La primera etapa de la capacitación, destinada a enfermeros dependientes de la zona sanitaria I, se llevó a cabo ayer en la ciudad de Neuquén.

Se llevó a cabo ayer un curso de Curación Avanzada en el salón de usos múltiples de la zona sanitaria I, ubicado en Los Aromos 723 de la ciudad de Neuquén. De esta primera etapa de la capacitación participaron 22 agentes, según se informó desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social.

El curso fue dictado por Rubén Darío Toledo y se abordaron temáticas como fisiología, factores generales y locales que influyen en le cicatrización; clasificación de las heridas; valoración de heridas y úlceras; úlceras por presión; pie de diabético; y quemados.

Toledo desarrolla sus tareas en el hospital Natalio Burd de Centenario como enfermero y cuenta con un posgrado en Manejo de Heridas, Úlceras y Ostomias. El especialista explicó que “la medicina va avanzando y el personal de enfermería tiene que estar a tono con las nuevas técnicas que se están desarrollando”.

Asimismo, agregó que “a través de la coordinación de enfermería de zona sanitaria I, decidimos hacer este curso extensivo para los hospitales que dependen de la zona y empezar a proponer guías de trabajo para que todos tengamos la misma accesibilidad a insumos y tecnologías, en beneficio del personal de salud y los pacientes”.

El curso consta de dos etapas. Acerca de la primera, señaló que “es la que tiene la parte de la introducción a las curaciones, los distintos tipos de heridas, cómo se producen, la fisiopatología. El próximo encuentro, que se realizará en junio, será teórico y práctico”, y agregó que “a los alumnos que hicieron la primera etapa se les va a explicar cómo se hace una curación, por qué se debe hacer y qué debemos tener en cuenta para hacerla; será la parte práctica”.

Participaron de esta primera etapa del curso enfermeros y enfermeras de los hospitales de Senillosa, Centenario y San Patricio del Chañar.

Objetivos

Los objetivos generales de la capacitación son mejorar los conocimientos sobre la valoración, prevención y tratamiento de las heridas crónicas; y contribuir a mejorar la calidad de vida del paciente y familiares que conviven con diferentes patologías de heridas crónicas.

En tanto, los objetivos específicos son unificar criterios en cuanto a la valoración, prevención y tratamiento de heridas crónicas según evidencia científica disponible; identificar a pacientes potenciales de padecer heridas crónicas y evitar o disminuir la presencia de las mismas; y continuidad de tratamiento al alta del paciente, informar a familiares los factores de riesgo y realizar un seguimiento por consultorio externo con prioridad de atención.