Difunden consejos saludables para la manipulación de alimentos

febrero 4, 2010

Desde el ministerio de Salud, recordaron las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para evitar el consumo de productos comestibles en mal estado y prevenir intoxicaciones. También repasaron las sugerencias para hacer las compras.

El ministerio de Salud difundió un comunicado con recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para manipular de alimentos y prevenir intoxicaciones. También recordaron las sugerencias para comprar productos comestibles perecederos sin romper la cadena de frío.

Se recalcó en el escrito que “la preparación y el consumo de alimentos seguros debe ser un hábito saludable, especialmente en épocas de mucho calor” y que, para prevenir enfermedades, la OMS recomienda cinco prácticas claves de conservación y manipulación de alimentos:

Mantener la higiene: lavar y desinfectar todas las superficies, utensilios y equipos usados en la preparación de las comidas; proteger los alimentos y la cocina de insectos, mascotas y de otros animales; y lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales y antes de comer, cocinar o dar el pecho.

Según explicaron, la higiene es fundamental, dado que “muchas de las bacterias son transportadas en las manos, la ropa y los utensilios y, en contacto con los alimentos, se transfieren a éstos causando distintas afecciones”.

Separar los alimentos crudos de los cocidos: usar equipos y utensilios diferentes, como cuchillas o tablas de cortar, para manipular carnes u otros alimentos crudos y conservarlos en recipientes separados (especialmente carnes, pollos, pescados y sus jugos), ya que pueden estar contaminados con bacterias peligrosas que se transmitirían a otros alimentos.

Realizar una cocción completa de los alimentos: cuidar especialmente la cocción de carnes, pollos, huevos y pescado. También hervir verduras y carnes en sopas o guisos a 70°C. Una correcta cocción mata casi todas las bacterias peligrosas y garantiza la inocuidad del alimento.

Mantener los alimentos a temperaturas seguras: durante los días de calor, los alimentos ya listos para consumir no deben permanecer a temperatura ambiente por más de dos horas y tampoco se debe guardar comida preparada por mucho tiempo, ni siquiera en la heladera.

Los alimentos deben descongelarse en la heladera, nunca a temperatura ambiente, ni acercando el producto a fuentes de calor o colocándolo bajo una canilla. Y, si se utiliza el microondas para descongelar, consumirlos inmediatamente. No volver a congelar un alimento que ya fue descongelado.

Utilizar siempre agua y alimentos seguros: usar agua apta para el consumo humano, no sólo para beber sino para el lavado de frutas y verduras. De no contar con agua potable, tratarla en forma casera colocando dos gotas de lavandina por litro y dejándola reposar 30 minutos o hirviéndola durante 5 minutos.

También seleccionar alimentos sanos y frescos, controlar y respetar la fecha de elaboración y vencimiento de los productos y no comprar latas abolladas, oxidadas o hinchadas. Si se consumen alimentos enlatados, al abrir el recipiente hay que transferir todo el contenido a un envase de vidrio o de plástico. No utilizar envases de uso alimenticio para otras sustancias; como detergentes, insecticidas y solventes.

Consejos para realizar las compras

En el comunicado explicaron que, al momento de comprar alimentos, es importante adquirir el hábito de primero tomar los productos no comestibles, como utensilios o artículos de limpieza. Luego, seguir con los alimentos que no necesitan frío: enlatados, salsas, galletitas, entre otros.

Se continúa con los alimentos que no necesitan frío pero que son perecederos, como frutas y verduras. Después, se compran los alimentos que sí necesitan frío (como carnes, pescados o yogures), para terminar con los alimentos congelados.

Señalaron además que es aconsejable no guardar los productos de limpieza en las mismas bolsas que los alimentos.

Síntomas de intoxicación con alimentos en mal estado

Los síntomas más comunes que puede presentar una persona por haber consumido alimentos no seguros son: vómitos, dolores abdominales, diarrea y fiebre. También pueden presentarse síntomas neurológicos, ojos hinchados, dificultades renales o visión doble.

La complicación en las personas varía de acuerdo a la cantidad de alimento con toxinas ingerido. Ante cualquier duda, hay que consultar de inmediato con un médico.