Bueno, muchas gracias por esta reunión, señora directora, muchísimas gracias por poder estar aquí en este ámbito de la escuela, teniendo esta fiesta aniversario de Coyuco-Cochico en un momento histórico tan trascendente como la inauguración de la micro central hidroeléctrica.

Gracias Domingo (Rodríguez, presidente de la comisión de Fomento) por este aniversario de la comisión de Fomento y también por haber hecho realidad muchos sueños; cuando estuvimos trabajando juntos en épocas de campañas electorales hicimos grandes promesas y hoy, gracias a Dios, podemos ir dando respuestas concretas.

Gracias al presidente de Duke Energy, a Jim Rogers, a su señora esposa Marian, gracias por estar presentes y a todas las personas que los acompañan, que nos prestigian con su presencia como Mark (Manly), vicepresidente de la empresa con su señora Colby, gracias por esta presencia.

Es la segunda oportunidad que tenemos de estar juntos en tiempos importantes. La anterior fue con una inversión importante en Portezuelo, y hoy aquí con esta obra tan deseada por todos nosotros. Gracias a Katherine Sempien también, vicepresidenta de asuntos legales en negocios comerciales, a John Barking, también asesor legal, por estar presentes.

También a Lisa Wood, como directora ejecutiva de la Fundación para la Eficiencia Eléctrica Edison, por la presencia; a Mariana Schuoa, presidenta de Duke Energy Argentina y Chile, por estar presente siempre en Neuquén y Río Negro, compartiendo momentos alegres y también los momentos duros que nos toca atravesar.

José Tierno, por la presencia permanente y por haber sido uno de los precursores de esta idea. A Martine Provost, por estar presente como directora ejecutiva de la GSEP (Global Sustainable Electricity Partnership): gracias por este emprendimiento tan importante, y a través de su persona nuestro agradecimiento a todas las compañías que conforman la GSEP por haber tenido una mirada hacia Coyuco Cochico.

También a Bruno (Menard), líder de proyectos de GSEP. Gracias por esta lucha y batalla permanente y por haber logrado esta realidad. A Vicky, Leandro, a Cecilia, Florencia, Sofía, Emiliano, a todos los que conforman toda la comitiva que nos prestigia con su presencia hoy en Cochico.

A todos los habitantes de Coyuco Cochico, a la comunidad educativa, a quienes atienden la salud, a quienes están en la seguridad, a los que se dedican a tareas rurales, a los crianceros: muchas gracias por esta presencia en este aniversario y en este evento tan importante. A los maestros, a los docentes, al personal administrativo, a todos los que conforman estas dos comunidades educativas, la de Coyuco y la de Cochico.

Y sumo a todos los reconocimientos a las instituciones provinciales: el Ente Provincial de Energía del Neuquén, la dirección provincial de Vialidad, Recursos Hídricos, todas las organizaciones que estuvieron interviniendo, a la empresa, a las dos empresas que intervinieron en la construcción, a mi amigo Silvano, a la gente de Proa, gracias a todos por el trabajo y el esfuerzo. A los trabajadores de las empresas que con la obra de sus manos y de su inteligencia hicieron posible no sólo la obra, sino también el tendido eléctrico y lograr este resultado.

Yo creo que es un día histórico, un día muy importante que marca un antes y un después en nuestro futuro y en el de nuestra comunidad. Y la presencia de tan importante comitiva que nos visita, tanto de la GSEP de Canadá como de la Duke Energy, la compañía eléctrica más importante de Estados Unidos. Es un motivo de halago y un motivo de honor para nosotros.

Y creo que en las palabras de Jim como en las de Martine ha sido claro el objetivo que tienen tanto la GSEP como Duke -como integrante de la GSEP- de traer energías limpias, renovables y seguras a la Patagonia argentina.

Jim es un luchador de toda la vida de las energías limpias y renovables, y nos prestigia con su presencia pues él fue quien permitió sentar las bases -como líder en sus grupos de trabajo- de tratar un triángulo de objetivos: la defensa de las personas, la defensa del planeta y la defensa de las empresas que trabajan con esas personas y en ese planeta.

Ese triángulo está muy bien representado, muy bien trabajado, y creo que ha habido, realmente, una escuela que se ha hecho por parte de Duke y por supuesto por parte de Jim, en una tarea que a nosotros nos halaga como provincia que es generadora de energía.

Y lo mismo Martine. Desde su licenciatura en Política de la universidad de Montreal nos ha traído esa mirada fresca de la investigación, la creatividad, la innovación, y por supuesto pensar y posar su mirada en nosotros y en la provincia de Neuquén. Y Lisa Wood es profesora en la universidad de Georgetown y es una especialista en materia de energía, no sólo en Estados Unidos sino en el mundo. Así que para nosotros es un prestigio tener estas personas que representan no solamente el mundo de la energía, sino fundamentalmente a aquellos que están luchando en el mundo para tener un mundo de baja emisión de carbono.

La provincia de Neuquén es la provincia que produce el 50 por ciento del gas de la República Argentina, el 22 por ciento del petróleo y alrededor del 12 por ciento de la energía hidroeléctrica de la República. Y como provincia energética queremos dar un paso importante en las energías alternativas, tanto en la energía eólica como en la energía hidroeléctrica como también en la energía geotérmica, y en la energía solar, queremos estar en esa vanguardia como provincia.

Para nosotros es realmente un orgullo que hayan decidido invertir en Coyuco-Cochico y en Chorriaca tanto en energía hidráulica como en energía eólica y que lo hayan hecho con empresas locales, con tecnología local y con profesionales locales como es el caso del fabricante de la turbina, que está por aquí, el ingeniero Gonzalo Rodríguez, que para nosotros es un orgullo que un comahuense radicado en San Martín de los Andes nos haya prestigiado con la turbina que va a abastecer de energía a Coyuco-Cochico. Y nosotros sabemos que la provincia de Neuquén está llamada a escribir páginas importantes en la historia de Argentina y de Sud América por los recursos no convencionales que tienen gas y petróleo que estamos desarrollando ahora inicialmente.

Pero para nosotros lo cualitativo es mucho más importante que lo cuantitativo y hoy es un día de calidad donde se han unido más que nuestros esfuerzos, nuestros corazones porque ustedes han mirado desde Canadá y desde Estados Unidos a la Patagonia argentina y dentro de la Patagonia han mirado a Neuquén y para nosotros es motivo de un gran sentimiento que no se puede traducir en palabras cuando uno tiene un agradecimiento y un reconocimiento de posar esa mirada y no solamente con sentimientos sino con acciones ejecutivas.

Es cierto lo que mencionaba Teresa de Calcuta que “no hay puntos de llegada sino que cada punto de llegada es un nuevo punto de partida” y creo que con este logro hemos sentado una nueva base para buscar nuevos desafíos en nuevos lugares; yo prefiero que sean en la provincia de Neuquén.

Yo por parte de padre tengo abuelos inmigrantes y por parte de mi madre, nuestra abuela materna,- porque está aquí mi hermana también- era maestra rural, en la década del ´30, del ´40, era maestra rural en un paraje en Las Cortaderas, cerca de Cutral Co y Plaza Huincul en la provincia de Neuquén y ella nos dejó un legado, las dos abuelas tanto la materna como la paterna nos dejaron el legado de lo que es vivir en la zona rural. En el caso de la abuela maestra, eligió el lugar más pobre, más desértico y más alejado de la República para enseñar y el desafío nuestro como nietos, es buscar más proximidad, más conectividad, más calidad de vida, buscar que no haya abandono, silencios ni tristeza.

Hemos comprado un telepuerto satelital que está en Neuquén capital que da internet a todas las escuelas rurales, y ya hemos conectado 60 de las escuelas rurales de la provincia. Coyuco-Cochico tiene su conexión, y estamos trabajando para llevarla a todas las escuelas rurales. Además con telefonía IP, que es una telefonía que permite conectar a la comisión de Fomento con todas las instituciones de gobierno con discado directo.

Creemos que reducir la brecha digital y generar oportunidades a todos los chicos, inclusive en las escuelas rurales, es dar igualdad de oportunidades, lo que hace también a la calidad de vida y a la misma libertad. Y tanto en Coyuco como en Cochico, en las dos escuelas albergue hemos instalado a partir del ozono plantas de tratamiento de los efluentes domiciliarios, para ser tratados y obtener así agua de riego. Y hemos instalado -tomando desde una vertiente que ya está en funcionamiento desde hace 30 días-, una planta con ozono para tratar el agua de consumo humano y agua cruda para riego.

Pero el ozono, internet, el confort ni la calidad de vida serían posible sin la electricidad, por eso este cambio importante y fundamental en la historia de Coyuco-Cochico del cual ustedes han sido artífices.

Quiero terminar con unas palabras de un gran pensador, que creo que se aplican a todos los que trabajan en GSEP: “Hay personas que trabajan un día y eso es bueno, hay personas que trabajan por meses y eso es mejor, hay personas que trabajan y luchan por años y eso es extraordinario, pero hay personas que luchan y trabajan toda la vida, esas son las personas imprescindibles”. Y que los hombres y mujeres de GSEP son esa clase de personas, que trabajan y luchan por toda la vida y que son los que necesitamos, son los imprescindibles para que luchemos por la vida.

Muchas gracias a GSEP y a Duke por mirar desde Canadá y desde Estados Unidos esta porción de América del Sur, de la Patagonia, en la provincia de Neuquén, haber posado su mirada en Coyuco- Cochico, en sus habitantes, en estos hombres y mujeres, en los niños, en la misma vida, gracias por defender la vida.