Demanda y generación eléctrica en Neuquén

septiembre 29, 2009

En el mes de agosto la demanda de energía eléctrica en la provincia de Neuquén siguió la tendencia registrada en la mayoría de las provincias: un menor consumo, que en parte fue motivado por temperaturas superiores a las históricas.

Según un informe emitido por la subsecretaría de Ingresos Públicos del Neuquén, la demanda de energía eléctrica en agosto cayó por segundo mes consecutivo, motivada, en parte, por las temperaturas superiores a las históricas, registradas en la provincia. La disminución de la demanda durante julio y agosto puede explicarse también por la reducción del consumo de la Planta de Agua Pesada de Arroyito.

A pesar de este resultado, agosto registró un máximo de demanda para este mes, y presentó uno de los mayores incrementos anuales en el país. Con relación al mismo período del año pasado, el crecimiento de la demanda fue de 16.8 por ciento.

Demanda eléctrica

La demanda eléctrica en la provincia alcanzó en agosto los 187,9 Gigavatios/hora.
Esta reducción, por segundo mes consecutivo, es 2 por ciento menor a la de julio de este año.

En el gráfico se puede ver la importancia de la planta de agua pesada sobre la demanda total. La volatilidad de la primera genera que el consumo total presente fuertes oscilaciones mes a mes. En agosto, sin considerar este agente, la variación hubiera sido del 1,9 por ciento, explicado principalmente por las empresas ligadas al sector hidrocarburífero.

Con relación a agosto de 2008, en cambio, la demanda presenta un importante crecimiento (16,8 por ciento), ya que se consumieron 26,8 Gigavatios/hora más que el año pasado.

Aquí también se destaca el aporte realizado por la ENSI -Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería-, pero en este caso en sentido positivo. El importante incremento anual de esta empresa explica casi la mitad del aumento en el consumo total.

Al analizar la demanda acumulada para los primeros ocho meses del año, se obtiene por tercer mes consecutivo un registro positivo, y una recuperación en los últimos cuatro meses. El incremento anual para la demanda acumulada fue en agosto del 6,4 por ciento.

Demanda de agentes de mercado

Al analizar la demanda de energía eléctrica por agente del mercado en la provincia del Neuquén, también se observa una gran disparidad en la evolución de las mismas. En relación con agosto de 2008 la demanda se incrementó para todos los agentes salvo dos de ellos. Los únicos que presentaron una caída corresponden a la planta de Loma Negra, con una baja del 5,6 por ciento y la compañía Mega, cuyo consumo se redujo un 0,8 por ciento anual.

Entre las que muestran un aumento, se destaca el correspondiente a YPF, Yacimiento el Portón 2, cuya demanda se incrementó por encima del 2.000 por ciento, siendo uno de los que mas aportó al crecimiento total. En segundo lugar, la planta de agua pesada modificó su consumo en un 171 por ciento, aportando la mitad de la variación de la demanda de la provincia.
También incrementaron su demanda Chevrón y Petrobras. La primera lo hizo un 31,1 por ciento, mientras que la segunda lo hizo en un 15,3 por ciento para el área de Puesto Hernández y 11,6 por ciento en el área del Río Neuquén.

En este gráfico se ve con mayor claridad lo mencionado. Dado un crecimiento anual de 16,6 puntos porcentuales, la planta de agua pesada es el principal agente en cuanto al porcentaje de explicación, con 7,8 puntos. En segundo lugar se ubicó Petrobras con 2,6 puntos porcentuales, seguida por el EPEN -Ente Provincial de Energía del Neuquén- e YPF con 2,2 y 2,1 puntos porcentuales respectivamente.

Demanda nacional

A nivel nacional la demanda vuelve a caer, luego de tres alzas consecutivas. En este caso, la reducción fue importante: el consumo se ubicó por debajo del nivel correspondiente a agosto de 2008, luego de que en julio se registrara un crecimiento anual, por segundo mes en el año. De esta manera, la demanda eléctrica totaliza, a nivel país, ocho meses de variación anual acumulada negativa.

En lo referente a la generación eléctrica, la menor demanda a nivel país generó un menor despacho, que impactó sobre la producción de electricidad de la región. Adicionalmente, debido al objetivo de preservar reservas hidráulicas, este tipo de centrales registró una reducción anual de importancia. Por su parte, la correspondiente a las centrales térmicas también mostró una variación negativa, a la que contribuyo las restricciones de gas en varias de ellas.

 

La demanda de energía eléctrica a nivel nacional totalizó 8.739 Gigavatios/hora, lo que representa una caída del 8,1 por ciento con relación al mes anterior. En términos anuales, la demanda también mostró una reducción (3,2 por ciento). Salvo por los meses de marzo y julio, en los restantes se obtuvo una caída anual en el consumo eléctrico. Este aumento fue del 4,1 por ciento en julio y de 4,2 por ciento en marzo.

Con el resultado de agosto, la demanda acumulada para todo el país lleva ocho meses mostrando un registro negativo. El último mes, el consumo acumulado fue un 1,1 por ciento inferior al del mismo período del año pasado.

En el siguiente gráfico puede verse la evolución de la demanda eléctrica para la provincia del Neuquén y el total del país en los últimos dos años.

Del análisis de las diferentes regiones, se obtiene que en solo tres de ellas se incrementó la demanda, en términos anuales, mientras que en las seis restantes se obtuvo una caída.

La que registró el mayor aumento fue la región Comahue (10 por ciento), seguida por el Noreste -NEA- (8,5 por ciento) y el Noroeste -NOA (1,6 por ciento). Las regiones donde se obtuvo una reducción anual corresponden a la región Centro (1,4 por ciento), Metropolitana que registró una baja del 2,7 por ciento, Litoral con una tasa de decrecimiento del 3,5 por ciento, Cuyo con una variación del -3,7 por ciento. También se obtuvieron caídas en el interior de la provincia de Buenos Aires- que mostró una baja del 7,4 por ciento y por último la Patagonia, cuyo consumo bajó un 29,5 por ciento.

A nivel mas desagregado, la variación, en términos anuales, entre las diferentes áreas presenta una gran dispersión. En agosto la demanda de energía eléctrica muestra aumentos en 11 áreas, mientras que en 17 de ellas se observa una caída, y solo en una de ellas se mantuvo sin cambios.

Entre las que presentan una variación positiva se destaca la provincia de Formosa, con un crecimiento anual del 27,1 por ciento. En segundo lugar se ubicó la provincia del Neuquén, que como se mencionó presenta una variación del 16,8 por ciento en relación con agosto del año pasado. En tercer lugar, se encuentra la provincia del Chaco con una suba del 8,5 por ciento. En el otro extremo, el área Chubut norte registró una caída del -47,8 por ciento interanual. Le siguieron el área de Santa Cruz y Catamarca, cuyo descenso fue de -20 por ciento y -10 por ciento respectivamente.

Generación

La generación de energía eléctrica cayó por segundo mes consecutivo en la provincia del Neuquén, ubicándose en valores inferiores a los registrados en los últimos años. Este resultado es producto de la menor producción tanto térmica como hidráulica, aunque estas últimas explican una porción mucho mayor de la variación total.

Durante agosto se generaron 1.481,9 Gigavatios/hora en la provincia. El 74,2 por ciento de esa energía es de origen hidráulico; 24,3 por ciento fue producto de centrales térmicas; y el 1,5 por ciento restante provino de auto generadores.

En lo que respecta al valor total, este se encuentra un 20,5 por ciento por debajo del correspondiente al mismo mes del año pasado. Esta caída se produjo como consecuencia de una reducción anual en la generación térmica del 2,9 por ciento, a la vez que la hidráulica lo hizo un -20,2 por ciento. En comparación con el mes de julio, la merma en la generación alcanzó a -20,9 por ciento. En este caso también se observó una reducción en las centrales hidráulicas, siendo la misma del 23,5 por ciento, mientras que en las térmicas se observó un crecimiento del 7,7 por ciento.
En el caso de las centrales térmicas y con relación a agosto de 2008, la menor generación obtenida tiene su origen en las restricciones de gas que presentaron varias de ellas.

Por caso, la central Filo Morado dejó de generar en diciembre del año pasado.
Como novedad, en julio comenzaron a funcionar dos centrales diésel, de poca capacidad. Estas son las centrales térmicas Aluminé y Caviahue. Los mayores movimientos se dieron en las centrales de Agua del Cajón, cuya producción cayó un 17,4 por ciento interanual. Por otro lado, Loma de la Lata incrementó su generación un 200 por ciento con relación a agosto de 2008.

En lo que se refiere a las centrales hidráulicas, en relación con un año atrás, puede observarse una caída en todas ellas, salvo por la de Alicurá. Las mayores reducciones corresponden a la central de Planicie Banderita, con una caída del 53,4 por ciento, seguida por la de El Chocón, cuya disminución fue de 50,3 por ciento.

En el siguiente gráfico se aprecia la variación anual en la generación de energía eléctrica por tipo de central.

A nivel nacional la generación eléctrica se redujo en relación al mismo mes de 2008, un 4,4 por ciento, alcanzando los 9.034,3 Gigavatios/hora. A su vez, en términos mensuales, la misma mostró una caída del 7,7 por ciento. La oferta de energía eléctrica estuvo compuesta en un 52,5 por ciento por centrales térmicas, la hidráulica representó un 37,3 por ciento y la nuclear un 7,5 por ciento. El 2,7 por ciento de la demanda total fue importado.

En el siguiente gráfico puede observarse la evolución de la generación eléctrica en Neuquén, y como varía la participación por tipo de central a lo largo de los últimos dos años. Se ve que la caída en el porcentaje correspondiente a las hidráulicas es consecuencia de una reducción en el valor absoluto de su producción, frente a una menor variación correspondiente a las centrales térmicas.

En este gráfico puede apreciarse la reducción en la generación eléctrica de la provincia, que se produjo entre septiembre de 2008 y abril de 2009, donde la mayor parte de la misma corresponde a las centrales hidráulicas, lo que se debe en parte al objetivo, por parte de las autoridades, de preservar las reservas hidráulicas.

En contraposición, la generación térmica mantuvo, durante los primeros meses del año, una tendencia estable. En mayo, esta tendencia se rompe, cayendo la generación térmica, producto de la indisponibilidad de gas e incrementándose la hidráulica gracias al aumento en los caudales de los principales ríos de la región. Ya en junio, este resultado se profundiza, siendo la generación hidráulica la más alta de los últimos tres años, mientras que la térmica es la menor desde el 2003.

En el gráfico queda claro que la reducción producida durante agosto se debe principalmente a la caída en la generación hidráulica, ya que la térmica no presenta grandes variaciones.

Según la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) los ríos de la región presentaron aportes crecientes a lo largo del mes, partiendo desde valores inferiores a los medios, para finalizar el mes con un caudal superior a los históricos, salvo por el río Limay.