, una tarea de empresarios, de trabajadores, de maestros, de médicos, de enfermeros, de trabajadores públicos y privados, de pioneros; de nativos en la provincia y gente que vino a vivir en la provincia por su buena voluntad.

Y hoy tenemos después de 50 años de trabajo esta situación presente donde tenemos 700 edificios escolares donde funcionan 1.200 establecimientos con 25 mil docentes, 172 mil alumnos, donde la provincia va a invertir el año que viene 22 mil pesos por alumno. No hay una sola provincia en la República que pueda mostrar que se invierten 22 mil pesos por alumno por año (aplausos). Lo señalo porque además por habitante representan 6.500 pesos. Lo señalo porque el gremio docente, sus dirigentes, están pidiendo más dinero. La provincia tiene un sólo presupuesto, ese presupuesto se forma con los recursos que aportan los habitantes.

De ese presupuesto no es dueño el gobierno, no es simplemente más que un administrador, y nosotros administramos y tenemos que administrar para todos los sectores, para el sector público y para el sector privado. Y quisiéramos que con esos 22 mil pesos de inversión por alumno por año que no lo cobra ninguna escuela privada en la provincia de Neuquén, el Estado tenga los resultados que debe tener: días de clase, empezar las clases como corresponde, el que no trabaja no cobra, y que la educación sea de óptima calidad.

En materia de salud vamos a invertir 3.100 pesos por habitante. Tampoco es un número que pueda igualar provincia alguna. Tenemos el índice de mortalidad más bajo de la República. Tenemos la alfabetización más alta de la República; tenemos la conexión en agua, en gas y en cloacas más alto de la República. Y por supuesto, comparativamente, no queremos decir que allí hemos llegado al destino, es simplemente un punto de llegada, que lo tomemos como punto de partida para nuevos desafíos.

Nosotros pensamos, y lo hemos establecido así en nuestro plan de desarrollo, que la provincia de Neuquén en los próximos 3 años, en el año 2015, va a haber crecido alrededor de un 70 por ciento en su producto bruto geográfico. Quiere decir que va a crecer a razón del 20 por ciento por año en los próximos 3 años. Esto es producto de varias acciones.

En materia de acciones de obra pública quiero responder y hacer sobre esta tribuna, honorable tribuna de la industria neuquina, el derecho de réplica a un artículo que salió ayer en un periódico matutino de la provincia y de la región, donde dice que no va a haber obra pública el año que viene. Nada más equivocado. El año que viene va a ser un año de 2 mil viviendas. Se van a construir 2 mil viviendas con una inversión del orden de los 600 millones de pesos aproximadamente, juntando las obras de infraestructura que hay que hacer. Se va a hacer la electrificación de Villa La Angostura, con 200 millones, la circunvalación de Villa La Angostura otros 200 millones.

Se va a iniciar la construcción del puente sobre el río Curí Leuvú, de unos 70 millones. Vamos a hacer los dos aeropuertos, el de Neuquén con una inversión de 15 millones y el de Chapelco con otros 15 millones, el de Zapala con otros 15 millones. Y así podría señalar muchísimas obras que estamos haciendo en materia de obra pública, donde además dependemos por supuesto de la aprobación de los bonos, que hemos aprobado para invertir otros 150 millones de dólares en obra pública en la provincia de Neuquén.

Pero lo que estoy diciendo en obra pública, que tiene que ver también con obras de agua que estamos haciendo en toda la provincia, en una emergencia hídrica enorme, que nada tiene que ver con los flujos de agua máximos, que tiene que ver con la falta de nevadas y lluvias en los últimos 7 años, y en el corrimiento de la vertientes producto del terremoto que hubo en Chile, estamos perforando en toda la provincia en zonas rurales para que sea posible tener agua del subsuelo para los productores; para los productores y para los campesinos.

Y hemos prohibido el uso del agua del subsuelo para el petróleo, para tanto la actividad convencional como no convencional. ¿Por qué? porque el 95 por ciento de nuestros ríos llevan el agua al mar. Quiere decir que del agua que se genera en la provincia de Neuquén sólo el 5 por ciento queda en el territorio neuquino y el 95 por ciento se vuelca en el mar. Hace falta un punto, un 1 por ciento de esa agua para desarrollar los recursos no convencionales, y la vamos a usar para los recursos convencionales y los no convencionales con una red de acueductos que van a recorrer la zona petrolera, y que al mismo tiempo que le vamos a vender el suministro de agua a las empresas petroleras, le vamos también a tener el producto adecuado a los productores agropecuarios, a los ganaderos, a aquellos que quieran aumentar el forraje, aquellos que quieran aumentar los alimentos, que quieran aumentar la agricultura.

En materia de inversiones en actividad petrolera, el año que viene se va a duplicar la inversión. Este año fueron aproximadamente 2 mil millones de dólares, el año que viene son 4 mil millones de dólares incorporando 2 mil millones de dólares que están en el presupuesto nacional destinados a Yacimientos Petrolíferos Fiscales, que van a salir de las arcas del Estado nacional.

Quiere decir que van a aparecer muchísimas oportunidades de servicios alrededor de la extracción y de desarrollo en el gas y el petróleo. Quiere decir que las empresas van a encontrar un horizonte de negocios y un ambiente de negocios favorables, como decía (el intendente de Neuquén, Horacio) Pechi Quiroga, tiene que encontrar variables de entendimiento entre el sector provincial, el sector municipal, el sector empresario y el sector trabajador. Un sólo sector que trabe la rueda del progreso le trae problemas al conjunto de la comunidad. No puede haber cortes de ruta, no puede haber toma de edificios públicos y privados.

En turismo, si lo queremos desarrollar donde hemos desarrollado récord histórico de plazas turísticas y récord histórico -vamos a tener este año- de visitantes a la provincia, no podemos tener piqueteros. Mucho menos si los piqueteros representan a sectores que tienen trabajo, y la estabilidad del empleado público no es excusa. No hay razón para cortar las rutas ni para tomar de rehenes a los neuquinos para lograr sus objetivos sectoriales. Hemos llegado a acuerdos sectoriales con muchos sectores del Estado provincial, nos falta acordar con algunos de ellos.

Seguramente en la mesa de diálogo vamos a encontrar los caminos de solución, pero en la mesa de diálogo; sabiendo que el presupuesto es el presupuesto de todos los neuquinos. No se puede hacer en democracia lo que se quiere, se hace lo que se puede y lo que se debe. “Hacer lo que quiere” lo hacen los demagogos, pero después a fin de mes los demagogos tienen problemas porque no pueden pagar las cuentas, y después terminan yéndose de las funciones de gobierno por la ventana y no por la puerta. Y nosotros tenemos el firme objetivo de gobernar con dignidad y gobernar para todo el núcleo, pero no ser víctimas de extorsiones o de amenazas.

Hay dirigentes sindicales que en estos últimos días han amenazado a muchos de mis funcionarios de que los van a ir visitar a la casa. Les pido que me vengan a visitar a la mía, los quiero ver cara a cara y de frente, que actúen con valentía y que digan las cosas por su nombre. Y los quiero ver en la Casa de Gobierno. Los quiero ver en la Casa de Gobierno hablando, dialogando, consensuando, no pensando en política. No pensando en política. Los dirigentes sindicales tienen que pensar en defender los derechos de los trabajadores.

Y hoy los trabajadores neuquinos tienen los mejores sueldos de la República después de Tierra del Fuego y Santa Cruz, con una diferencia: Santa Cruz no puede pagar los aguinaldos a fin de mes, y esto es grave; y la provincia de Neuquén va a atender sus obligaciones.

Por supuesto que hemos tenido que recurrir a créditos para cumplir con nuestras obligaciones, pero tenemos el recupero en el aumento de la producción que vamos a tener a fines de 2013 y en 2014. No podemos dar más aumentos de los que dimos para 2013 en función del endeudamiento que nos permiten las finanzas públicas.

Entonces pedimos seriedad y responsabilidad a los dirigentes, que nos ayuden a gobernar. Y lo más importante que les quiero pedir a los dirigentes sindicales es que respeten la decisión soberana del pueblo de quién fue elegido para administrar y gobernar. No se eligió una asamblea popular para administrar el presupuesto de la provincia. En todo caso podemos consultar, podemos discutir, pero la decisión en definitiva la toma el Poder Ejecutivo provincial.

Por eso reclamo, reclamo para el gobierno provincial el respeto de la democracia electiva y representativa que hemos construido con gran sacrificio y que nos permitió sobrellevar la gran crisis de la década del 70, la gran crisis de la década del 90, la gran crisis del año 2001, donde prácticamente la República estaba en disolución y, quiero recordarlo, con un 50 por ciento de pobreza, 25 por ciento de desocupación, 25 por ciento de indigencia. Y esto ocurrió hace poco, hace poco tiempo. Entonces, no volvamos a épocas del pasado que nadie quiere volver. Tenemos que tener la responsabilidad de mirar para adelante y respetar el sufragio popular.

Para eso cumplimos cien años de la Ley Sáenz Peña, nada más que Sáenz Peña le dio el voto a los hombres, no a las mujeres. Luego vino Evita y le dio el voto a las mujeres. Tenemos una referencia, que es que el que gana las elecciones tiene que administrar, y tiene la responsabilidad de hacerlo, y derecho de hacerlo; y es la primera obligación que fija la Constitución provincial para el gobernador de la provincia. Fíjense, inciso A: administrar el erario público. Es la primera responsabilidad, no hay una más importante.

Quiero felicitar también la decisión de aumentar en 200 hectáreas el Parque Industrial. Agradecer al Instituto de la Vivienda, porque un poco se ha tenido que sacrificar tierras que estaban destinadas a viviendas para destinarlas al desarrollo, y es importante esto: compatibilizar la generación de fuentes de trabajo con la construcción de viviendas.

200 hectáreas, donde hay compromisos de inversión por 450 millones de pesos con 600 nuevos puestos en el área Z1, que ubicada a la vera de la Ruta 22 es una superficie de 190 hectáreas donde hay grandes empresas de servicios petroleros, de logística, de transporte. El área norte PIN, donde hay pequeñas y medianas empresas, con 3 millones de inversión y 50 puestos nuevos; y el área ex aeropuerto -donde se pensaba construir un nuevo aeropuerto- es una superficie de 14 hectáreas con 21 millones de pesos y 75 nuevos puestos de trabajo.

Felicito las iniciativas, recién hablaba con la representante de la empresa Prospiti que está orgullosa de tener sus tierras en el Parque Industrial y que va a fabricar muebles para todos estos emprendimientos de uso público y privado. No quiero dejar de hablar sobre la Avenida de Circunvalación, la Ruta 22 en su nueva traza, que va a permitir descongestionar -como decía el intendente- el tránsito pesado de la ciudad de Neuquén con una inversión muy fuerte que hizo la provincia. No fue sencillo terminar obras que encontramos iniciadas hace 4 años. Encontramos obras iniciadas, como por ejemplo el acueducto Los Barreales; lo vamos a inaugurar en el mes de febrero. Lleva agua cruda a Cutral Co, Plaza Huincul, es una obra en la que llevamos invertido más de 300 millones de pesos.

La circunvalación es una obra de otros 300 millones de pesos; el acueducto Mari Menuco-Neuquén fue una obra de otros 400, 500 millones de pesos. No fue sencillo terminarlas, porque no bastaba con licitarlas y adjudicarlas, había que ejecutarlas y pagarlas, y además pagar los créditos que se habían tomado. Así que con orgullo podemos decir que estamos desarrollando un porvenir que para mí está “por venir”, pero de todas maneras quiero mostrarles un número.

Cuando asumimos las unidades económicas que había en la ciudad de Neuquén registradas, en el año 2007 eran 7 mil. Estoy contando las unidades económicas destinadas a comercio, industria, transporte, turismo. En 2011, a fines de 2011, pasaron a ser aproximadamente 9 mil, y a fines del 2012 esta cifra ha crecido aún más. Es un aumento de casi el 30 por ciento en 4 años. Es un aumento de unidades económicas que tiene que ver con una provincia de Neuquén que está en pleno desarrollo y que todavía no ha visto las grandes inversiones.

Cuando hace 4 ó 5 años decíamos que Neuquén iba a ser un lugar donde las empresas iban a invertir en desarrollo no convencional, algunos nos miraban y nos decían “bueno, esto puede ser un macaneo de campaña, puede ser un macaneo de alguien que quiere entretener a la opinión pública”. Lo que pasa es que cuando estuvimos en Canadá, en el estado de Alberta, cuando estuvimos en Texas, viendo lo que sucedía en esos lugares con los recursos no convencionales realmente nos llamó la atención y dijimos ¿por qué no? ¿por qué ellos sí y nosotros no? Y resulta que tenemos los mejores yacimientos no convencionales entre los primeros 5 del mundo.

Neuquén está comparada con China, con Estados Unidos y con otros países como Colombia o como Egipto, que tienen yacimientos importantes. Con una diferencia: Neuquén tiene concentrados en unos 15 mil, 20 mil kilómetros cuadrados estos recursos importantes. Tiene varios oleoductos a la Pampa Húmeda, al norte, y gasoductos, tiene dos gasoductos vacíos a Chile, un oleoducto vacío a Chile. Una inversión de 3 mil millones de dólares que está sin uso. (Tiene) experiencia, conocimiento, empresas, trabajadores con conocimiento, la cuenca hídrica más importante de la República Argentina después de Entre Ríos, que la comparte con otro país.

Entonces cómo no aprovechar esta situación, cómo no hacer compatible este desarrollo de gas y petróleo con el desarrollo diversificado de la actividad productiva de la provincia de Neuquén. Allí es donde no hay que equivocarse: la renta que produzca el petróleo y el gas tiene que estar destinada a educación, tiene que estar destinada a viviendas, tiene que estar destinada a salud, pero tiene que estar destinada, como dice la Constitución provincial, a la diversificación de la actividad.

Tenemos que diversificarlo en actividad turística, comercial, productiva, forestal, en toda la actividad de energías alternativas. Hemos dispuesto que por cada 100 pozos no convencionales se haga un molino de dos megas, eólico, para generar energía en la provincia de Neuquén. Y hemos dispuesto también desarrollar las energías limpias, las energías renovables como la solar, la eólica mencionada, la hidráulica, y también la energía geotérmica.

En Neuquén tenemos todo por hacer, no nos vamos a quedar en el discurso de hace 50 años, que gracias a Dios con mucho esfuerzo se pudo superar esta tremenda realidad, se tuvo que tomar decisiones importantes para la provincia hace 50 años. Hoy la provincia tiene otros desafíos, y los desafíos son el trabajo, el compromiso, por supuesto el respeto y por supuesto la unidad en la diversidad.

Podemos tener diferentes ideas partidarias, ideológicas, religiosas, lo que no podemos es negar nuestra identidad. Yo lo decía hace dos días -y hablaba al principio de identidad o de no contradicción que es uno de los principios básicos y el primer principio de la lógica, que dice que nadie puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo efecto-: no se puede ser una provincia progresista y no usarlo al mismo tiempo y bajo el mismo efecto.

Si queremos ser una provincia de progreso, si queremos hacer honor a la naturaleza que nos prodigó tantos bienes, unas bellezas incomparables, que nos prodigó de recursos enormes, que nos prodigó de la cuenca de gas y petróleo más importante, la cuenca hídrica más importante de la República, tenemos que ser consecuentes y aceptar nuestra identidad.

Nuestra identidad tiene que ver con la energía, y nuestra identidad tiene que ver con diversificar con esa energía toda la actividad productiva de la provincia de Neuquén. Y nuestra identidad tiene que ver con asegurarse que el conocimiento y la creatividad sean las palancas del progreso.

Escuchaba el otro día al presidente de China. Gobernar ahora a partir de febrero un país de 1.600 millones es un desafío y está bueno escuchar a una persona que asume ese desafío. Y decía “creatividad y conocimiento”; ellos en 1978 estaban cerrados al mundo. En estos años, desde el ‘78 hasta la fecha, incorporaron al mundo de la producción y de la actividad económica y a la clase media a más 700 millones de chinos, de los cuales 100 millones están en la clase ABC1, y esto ocurrió en los últimos años.

Creatividad y conocimiento, y apertura a lo que el mundo manda, el mundo tiene mercados, nosotros tenemos que hacer nuestras inversiones a partir de los mercados. Es muy bueno aprovechar los puertos chilenos para saber qué productos tenemos que llevar a Medio Oriente, qué productos tenemos que llevar a Japón y China, que son hoy las palancas que mueven al mundo.

Queridos amigos empresarios, a los trabajadores que mueven la palanca de cada una de sus empresas y de sus industrias, al talento gerencial que ustedes le ponen a sus empresas, quiero yo terminar mis palabras recordando -como lo hago a veces- un cuadro que había en la empresa minera que tenía mi padre, que era un pensamiento de Winston Churchill que decía: “muchos ven en las empresas a un monstruo al que hay que destruir, otros ven en las empresas a una vaca a la que hay ordeñar, pero pocos ven lo que una empresa realmente es: un caballo percherón que tira de un carro muy pesado”. Muchísimas gracias.