Difunden detalles para el tratamiento de residuos sólidos en la región de Los Valles y la Confluencia

agosto 25, 2011

María del Carmen Sambrín, responsable del proyecto -bajo la órbita de la Agencia para el Desarrollo de Inversiones de Neuquén (ADI-Nqn)-, confirmó que el sistema incluye la planta de tratamiento, las estaciones de transferencia y el relleno sanitario. Las obras alcanzan una inversión privada 25 millones de dólares.

Desde la Agencia para el Desarrollo de Inversiones de Neuquén (ADI-Nqn), cuya titularidad la ejerce el senador mandato cumplido, Pedro Salvatori, se afirmó que el proyecto de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos –GIRSU- para la región de Los Valles y la Confluencia, “es impostergable” ya que el emprendimiento optimizará el servicio brindado a las poblaciones de las zonas afectadas, preservará el medio ambiente y mejorará la calidad de vida.

La gerente del proyecto GIRSU, María del Carmen Sambrín subrayó los beneficios para la población y el medio ambiente y reiteró que se propone una inversión privada de 25 millones de dólares con un plazo de concesión de 10 y 15 años; en tanto que la tasa que abonarían los contribuyentes es la misma que se abona en la actualidad, la cual rondaría los 18 pesos mensuales. Las obras de infraestructura del sistema incluyen la planta de tratamiento, las estaciones de transferencia y el relleno sanitario.

Sambrín señaló lo “urgente” de la puesta en marcha “de una política de tratamiento y disposición final de los residuos sólidos urbanos” y reiteró que “se trata de un emprendimiento de inversión privada, por lo tanto no le saldría nada ni a los municipios involucrados ni a las provincias de Río Negro y Neuquén”.

Aclaró que el proyecto contempla un llamado a licitación internacional, el inversor elegido será el encargado de la construcción y explotación del emprendimiento. El servicio y el transporte de los residuos desde las estaciones de transferencia a la planta de tratamiento estarían a cargo del adjudicatario por un período de entre 10 y 15 años de concesión.

El proyecto prevé la reinserción social de quienes actualmente trabajan en los basureros, “insertándolos en un sistema de trabajo digno, con cobertura social y previsional, y con la posibilidad de acceder a la educación y la salud”.

El proyecto también colaborará en “la preservación de la oferta ambiental exportable”, añadió Sambrín y sostuvo que “es impensable” formular como destino turístico una ruta como la del Vino, Manzana y Dinosaurios, “si no se preserva el medio ambiente, saneando la región natural circundante -bardas, mesetas y ríos- de la cantidad de basura acumulada en basurales clandestinos y en los actuales basureros a cielo abierto”.

Otro elemento a tener en cuenta es que la exportación de frutas y vinos a mercados exigentes como los europeos “se contradice con la falta de gestión ambiental en las ciudades y con el actual sistema de disposición final de los residuos”, aseguró.

En cuanto al concurso de inversores, la gerente del proyecto precisó que se requiere como condición el acuerdo del conjunto de los municipios involucrados y la firma de los convenios correspondientes entre éstos y las provincias de Neuquén y Río Negro. Recordó además, que la comisión de preadjudicación estará integrada por el conjunto de esos estados municipales y provinciales y que el objetivo planteado “es seleccionar la propuesta que resulte mejor técnicamente, más sustentable en términos ambientales y de menor costo para el contribuyente”.