Ofrecer soluciones de comercialización a hombres y mujeres de la agricultura familiar de la provincia es una de las premisas que trabaja el ministerio de Producción.

Con el trabajo conjunto se logran beneficios más significativos que si los productores operaran de manera individual. La forma asociativa además, conduce a beneficios y financiamientos que de otra manera no serían posible.

De esta manera, se tiende además a trabajar lo colectivo como proceso de aprendizaje, intercambio de experiencias y fortalecimiento personal e institucional. Además, cada venta asociativa, sienta precedente para operatorias futuras.

“Nuestro objetivo es facilitar un canal comercial corto para la puesta en el mercado de productos promoviendo la disminución de la carga animal para mejorar la oferta forrajera de los campos de invernada y veranada de pequeños productores”, confió el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi.

Agregó que “con esto se aporta a la seguridad alimentaria de la población en general mediante el apoyo del estado a la faena y comercialización formal”. Puntualizó que “se ha trabajado la experiencia de venta de lana, fibras y carne en distintos puntos de la provincia y localidades nucleadas en zona centro y norte”.

“Este año, dado el contexto en el que coordinamos acciones, se ideó un protocolo que contempló aspectos técnicos, logísticos, legales y comerciales, identificando productores interesados en vender y ayudando a adecuar y gestionar la facturación, el Renspa, matrículas, guías de traslado, habilitaciones, etc”, señaló y agregó que “esto es producto del trabajo conjunto entre diversas áreas de los gobiernos provincial y nacional”.

“Se ha vinculado a productores con carnicerías o distribuidores para comercializar más de 2.000 chivitos y corderos, para garantizar la salubridad y formalización de los acuerdos, pero queda mucho más para trabajar y mejorar en el compromiso y acuerdo comercial entre las partes, tanto de precios, como calidad y cronograma de entrega”, indicó.

El ministro señaló que “ahora se trabaja con organizaciones de pequeños productores en el norte, con los que se venderán unos 1.000 chivos en zona Sur,  acompañados también por la Corporación para el Desarrollo del Curí Leuvú (Cordecc) y la secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente”. El financiamiento de esta operatoria proviene del programa nacional Prodecca, perteneciente al ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

“También estamos participando de la organización de una feria en Aluminé para la oferta de más de 400 corderos que se realizara el próximo sábado 19, en conjunto con la Corporación Interestadual Pulmarí, el gobierno local, los referentes de las comunidades mapuches de la zona y otras áreas del gobierno Provincial”, comentó.

Para llegar a la venta conjunta se coordinan muchas acciones y metodologías que se acompañan con capacitaciones, buscando hacer más eficiente la comercialización (costos operativos, de logística, aumentar los volúmenes de materia prima a vender, mejorar  pero poniendo el énfasis en la importancia de cumplir con los compromisos, y sinergizarse de tal manera que cada eslabón de la cadena, enriquezca a los demás.