Difunden medidas para evitar accidentes en rutas por animales sueltos

febrero 17, 2012

La dirección provincial de Seguridad Vial realizó una recorrida por rutas de la provincia para identificar las zonas más complejas. El objetivo es garantizar la transitabilidad de turistas y lugareños.

Con el objetivo de constatar el estado de las rutas y la existencia de animales sueltos en la vía pública para garantizar la transitabilidad de turistas y lugareños, personal de la dirección provincial de Seguridad Vial realizó una recorrida por rutas del interior neuquino.

El itinerario comprendió la ruta Nº 237 en el tramo que va desde Picún Leufú a Piedra del Águila; la ruta Nº 23 en el tramo que une Junín de los Andes con San Martín de los Andes; la ruta Nº 40 en el tramo que comprende desde Junín de los Andes hasta Zapala; y desde allí, los trayectos a Las Lajas, sobre la ruta Nº 231, Loncopué y El Huecú en la ruta Nº 21, retornando a Neuquén por la ruta nacional Nº 22.El director provincial de Seguridad Vial, Vicente Aielo, explicó que el operativo consistió en tomar contacto con los destacamentos policiales de cada localidad a fin de interiorizarse de las problemáticas existentes en el lugar y conocer los índices de accidentología vial.

Informó además que junto con la Policía de la provincia, referentes municipales y otros organismos trabajan en planes de concientización y medidas para minimizar la cantidad de accidentes por esta causa.

Situación general de la problemática

Según precisó Aielo, los principales sectores en los que se registran mayores accidentes por la presencia de animales sueltos es en la zona de Tratayen -en cercanías de Añelo- y la Pampa de San Ignacio –centro sur de la provincia-. Sobre este último comentó que en ocasiones “la policía suele dirigirse hasta dos veces por día para arrear los animales”.

En cuanto a las épocas del año en las que esta problemática se hace más presente, señaló que en el trayecto que va desde Neuquén a Junín de los Andes “todo el año es problemático, más en horas de la noche. Allí es frecuente ver animales salvajes como ciervos, guanacos o chanchos jabalí que bajan de la montaña hacia el río Collón Cura a beber agua”, indicó.

En tanto, mencionó que en época de veranada –entre diciembre y abril- la existencia de animales sueltos baja en trayectos que van desde Zapala a Loncopué, Villa Pehuenia o hacia Las Lajas y toda la precordillera.

Medidas

Desde el organismo provincial destacaron que la presencia de animales sueltos en la vía pública es una problemática que debe ser tomada con responsabilidad por parte de los crianceros. Por esto, y ante la necesidad de que se tome conciencia de los riesgos que se corren y prevenir accidentes por esta causa, la dirección de Seguridad Vial lleva adelante un minucioso trabajo con la Policía.

A través de la previa identificación de los titulares propietarios de animales y ocupantes de las tierras, se los notificará solicitando la instalación de alambrados, advirtiendo como segunda medida el secuestro de los animales.

Recomendaciones

Apelando a la colaboración de los conductores y con el objetivo de evitar accidentes, desde la dirección de Seguridad Vial se recomienda ante la presencia de animales sueltos:

-Disminuir la velocidad al mínimo

-Utilizar la luz de las balizas

-No intentar eludir al animal prediciendo para qué lado se moverá, ya que su reacción suele ser imprevisible.

-Utilizar la bocina para ahuyentarlo.

-Una vez que lo ha sobrepasado, dar aviso a la Policía a través del 101 o bien dirigiéndose al destacamento policial más cercano.

Por último, Aielo llamó a extremar las precauciones en horas de la noche y después de días de lluvia, “cuando los animales se acercan a beber agua a los zanjones que se forman al costado de la ruta”, dijo.