Los juegos tienen por finalidad generar distintas maneras de involucrarse en pautas y normas, como así también reforzar la imaginación y el uso del intelecto.

Debido al Plan Operativo Anual Integral (POAI) “Bibliotecas Abiertas. Creación de Ludotecas”, la dirección general Modalidad en Contexto de Privación de la Libertad del Consejo Provincial de Educación (CPE) recibió ayer juegos de mesa que serán destinados a los centros de rehabilitación dependientes de la modalidad.

Las selecciones de juegos serán entregadas la semana próxima a la Institución de rehabilitación Arroyito, el Centro Juvenil y el Centro de internación; ambos últimos de Neuquén capital, donde asisten jóvenes y adultos de la provincia.

La presidenta del CPE, María Susana Ferro expresó que “estamos convencidos que la educación transforma. Desde nuestro lugar, poder llegar con este material lúdico a estos chicos y chicas nos permite sumar un granito de arena a este proceso de reconstrucción que ellos atraviesan”.

Desde la Modalidad, a cargo del profesor Marcos Torrecilla, explicaron que el uso de herramientas lúdicas, especialmente en contextos de rehabilitación, apunta a generar en el alumno-paciente distintas maneras de involucrarse con pautas y normas, así como a reforzar su imaginación y uso del intelecto, promoviendo el intercambio de opiniones y el respeto por el otro; logrando, para el equipo médico, incontables beneficios en las tareas cotidianas.

Del mismo modo, se apunta a reforzar el derecho que los chicos y chicas tienen a relacionarse con sus progenitores, sobre todo en el momento de la visita que, a pesar de todos los elementos adversos y limitantes, es vivido como una instancia muy significativa y esperada por toda la familia, y donde los juegos de mesa se presentan como una oportunidad de restablecer y reconstruir lazos fundamentales para la salud de las personas.

“Desde la modalidad buscamos acercarles herramientas que les permitan fortalecer los vínculos, vivenciar nuevos espacios y disfrutar de nuevas oportunidades”, concluyó Ferro.