Los fondos son para una obra de mejoramiento de agua en la comunidad mapuche Namuncurá, el fortalecimiento de la producción ganadera en la agrupación Linares y la diversificación productiva en la comunidad Quintriqueo.

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, anunció que en el marco del Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia (Proderpa), la Provincia destinó en los últimos días cerca de 1,5 millones de pesos para ejecutar tres proyectos productivos en comunidades mapuche asentadas en la zona Sur de la provincia.

Bertoya destacó que a través de este financiamiento “se podrán abordar problemáticas muy importantes para el ámbito rural como la provisión de agua, la recuperación del sistema pastoril, el fortalecimiento ganadero y la diversificación productiva”.

Agregó que “una vez más contamos con este importante instrumento, como es el Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia que en los últimos años nos ha permitido acompañar proyectos que han beneficiado a 1.250 familias en todo el territorio provincial”.

Por último, indicó que “también es importante destacar que en la provincia el Proderpa ejecutó los recursos que tenía previstos y que gracias a la buena administración que Neuquén hizo de esos recursos se pudo gestionar y obtener más financiamiento que permite avanzar en estos proyectos que hoy estamos anunciando”.

Agua y ganadería

Uno de los proyectos tiene como objetivo el mejoramiento de los sistemas de agua para 15 familias de la agrupación mapuche Namuncurá, que residen en el paraje San Ignacio, a unos 35 kilómetros de Junín de los Andes.

Se destinaron 622.859 pesos en obras que permitirán que los beneficiarios puedan disponer de agua para cubrir las necesidades de las familias y de las actividades productivas que llevan adelante en la actualidad, mejorando su calidad de vida. En lo referente a lo productivo, el objetivo es que puedan aumentar la cantidad y peso vivo de animales vendidos y la producción de verduras y hortalizas.

Los trabajos consistirán en obras de captación y distribución de agua a través de la instalación de un sistema de cañería troncal para la comunidad y de los componentes necesarios para el abastecimiento a 15 familias a partir de la toma desde una vertiente y el bombeo por medio de un sistema de bombeo solar.

El proyecto se ejecuta en articulación con el Programa Agua, dependiente de la subsecretaría de Producción.

Otro proyecto tiene como destinatarios a 75 familias de la agrupación mapuche Linares, que se encuentra a unos 60 kilómetros de Junín de los Andes. Contempla una inversión de 456.885 pesos y una contraparte en mano de obra que realiza la organización por 210 mil pesos. El objetivo es la recuperación del sistema pastoril y el fortalecimiento de la producción ganadera, con el fin de aumentar los ingresos de sus economías al realizar un manejo acorde a la sustentabilidad de los sistemas pastoriles.

Básicamente se apunta a la mejora de la eficiencia de uso del pastizal natural tanto en la invernada como en la veranada, con el propósito de aumentar la productividad de la ganadería, actividad económica principal de las familias que integran la agrupación Linares. Incluye la construcción de un corral, la implementación de cierres prediales, asistencia técnica y fortalecimiento organizacional, entre otras acciones.

El proyecto se desarrollará en forma articulada con la Agencia de Producción de Junín de los Andes y la Intendencia del Parque Nacional Lanín.

Diversificación

Otra de las organizaciones beneficiadas es la comunidad mapuche Quintriqueo, a través de un proyecto por 397.854 pesos que tiene por finalidad desarrollar la diversificación productiva frutihortícola y forrajera. Se cuenta con una contraparte aportada por la organización de 52.720 pesos en materiales e insumos.

Los beneficiarios son 12 familias de la agrupación que residen en el paraje Paso Coihue, a unos 50 kilómetros de Villa La Angostura, sobre ruta nacional 40, ques se dedican principalmente a la crianza de animales y aún afrontan en su actividad económica las consecuencias de la erupción del Cordón Caulle de 2011.

A través de distintas acciones se apuntará a fortalecer las actividades económicas y aumentar su sustentabilidad, a fin de mejorar la calidad de vida e ingresos de las familias que la componen favoreciendo la permanencia y eventual retorno de jóvenes de la comunidad.

Se plantea la incorporación de producción forrajera para el suplemento de los animales y la venta de fardos, y la producción de hortalizas y frutas finas para la comercialización del excedente.

El proyecto contempla la compra de equipamiento comunitario, la construcción de un invernáculo en el predio comunitario y de un cerramiento predial, asistencia técnica desde el Parque Nacional Nahuel Huapi y capacitaciones desde el INTA.

La iniciativa es resultado de la asistencia de jóvenes de la comunidad al “Curso de Identificación y Formulación de Proyectos para Jóvenes de Pueblos Originarios de la Patagonia”, coordinado por el Área de Inclusión y Equidad Rural de la Unidad de Cambio Rural (UCAR).