Destacan la tarea de Jaime De Nevares y Noemí Labrune

septiembre 10, 2009

Después de 30 años, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sesionó ayer en la Cancillería en Buenos Aires. La provincia del Neuquén está presente a través del subsecretario del área, Ricardo Riva. El CELS reconoció la tarea en Neuquén de los dos luchadores por los derechos humanos.

Este jueves, durante la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a la Argentina, se realizó un reconocimiento a la tarea realizada en Neuquén por el obispo Jaime De Nevares y la militante social Noemí Labrune. Los miembros de ese organismo internacional no habían estado en el país desde 1979, durante el gobierno de facto del general Jorge Videla. En representación de Neuquén, participa del programa de actos el subsecretario de Derechos Humanos, Ricardo Riva. 

Las actividades comenzaron este miércoles, con una sesión extraordinaria de la CIDH en la Cancillería Argentina. Continuaron luego con una visita de los miembros del organismo al Senado de la Nación y un encuentro protocolar con  las autoridades de la Corte Suprema de Justicia.

Riva, que acompañó las actividades protocolares,  comentó en una entrevista telefónica que hubo una presentación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) donde se destacó en reiteradas oportunidades las acciones de Noemí Labrune y el obispo Jaime De Nevares en la provincia de Neuquén.”Se los nombró como personas fundamentales para la restitución del proceso democrático en la Argentina”, indicó.

Informó también que, como parte de las actividades conmemorativas, se están dictando capacitaciones con la presencia de funcionarios provinciales del área de derechos humanos. Riva participó en una de esas disertaciones, denominada  “El rol del sistema interamericano de derechos humanos y de sus órganos: el rol de las organizaciones no gubernamentales, el impacto del sistema en la construcción de políticas públicas para el mejoramiento institucional, las dificultades y los desafíos”.

El subsecretario expresó que la visita de la CIDH al país es una experiencia  “muy interesante, porque estamos viendo entre todos de qué manera el Estado de derecho, un Estado democrático, nos permite  posicionarnos para que se dé una política abarcativa de todas las obligaciones que el Estado asume, para que nosotros como funcionarios promovamos políticas públicas y seamos a su vez disparadores de distintos procesos.”

Señaló que se trataron varios casos en los que interviene la CIDH, que es un organismo supranacional de control de las obligaciones de los estados nacionales. Como ejemplo de las situaciones que se analizaron, citó  que  si un agente público provincial o nacional incumple por omisión o por acción con alguna de las acciones de derechos humanos, puede ser sancionado u observado por la CIDH. “Cuando un empleado en ejercicio de sus funciones al servicio de la comunidad incumple sus deberes con maltrato y desatenciones, esto también tiene que ver con una obligación del Estado de prestar sus servicios de una manera más adecuada”, explicó.

Dijo que ese “es uno de los casos que se trató, que es un extremo mínimo, así como también se trataron casos mucho más graves”.

Para el viernes,  está previsto que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabece un homenaje a la CIDH en el “Espacio para la promoción y defensa de los derechos humanos”, ubicado en el edificio donde funcionaba la antigua Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA). El funcionario neuquino anticipó que acompañará a las autoridades nacionales en ese acto.

Reconocimiento a Labrune y De Nevares

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) es una organización no gubernamental, fundada en 1979, para la promoción y protección de los derechos humanos, así como el fortalecimiento del sistema democrático y el Estado de derecho en Argentina. Esta institución desarrolla sus actividades especialmente desde el punto de vista técnico-legal. En su presentación en el marco de las actividades conmemorativas por la visita de la CIDH, integrantes de esa organización expusieron un trabajo en el que hicieron especial mención a Noemí Labrune y al obispo Jaime De Nevares.

Labrune fundó en 1976, junto a De Nevares  -quien fue obispo de Neuquén por más de 30 años-, la filial Neuquén de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, que contuvo a sobrevivientes y organizó las primeras denuncias por abusos y maltratos en la región. Ambos trabajaron arduamente por la restitución del estado democrático y la protección de los derechos humanos durante la dictadura militar.

En 1982, la APDH Neuquén publicó con los fundadores del CELS seis folletos sobre el terrorismo de Estado. Una vez en democracia, impulsó la causa contra los genocidas y, tras la aprobación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, publicó el libro “Buscados. Represores del Alto Valle”.

Por otra parte, una biografía del obispo De Nevares elaborada por su secretario, el padre Juan San Sebastián, lo recuerda como una persona comprometida con los Evangelios, la causa de los derechos humanos, la verdad, la justicia y una enorme capacidad de acercarse a la gente.