Discurso de Jorge Sapag durante la Fiesta del Veranador y del Productor del Norte Neuquino. Andacollo. 16 de enero de 2010.

enero 16, 2010

Señor intendente y amigo Daniel (Muñoz), señor presidente de la agrupación gaucha Bajada del Veranador, Héctor Parada, señores intendentes invitados, presidentes de comisiones de fomento, jinetes, payadores, funcionarios provinciales y municipales, lonco de la comunidad mapuche Antiñir Pilquiñán, familiares del Colo Álvarez, Verónica González, su madre, sus hermanas Sol e Inés, su hermano Noe, querido pueblo de Andacollo, visitantes de toda la provincia de Neuquén y de provincias hermanas.
Repetimos las palabras de ayer sumándonos a esta fiesta gaucha, a esta fiesta de las tradiciones que es una fiesta donde se conmemora, se homenajea y se hace justo a todo lo que tiene que ver con nuestras tradiciones, con nuestras tradiciones, con nuestra historia, con nuestro presente. Rendirle homenaje a los pioneros, a aquellos que hace mucho más de cien años abrieron surcos y dejaron su sello indeleble de amor a la Patria, de amor a la tierra. Ese mismo amor que dejaron los pioneros, que abrieron los primeros caminos, que plantaron los primeros árboles, que levantaron las primeras casas y escuelas, es el amor que sentimos todos nosotros por esta querida tierra neuquina
Me sumo al homenaje al Colo Alvarez, el homenaje al veranador, el homenaje a esas familias de arrieros, que, en caravana llevan sus haciendas de un campo al otro, buscando mejores pastos, mejores aguas, y en esos mejores pastos y mejores aguas va la búsqueda de mejor calidad de vida y asentar la dignidad de un pueblo que quiere forjar su destino a partir de su trabajo, de su esfuerzo y de su sacrificio.
También le reconozco a los organizadores en la cabeza de Daniel Muñoz de esta fiesta gaucha, toda la excelente organización, el excelente despliegue. Seguramente esto seguirá creciendo y seguiremos viendo realizaciones como decía Daniel, hace 8 o 9 años pusimos la piedra fundamental sobre un basurero que hoy está convertido un campo de destreza gaucha. Esto es lo que tenemos que hacer en toda la Argentina y en toda la provincia de Neuquén, a partir de lo que tenemos, con lucha y con esfuerzo, ir construyendo progreso e igualdad de oportunidades.
Quiero comentarles que este año 2010 para la gente de campo va a ser un año de realizaciones a partir de la ley que se aprobó en la Legislatura donde no nos acompañaron todos los bloques opositores, algunos sí, pero no todos. Fue un proyecto nuestro, del Poder Ejecutivo, de una gestión realizada con el gobierno nacional y organismos internacionales, por el cual 500 millones de pesos, durante este año 2010 y 2011, van a estar destinados a la gente de campo, de la producción. A partir de 1.400 kilómetros de líneas eléctricas rurales que van a llevar este preciado elemento a cada uno de los rincones donde están nuestros productores trabajando. Y con energía seguramente vamos a poder transformar y generar mayores riquezas.
Por otro lado estamos, en este año 2010, licitando y esperando la aprobación de los bancos nacionales, vamos a licitar en dos o tres meses el matadero para Andacollo. Y junto con el matadero de Andacollo otros diez mataderos en la provincia de Neuquén. Este matadero de Andacollo de tránsito provincial va a permitir a toda la gente de campo de Andacollo tener un lugar apropiado para la faena de sus animales.
El matadero de Chos Malal va a ser convertido en matadero de tránsito federal, junto con los otros mataderos de Zapala y Junín de los Andes. Todos estos mataderos que integran una red, donde también va a estar en la zona norte el matadero de Buta Ranquil y en Añelo, aprovechando la presencia aquí del intendente, en Aluminé, en el sur en Junín de los Andes, en Rincón. Todo esto es un programa que llevó tiempo realizarlo, pero las realizaciones llevan tiempo, llevan el tiempo de la idea, del proyecto, de conseguir los recursos y ponerse al frente.
Siempre recuerdo las palabras de un pensador que decía que las grandes obras las sueñan los sabios locos, las realizan los ejecutores natos, las disfrutan los felices cuerdos, y siempre, invariablemente siempre, las critican los inútiles crónicos.
Tengo el deber y la obligación, como gobernador de la provincia, de ser ejecutor y de llevar a la realidad los proyectos que tiene mi pueblo. Y en este sendero estamos, de ese sendero no nos vamos a mover. Sabemos que el potro que nos toca jinetear no es sencillo pero estamos jineteando y estamos arriba de él, firmes arriba del potro, con espuelas pero también teniendo firmes las riendas.
Nos llama la atención a veces cuando algunos adversarios critican, con el facilismo de las palabras. Nosotros les respondemos con las acciones. En este momento, en este preciso instante, hay 600 obras en la provincia de Neuquén, en todos los municipios de la provincia, producto de la descentralización de recursos económicos a cada municipio para que realice proyectos que muy bien lo sabe cada comunidad. 600 obras, equipamiento, maquinarias. Hoy mismo, Tricao Malal está recibiendo una retroexcavadora, como la recibió ayer Guañacos, como la tienen las distintas localidades de la provincia. Ambulancias. Hemos entregado más de 78 vehículos al sistema de Salud, más de 300 vehículos en los distintos sectores de la Seguridad, de la Educación y de la Salud. Seguramente falta mucho por hacer.
Siempre recuerdo a Teresa de Calcula que decía, siempre en tiempos difíciles porque ella siempre eligió la adversidad como estilo de vida, que nunca hay punto de llegada, que cada punto de llegada es un punto de partida para nuevas realizaciones.
El 2001 fue un año aciago para la República Argentina, con una crisis tremenda, una desocupación de más del 30 por ciento, sumido en la pobreza más del 50 por ciento de la población argentina, en la indigencia más del 25 por ciento. Pero pasaron ocho años y no se recuerda ese instante. Entonces cuando adversarios míos me hablan desde la tribuna política pensando en el 2011, tengo el deber de recordarles el silencio que mantuvieron cuando en helicóptero en el 2001 salieron huyendo de la Casa Rosada, dejando al país sumido en las ruinas. Con una deuda pública tremenda, una deuda externa que era imposible de soportar y al borde de la disolución nacional. Les pido en ese silencio que mantuvieron en el 2001, que tengan el respeto durante el 2010 de ver las acciones que venimos desarrollando y dejemos que el pueblo en el 2011, libremente en las urnas, decida quien tiene que gobernar los destinos de la provincia de Neuquén. Muchísimas gracias.