Fundamentalmente se refiere a la enfermedad diarreica aguda que en los meses calurosos aumentan los riesgos, sobre todo en aquellos lugares que no cuentan con una adecuada refrigeración o provisión de agua segura.

El ministerio de Salud recordó a través de un comunicado algunas medias preventivas para evitar enfermedades en época estival.

En este sentido, detalló que la enfermedad diarreica aguda se presenta durante todo el año, aunque en los meses calurosos aumentan los riesgos de enfermar, sobre todo en aquellos lugares que no cuentan con una adecuada refrigeración, manipulación de alimentos y provisión de agua segura.

Desde la dirección de Epidemiología indicaron que este tipo de enfermedades agudas continúan siendo uno de los problemas de salud pública más serios, ya que constituyen una de las principales causas de mortalidad en menores de 5 años, siendo por lo general consecuencia de la exposición a alimentos y/o agua contaminados, o una higiene personal y ambiental deficiente”.

Ante esta realidad, difunden recomendaciones para evitar estos cuadros, y recuerdan que generalmente se presentan en niños menores de cinco años, sobre todo entre los seis meses y dos años de edad, siendo el 85 por ciento las muertes por diarreas agudas en menores de un año. Las consecuencias que puede dejar esta enfermedad son desnutrición, disminución del crecimiento y alteración del desarrollo cognitivo.

El tratamiento se basa en el manejo oportuno y adecuado de la reposición de líquidos y electrolitos para prevenir o tratar la deshidratación.

Recomendaciones

Las recomendaciones consisten en: disponer de fuentes de agua segura, destinada al consumo humano; fomentar la higiene personal y domiciliaria; realizar lavado de manos con frecuencia, sobre todo antes de manipular alimentos y después de ir al baño; y también antes de la preparación de alimentos asegurarse de limpiar las superficies a utilizar, como así también los utensilios.

Además, detectar precozmente los signos y síntomas de la deshidratación; mantener una alimentación rica en nutrientes; separar siempre los alimentos crudos de los cocidos y listos para consumir; y limpiar las superficies y utensilios entre la manipulación de carnes crudas y carnes cocidas, vegetales u otras comidas listas para su consumo.

Otras recomendaciones son: conservar los alimentos en recipientes separados para evitar el contacto entre los crudos y cocidos; fomentar la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida; también la vacunación contra Rotavirus y prevenir la deshidratación, sobre todo en época estival, mediante el suministro temprano de líquidos adecuados.

Otros son el cocinar completamente los alimentos, especialmente carnes, pollos, huevos y pescados. Para los alimentos a base de carne picada, cuidar que no queden partes rojas en el interior; hervir los alimentos como sopas y guisos para asegurarse que ellos alcanzaron 70°C y recalentar completamente la comida cocinada.

Y por último, no dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas; enfriar lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecederos (preferentemente bajo los 5 grados); mantener bien caliente la comida lista para servir (arriba de los 60 grados); no guardar las comidas preparadas por mucho tiempo, ni siquiera en la heladera; no descongelar los alimentos a temperatura ambiente.

Para activar el sistema de emergencias médicas, en caso de necesidad, se deben comunicar al número teléfono gratuito 107 y reportar la situación.