Se desarrolla desde hace más de 20 años y atiende a 6.500 niños. Además, nuclea a 18 odontólogos de la zona Norte y colaboran docentes, agentes sanitarios y asistentes dentales.

El programa de salud bucal que se viene desarrollando desde hace más de 20 años en el Norte de la provincia ha conseguido disminuir las caries entre los 6.500 niños que reciben los beneficios del programa, según informó el ministerio de Salud y Desarrollo Social.

En una presentación realizada por los odontólogos Carlos Bertoa, del hospital Andacollo; y Luis Parnisari, coordinador de odontología de Zona Sanitaria III; se mostró el trabajo que realizan con alumnos de la escuela primaria. La presentación se denominó Te dejamos con la boca abierta. Fue como parte de una jornada de capacitación que se desarrolló en el hospital de Centenario.

“Es un trabajo para tratar de mantener la salud de la población escolar que realizamos desde jardín de infantes hasta séptimo grado, tratando de cubrir el total de las escuelas tanto urbanas como rurales. Consiste en promover la salud en base al cepillado dental y autoaplicaciones de flúor que hacen los chicos con su cepillo en forma periódica y se realiza en el ámbito escolar”, dijo.

En cuanto a los resultados del programa, Bertoa comentó que hay una disminución importante de la cantidad de enfermedad en los chicos a los 12 años, “que es cuando salen de la escuela en séptimo grado. En este momento casi el 68 por ciento de esos niños no ha tenido ninguna caries de sus muelas permanentes”.

El mismo programa se desarrolla en otros lugares de la provincia como San Martín de los Andes, Cutral Co y Aluminé. “Lo que nosotros pudimos hacer con el programa es homogeneizarlo en la Zona Sanitaria III y garantizarlo en el tiempo”, dijo el odontólogo de Andacollo.

Luis Parnisari comentó que en toda la zona Norte con el programa “se cubre las 57 escuelas que hay. Son 43 establecimientos rurales y 14 urbanos”.

En referencia a la exposición que realizaron, dijo: “Lo que vinimos a mostrar es la evolución de la caries en estos últimos 20 años y lo hicimos a través del índice CPO (Cariado-Perdido-Obturado), que es el que mide la enfermedad”.

“Una de las cosas importantes del índice de CPO es que en la actualidad sabemos que cada niño en promedio tiene 0,8 caries, es decir que no llega a tener una, mientras que en la ciudad de Buenos Aires hay de 5 a 6 caries por niño, y nosotros en zona Norte tenemos menos de una”, dijo el coordinador de zona.

“Trabajamos en el hospital público y es parte de nuestra tarea realizar las visitas programadas a las escuelas”, dijo Parnisari y agregó que “en estos 25 años hemos ido variando las estrategias para llegar a los chicos. Utilizamos niños líderes, la figura del docente, hicimos obras de títeres y obras de teatro”.

“Gracias a que tenemos la figura del agente sanitario, por un lado, que nos ayuda mucho, y la del asistente dental, que en el caso de la zona Norte se convierte en un promotor de salud bucal, estamos garantizando una cobertura del 100% de los niños en las escuelas”, dijo el coordinador de zona.

Como ejemplo del resultado del programa, el odontólogo mencionó: “Hoy tenemos agentes sanitarios que nacieron con este programa y son ellos los que lo aplican, han vivido esa historia. Hay papás jóvenes que han recibido los beneficios y es mucho más fácil llegar a los chicos de ahora porque lo conocen. El programa tiene una importante aceptación social”.

Sobre el trabajo que desarrollan, Parnisari comentó que “en el año hacemos dos visitas a los jardines de infantes, ahí es donde el niño tiene los primeros contactos con el cepillado”. Agregó que a los seis años empieza a tener la maduración psicomotriz, “entonces puede cepillarse mejor; es a la edad donde comienzan primer grado, cuando empiezan a salir las piezas dentales permanentes”. Aclaró que también lo hacen en el consultorio con los chicos que no están escolarizados en forma individual, “pero para poder llegar al 100 por ciento de cobertura hay que ir donde están todos”.

“Lo que trabajamos en las escuelas es el cepillado y la aplicación de flúor, y por otro lado se buscan distintas estrategias con la motivación de los chicos, de los docentes, del grupo de odontólogos, los agentes multiplicadores que pueden ser los agentes sanitarios, asistentes dentales y médicos a cargo de programas”, aseguró.

Parnisari comentó que “en el programa trabajan 18 odontólogos de la zona Norte, docentes que colaboran, agentes sanitarios, asistentes dentales; es un grupo de tarea que nos permite llegar a todos, si vamos solos no alcanza. Abarcamos toda la zona Norte y un niño de Cochico puede recibir la misma prevención que tiene un niño del centro de la ciudad de Chos Malal o Andacollo”.