Detectan derrame de gasolina en la planta de bombeo de Loma La Lata

octubre 14, 2009

El viernes pasado hubo un vuelco de 25 metros cúbicos de combustible. Al iniciar las tareas de remediación, encontraron otra filtración aún no delimitada. Los técnicos de la subsecretaría de Medio Ambiente siguen trabajando en el lugar.

Subsecretario de Medio Ambiente, Ricardo Esquivel

Técnicos de la subsecretaría de Medio Ambiente detectaron un voluminoso derrame de gasolina en el suelo bajo la planta cabecera de bombeo de Loma La Lata, administrada por la empresa Repsol YPF y ubicada dentro de terrenos ocupados por la comunidad mapuche Paynemil. La pérdida se encontró cuando se hacían tareas de remediación en el lugar por otro vuelco de 25 metros cúbicos combustible, que se produjo el viernes 9 de octubre, durante un operativo de limpieza de filtros. Aún se está trabajando en determinar el volumen, origen y antigüedad de la segunda filtración.

El subsecretario de Medio Ambiente, Ricardo Esquivel, relató que el viernes pasado, “en la planta cabecera de bombeo de Loma La Lata se produjo un incidente en una de las instalaciones, al producirse la limpieza de uno de los filtros que se encuentra con residuos y parafina”. Contó que, para limpiar el filtro, se dejó abierta una válvula de purga y, “cuando se pone en marcha y se restablece el servicio, esa válvula queda en condición de abierta y se produce el derrame de aproximadamente 25 metros cúbicos de gasolina”.

Comentó que, “con las tareas de remediación y recuperación, primero, de esa gasolina, logran recuperarse 18 metros cúbicos y luego, como queda diseminada esa gasolina dentro de las instalaciones y fuera del predio donde está la planta cabecera, se comienza con las tareas de saneamiento y remediación de suelos” habituales en estos casos. “Esto pasa para el día sábado, pero se observa que, al retirarse la tierra que está impregnada con gasolina producto de este vuelco, comienza a advertirse mayor presencia de gasolina proveniente de otro sector, razón por la cual se ha extendido la zona de monitoreo, haciendo pozos a 30 metros de distancia cada uno en un diámetro de aproximadamente 150 metros, a los efectos de determinar el origen de esa afectación”, agregó el funcionario.

Informó luego que, tras cinco días de trabajo, todavía no pudo determinarse la extensión y origen del segundo derrame que detectaron, aunque señaló que “hay un indicador de un tanque que puede llegar a tener pérdida” y se especula que podría ser la fuente de la filtración. “Hay una sospecha de que puede venir del tanque, pero también puede venir producto de alguna otra instalación, tipo cañería o algún otro origen”, expresó.

Esquivel explicó que aún continúan las tareas de monitoreo en el lugar, que consisten en perforaciones “con máquinas retroexcavadoras de 4 metros de profundidad, a los efectos de ir determinando las zonas de suelo limpio”. Afirmó también que no es frecuente que se produzcan derrames de este volumen. “Normalmente de estas características no ocurren, ni de esta magnitud ni de esta manera; pero sí es frecuente la rotura de instalaciones, a veces una brida y a veces el deterioro de una cañería”, precisó.

Trabajos en el lugar

Leonardo Santana, el inspector de la provincia que está monitoreando las tareas en la planta de bombeo, contó que tampoco hay precisiones aún del tiempo que demandarán los trabajos de remediación, dado que todavía “se están realizando los cateos alrededor del perímetro de las instalaciones y dentro de las mismas, para determinar hasta dónde se puede encontrar condensado o material contaminado de antigua data”. Recordó que la planta es “una instalación que antiguamente era una batería y ahora se montó esta cabecera de bombeo sobre el predio de esa batería”.

El técnico indicó que también están analizando aún la antigüedad de la segunda filtración de gasolina, que se encontró en el suelo por debajo de la planta. “A raíz de este incidente surge que empieza a encontrarse gasolina debajo de estas instalaciones, esta gasolina es nueva, pero no se puede determinar todavía si es a raíz de una pinchadura de cañería o del mismo incidente que se produjo ahí y que filtró hacia abajo”, explicó.

Otro de los agentes a cargo del control en la zona, Rodrigo De la Cal, comentó que la planta continúa fuera de servicio, mientras se realizan dos tipos de trabajos: por un lado, el cateo para determinar los alcances del incidente y las zonas que fueron contaminadas “y, por otra parte, lo que se está realizando hoy sería la remoción, la extracción del suelo que sufrió la contaminación con el vuelco de la gasolina de la cabecera de bombeo”.

Política ambiental

Esquivel recalcó que las tareas en la planta de Loma La Lata se llevan a cabo bajo las directivas de las comunidades Paynemil y Kaxipayiñ, con quienes existe un acuerdo previo de colaboración para prevenir daños ambientales. “Tenemos establecida una rutina entre la comunidad, la empresa YPF y el área de fiscalización y evaluación de los Hidrocarburos, de Medio Ambiente, con la finalidad de poder establecer los muestreos, tener los resultados de laboratorio y que realmente las evidencias de existencia de hidrocarburos o el saneamiento del lugar impactado queden refrendadas por los resultados de laboratorio”, sostuvo.

Contó también que el gobierno provincial tiene en esa planta “un inspector permanente, que en un principio iba a estar dos o tres días a la semana y ahora es prácticamente de tiempo completo”, de modo que el monitoreo de las actividades está garantizado.