Adoptar sus lineamientos puede contribuir a mejorar la eficiencia de la atención hospitalaria.

Profesionales del hospital Castro Rendón de la ciudad de Neuquén confeccionaron una guía de práctica clínica para la detección de dificultades en el desarrollo infantil de 0 a 5 años. Esta será una herramienta muy importante en la consulta de control de salud en pediatría.

El jefe del servicio de Clínica Médica del hospital, Walter Molini, comentó que la guía tiene como objetivo “aportar recomendaciones desarrolladas de forma sistemática, para ayudar al profesional sanitario a tomar las decisiones adecuadas en relación a la vigilancia del desarrollo infantil, la vigilancia del desarrollo en contexto, la escucha activa en relación a la preocupación de los padres, la pesquisa y, si fuera pertinente, la evaluación diagnóstica”.

“La identificación oportuna de los problemas del desarrollo como las intervenciones específicas, son clave para modificar trayectorias en un contexto del desarrollo postnatal del sistema nervioso central”, dijo el médico clínico y agregó que “esta ventana epigenética de oportunidad, en presencia de períodos críticos del desarrollo, permite favorecer el pronóstico, el funcionamiento y la calidad de vida futura de los pequeños”.

Molini aseguró que la adaptación de reconocidas guías, tanto internacionales como nacionales, “permitieron la elaboración de niveles de evidencia y grados de recomendación que sintetizan los aspectos más relevantes, trascendentes y controvertidos en relación al desarrollo infantil”.

“Adoptar los lineamientos de esta nueva guía, puede contribuir a disminuir la variabilidad en la práctica clínica a una atención más efectiva, con mejoras en la calidad y eficiencia de la atención en salud. Las estrategias de difusión activa, el monitoreo de su adherencia, la definición de indicadores de resultados, la adaptación al contexto local son aspectos importantes para lograr su implementación”, dijo Molini.

El equipo técnico que desarrolló la nueva Guía de Prácticas Clínicas (GPC), estuvo integrado por Eliana Riera, Cecilia Cruz y Juan José López Luro, todos médicos del servicio de Pediatría del hospital Castro Rendón.

Previo a su publicación, la nueva GPC fue revisada por Pablo Jorge Cafiero y Silvana Nápoli, ambos médicos especialistas asociados al área de Pediatría del Desarrollo del Servicio de Clínicas Interdisciplinarias del Neurodesarrollo, del hospital de Pediatría J.P Garrahan.

Implementación de las GPC

Con la implementación de las Guías de Práctica Clínica (GPC), basadas en la evidencia se busca facilitar la toma de decisiones de los profesionales. Otro objetivo es mejorar los procesos de atención clínica y sanitaria, que disminuyen la variabilidad de la práctica, optimizan el proceso de referencia y contrarreferencia y mejoran la seguridad en la atención médica.

Las GPC son un conjunto de instrucciones, directrices, afirmaciones o recomendaciones, desarrolladas de forma sistemática. Son de gran utilidad en el ejercicio profesional, y además permiten una mayor participación de los pacientes y su grupo familiar, lo que incrementa la autonomía en la toma de decisiones y la responsabilidad en el cuidado de la salud.