Se realizó una jornada sobre esta temática en San Patricio del Chañar. El objetivo es concientizar sobre el control del agua para mejorar la producción frutícola economizando su uso y evitando recargas en la napa freática.

Se realizó días atrás una jornada sobre riego gravitacional en frutales en San Patricio del Chañar, con el objetivo de abordar aspectos relevantes para optimizar la eficiencia del riego durante esta temporada.

El encuentro fue organizado en el marco del ciclo de capacitaciones técnicas que lleva adelante la subsecretaría de Producción junto con el INTA, a través del Proyecto de Modernización del Sistema de Riego de la localidad financiado por el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap).

La jornada se desarrolló a través de un recorrido por la parcela demostrativa “María Belén”, preparada por el equipo técnico del Proyecto. En el comienzo se mostraron implementos y técnicas para determinar el caudal de entrada de agua a las chacras, un dato imprescindible para planificar el riego en función de los cultivos y sistemas de conducción disponibles.

Fruticultura (3)

Luego se explicó la importancia de contar con canales con dominio y buenas condiciones de mantenimiento para minimizar las filtraciones durante la conducción del agua a través de los cuadros. A continuación, se comentaron las características y usos del riego presurizado y se recorrió un cuadro bajo esta modalidad de irrigación, en el que además se controla y determina las necesidades hídricas de las plantas a través de un sistema de tensiómetros colocados en el suelo.

Por último, se realizó una experiencia práctica para demostrar los beneficios de regar sobre suelos nivelados y limpios de vegetación. En el suelo sin nivelación se necesitaron 44 minutos para regar 25 metros del “interfilar” (calle ubicada entre dos filas de frutales), mientras que sobre el suelo nivelado y sin vegetación se tardó sólo 10 minutos en regar la misma extensión. La mayor velocidad en el avance del agua disminuyó el tiempo de riego y la acumulación de agua innecesaria que luego se filtra en la napa freática, repercutiendo negativamente sobre la productividad de los frutales.

Tras intercambiar conocimientos con los asistentes -productores, encargados de riego, técnicos y estudiantes- los técnicos a cargo de la actividad resaltaron la importancia de “gobernar” el agua dentro de las chacras para obtener mejores resultados productivos.

Fruticultura (2)

Esta actividad se complementa con otras acciones que el equipo de asistencia técnica desarrolla en el terreno. Se cuenta con equipos de medición para analizar la eficiencia del riego en cada establecimiento productivo que lo requiera. Además, ya se encuentra instalada una red de freatímetros en toda el área productiva para estudiar el comportamiento de los niveles de la napa freática, que servirá para gestionar de forma eficiente el riego.

El Proyecto de Modernización del Sistema de Riego de San Patricio del Chañar, ejecutado con financiamiento del Banco Mundial a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap) por 190 millones de pesos, contempla la ejecución de una obra de 31 kilómetros de canales de hormigón armado y la apertura de más de dos kilómetros de drenajes. El objetivo es optimizar el riego, incrementando la eficiencia de distribución y aplicación del agua.