Difunden pautas de calidad unificadas en Termas

noviembre 2, 2009

La subsecretaría de Turismo y el Ente Termas de la provincia del Neuquén realizarán una jornada de sensibilización sobre el tema. Será el 5 de noviembre en la capital provincial.

La secretaría de Turismo de la Nación (Sectur), la subsecretaría de Turismo y el Ente Provincial de Termas (Eproten) de la provincia del Neuquén informaron que, como parte de la implementación de las Directrices de Calidad Turística para Termas, se realizará una jornada de sensibilización este jueves en Neuquén capital. Técnicos de la secretaría de Turismo de la Nación (Sectur) disertarán sobre las directrices de calidad en general y la metodología de implementación.

Las directrices se diseñaron desde la Sectur y su aplicación en las termas será coordinada desde los dos organismos provinciales y la municipalidad de Caviahue-Copahue. Son parte de los lineamientos planteados en el Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable Argentina 2016, en torno a la Gestión Integral de la Calidad de Destinos Turísticos.

La aplicación de estas directrices es una de las estrategias planteadas en el Plan de Gestión del Turismo 2008-2011 elaborado desde la subsecretaría de Turismo, a través de los Programas de Investigación y Desarrollo Estratégico de Productos Turísticos y de Planificación Estratégica por Zonas y Destinos Turísticos, coordinados desde la Dirección General de Planificación y Gestión del Desarrollo Turístico.

De acuerdo al Manual de Directrices de Calidad para Termas de la Sectur, las directrices son “pautas voluntarias de acción que, bajo la forma de recomendaciones y especificaciones técnicas extraídas de la experiencia y de los avances tecnológicos y científicos, se adaptan a múltiples realidades y promueven la concientización de los diversos actores involucrados en la actividad turística”.

De esta manera, los objetivos de su aplicación consisten en: sensibilizar a las organizaciones termales sobre aspectos mínimos que deberían contemplar en su gestión; brindar un marco de referencia para la gestión de las organizaciones termales, que oriente hacia la mejora de la calidad de los servicios y la calidad ambiental; proveer una herramienta práctica para la implementación de sistemas de calidad que contemplen de manera integral la satisfacción del usuario, la seguridad e higiene, la conservación de los recursos naturales y culturales, así como el respeto y desarrollo de la comunidad local y promover la adopción e intercambio de buenas prácticas entre las diferentes organizaciones termales.

Tal lo manifestado desde Turismo y el Eproten, entre los beneficios que trae aplicar las directrices se encuentra “garantizar la calidad ambiental y del servicio, solucionando problemas y atenuando impactos, a partir de la gradual y persuasiva implementación”.

Aclararon que los prestadores turísticos implicados directamente no serán los únicos beneficiarios de la aplicación de las directrices si no que, además, las mejoras en la calidad de los servicios turísticos en general permitirán incrementar la demanda favoreciendo el desarrollo de las comunidades locales.

Etapas

En una primera instancia se implementarán las directrices en las localidades de Caviahue-Copahue y en el spa termal Neuquén. Esto requiere del acuerdo, consenso y compromiso de todos los actores involucrados y se llevará a cabo gradualmente a través del cumplimiento de una serie de requisitos agrupados en cinco etapas que abarcan -en total- un promedio de 13 semanas.

La etapa de prelanzamiento es el primer contacto del destino y sus responsables políticos e institucionales con las directrices y la metodología de implementación. Pretende obtener el compromiso de participación. La segunda etapa, de lanzamiento, consiste en la presentación del proyecto y su desarrollo entre los participantes, la obtención de las adhesiones y la coordinación general del proyecto. La etapa de desarrollo se caracteriza por la formación en cuestiones asociadas a los ejes temáticos de las directrices y por proporcionar la asistencia técnica necesaria a los requerimientos de las directrices, mediante visitas individualizadas a las empresas y la generación de soluciones en forma conjunta.  Le sigue una etapa de evaluación respecto de la implementación de las directrices y, finalmente, la etapa de distinción que es la entrega en un acto público de los distintivos de calidad a las empresas que hayan aplicado exitosamente las directrices. Este distintivo es un valor agregado que posiciona a las empresas y servicios, distinguiéndolos frente a la demanda.