El objetivo es promover el empoderamiento comunitario y la capacidad de vinculación en la resolución de los conflictos sociales mediante la implementación de dispositivos de abordaje interinstitucional.

Se llevó adelante ayer en el CPEM 18 del barrio Bouquet Roldán, la primera etapa del proceso de Diagnóstico Participativo, herramienta empleada por la subsecretaría de Seguridad para abordar problemáticas vinculadas a la violencia, el delito y las adicciones.

La actividad contó con la participación de 60 personas, entre autoridades del Consejo Provincial de Educación (CPE) y del establecimiento, funcionarios y personal técnico de la subsecretaría de Seguridad, personal policial, docentes y no docentes de ambos turnos. El proceso de intervención es parte de una articulación entre la subsecretaría de Seguridad, el CPE y los directivos de la comunidad educativa decidida previamente en una reunión de trabajo.

La jornada de trabajo estuvo coordinada por la directora general de Prevención y Participación Ciudadana y coordinadora del Programa Provincial de Prevención de la Violencia, el Delito y las Adicciones (Previda), Marité Such y el director general de Violencia y Delitos Complejos, Pablo Gambero. Acompañó la directora de Violencia, Eva Rosas y el equipo técnico de la dirección provincial de Seguridad de las áreas de Prevención de Adicciones, y Clínica de Barrios, Daniela Tazzioli, Micaela Fuentes y Jaime Cares.

La segunda etapa del Diagnóstico Participativo se realizará la próxima semana.