Se trata de Pablo Robledo, quien participó de los Juegos Paralímpicos de Invierno Sochi 2014.

La directora de la Casa del Neuquén, Julieta Corroza recibió a Pablo Robledo, abanderado de la delegación argentina en los Juegos Paralímpicos de Invierno Sochi 2014, realizados durante marzo pasado en Rusia.

La directora provincial felicitó al deportista “no sólo por éste reconocido y merecido logro, sino por la constante superación en todas las instancias desde temprana edad para llegar a ser un destacado referente”.

Por su parte, Robledo expresó que “Sochi fue algo muy grande, se pasaron los días muy rápido. Para mí fue muy emocionante entrar como abanderado al estadio. Fue mi premio al esfuerzo de cuatro años de mucho trabajo”.

“El viaje a Socchi es el resultado de un proyecto de cuatro años que empezamos después de los Juegos Paralímpicos de Vancouver 2010. Pude hacer este viaje a Rusia gracias al apoyo del gobierno de la provincia, del Banco Provincia de Neuquén (BPN), del Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y de la Federación Argentina de Esquí y Andinismo”, explicó.

El deportista señaló que “competí toda mi vida con personas sin discapacidad, para mí fue muy bueno entrar a un lugar donde estaba compitiendo con mis pares. Al principio este viaje era algo cien por ciento personal, después se fue sumando gente y entre todos y con todo el apoyo de toda esta gente, llegamos”.

Acerca del deportista

Pablo Robledo tiene 38 años. Nació en Río Tercero, Córdoba, pero desde temprana edad se convirtió en neuquino por adopción. Practica los deportes de montaña, en especial el esquí de fondo, disciplina en la cual compitió en Sochi.

Pablo comenzó a practicar esquí a los 13 años. Dos años después perdió su pierna derecha en un accidente de moto. Estudió Instrucción de Esquí en las pistas de Colorado, Estados Unidos y de regreso a Neuquén se convirtió en examinador y formador de instructores para personas con discapacidad.

En los juegos también participó el neuquino Enrique Plantey.