La institución –dependiente de la dirección de Salud Mental del Sistema Público de Salud– creó un emprendimiento gastronómico en el que trabajan usuarios de los servicios de salud mental y adicciones.

Con el propósito de incluir laboralmente a las personas usuarias de los servicios de salud mental y adicciones, el Centro de Día Amancay –que funciona desde hace dos años en la localidad de Villa La Angostura– comenzó a desarrollar el emprendimiento asociativo Sal & Pimienta.

El establecimiento es dirigido por personal de Salud Pública y cuenta con el acompañamiento del municipio local.

A la fecha, concurren aproximadamente 20 personas. La participación en el dispositivo terapéutico es voluntaria y cada uno cuenta con un plan terapéutico único, acompañado por un profesional del hospital. Proponen un abordaje interdisciplinario, con base comunitaria, para el tratamiento intensivo y ambulatorio, limitado en el tiempo.

La jefa del Servicio de Salud Mental del Hospital Oscar Arraiz de Villa La Angostura, Paula Alegría, explicó que  el año pasado “comenzó esta propuesta de trabajo intersectorial, con el objetivo de promover la creación de una empresa social o asociación que le permita a los usuarios del centro la inclusión laboral”.

En Neuquén, como en el resto del país, la inserción en circuitos de trabajos formales se dificulta para los usuarios de salud mental. Ante este panorama, –y reconociendo el valor terapéutico que ofrece el trabajo para las personas, tanto en lo económico como en la construcción de la identidad y rol social– el equipo del Centro propone a través de este proyecto comunitario -Sal & Pimienta- recuperar habilidades y generar un espacio de encuentro e intercambio, con características socio productivas.

“La idea era generar una propuesta sustentable, ofreciendo alimentos saludables a los vecinos”, comentó la psicóloga.  “Comenzamos vendiendo por pedido; la intención es transmitir un mensaje de alimentación saludable con un producto seguro, con el cuidado absoluto en la preparación, elaboración y manipulación de todos los alimentos”, señaló.

Para llevar adelante este emprendimiento, diversas instituciones entre ellas el hospital local, la secretaría de Economía Social, Desarrollo Social municipal, la oficina de Empleo, Bromatología, y la secretaría de Salud Comunitaria, realizaron un diagnóstico de situación donde evaluaron qué tipo de proyecto laboral productivo podían abordar.

Una vez definido, se presentó el emprendimiento de alimentos saludables a los usuarios, y se conformó un equipo de trabajo. Ellos reciben capacitaciones, acompañamiento técnico, aporte de material, así como pruebas de cocina y posibles recetas de productos.

Alegría destacó que “esta propuesta de trabajo no tenía antecedentes en la localidad, lo que implicó adaptación y flexibilidad de los equipos técnicos involucrados que acompañan el desarrollo” y explicó que “se busca la autonomía del equipo de trabajo, y la capacidad de autosustentarse en el circuito productivo”.

Los comienzos

Cuando el Centro de Día Amancay cumplió un año –el 20 de marzo del año pasado-, se hizo un evento en el Centro de Convenciones local, donde los usuarios junto con sus terapeutas prepararon un desayuno saludable para agasajar a los presentes.

Luego, en el mes de junio en la 16° Feria de la Economía Social, el Centro de Día puso un stand donde presentó sus productos realizados en el taller de cocina; un emprendimiento propio, producido en la cocina de la sala de elaboración municipal, bajo la supervisión necesaria para contar con el aval de sus productos.

Este año, a partir de un evento organizado por el gobierno de la provincia, se convocó al equipo de Sal & Pimienta para realizar el catering.

Actualmente, se encuentran inscriptos en el Registro de Emprendedores locales y cuentan con el aval del Concejo Deliberante local en la exención de pago de tasas e impuestos.