Defienden los controles sanitarios

enero 23, 2008

El director provincial de Sanidad y Fiscalización, José Andino justificó los controles que se realizan en distintos puntos de la provincia y destacó que tienen por objetivo lograr “un nivel sanitario superior”.  

El director provincial de Sanidad y Fiscalización, José Andino, se refirió hoy a los controles que se llevan adelante en las rutas de la jurisdicción provincial y destacó que tienen como objetivo ubicar a Neuquén en “un nivel sanitario superior”. Dijo que preservar y mejorar el estatus sanitario genera un crecimiento financiero importante, porque posibilita la futura radicación de emprendimientos y desarrollos económicos.

El director recordó que una resolución de 2002 del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) dice expresamente que el departamento Confluencia se incluye como un área libre de aftosa con vacunación y el resto de la provincia es libre de esta enfermedad sin vacunación.Por tal motivo, sostuvo, “lo que se pretende es que el área Patagonia Norte B, que incluye toda la provincia y parte sur de Río Negro, sea libre de aftosa sin vacunación”.De este modo, Neuquén se sumaría al área del paralelo 42 que comprende Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego. “Estas tres provincias son libres de aftosa sin vacunación y reconocidas internacionalmente. Esos territorios exportan corderos patagónicos a países libres de aftosa, con el consiguiente beneficio económico”.En este sentido, Andino subrayó que “una vez que tengamos abiertas las puertas del mundo para la exportación y de esta forma poner en valor nuestra producción, tendremos un mayor desarrollo económico”.El funcionario informó que habrá una auditoria de la Unión Europea y “se están haciendo todos los preparativos para recibirlos”. “De eso va a depender que seamos reconocidos internacionalmente como libres sin vacunación”, a excepción del departamento Confluencia, aclaró.Asimismo, recordó que el ganado de la República Argentina es libre de aftosa con vacunación y reconocida por la Organización Internacional de Epizootias, que tiene sede en París.