Desde el EPAS se aclaró que la turbiedad que se registró se debe al sistema de retrolavado de los filtros del bombeo “refuerzo Leguizamón”, perteneciente al sistema de agua potable de Neuquén capital.

La Secretaría General y Servicios Públicos, a través del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), desmiente las versiones que circularon en algunos medios regionales a partir de la publicación de un vecino que denunció un supuesto vertido de líquidos cloacales en el río Limay, y aclara que la turbiedad que se registró se debe al sistema de retrolavado de los filtros del bombeo “refuerzo Leguizamón”, perteneciente al sistema de agua potable de Neuquén capital.

Desde el EPAS explicaron que el agua cruda que es captada desde el río Limay a través de este bombeo pasa por un sistema de cuatro filtros rápidos, cuya función es interceptar el material particulado que trae en suspensión el agua. Estos sedimentos finos quedan atrapados en el sistema de filtros y luego de un determinado período deben ser limpiados para permitir que los filtros cumplan correctamente su función.

La manera de movilizar esos sedimentos que quedan en el sistema es a través de una maniobra de retrolavado donde se inyecta agua del río a los filtros y esta es devuelta al mismo con turbiedad y un color más oscuro. Esta acción se efectúa de a un filtro por vez y dura unos minutos, y es repetida a lo largo del día. En condiciones normales se realizan dos veces por turno, pero su frecuencia es variable dependiendo del caudal del río Limay y de la carga de sedimento que arrastre.

En este contexto, desde el organismo provincial recalcaron que “esta maniobra es parte del proceso de potabillización y no tiene relación alguna con el sistema de saneamiento ni las redes cloacales. La coloración se debe a estos sedimentos que no es otra cosa que suciedad que trae el río y es devuelta al mismo”.

Frente a la denuncia de los medios, personal del ente y de la subsecretaría de Recursos Hídricos realizaron ayer tareas de fiscalización del proceso de retrolavado constatando su normalidad. Asimismo, se decidió la colocación de un cartel a fin de que la población sepa que proceso se está produciendo en caso que evidencie el vertido del sistema de filtros.