Fue durante un operativo a cargo del Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (Cippa). Se decomisaron más de 2.900 kilos de pollo trozado vencido destinado a la venta al público y 9 medias reses de cerdo que no tenían la documentación sanitaria correspondiente.

Durante un operativo de inspección de rutina realizado días atrás en un local comercial de la ciudad de Neuquén, el Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (Cippa) intervino 2.900 kilos de pollo trozado refrigerado vencido que estaban destinados a la venta al público.

También se decomisaron 9 medias reses de cerdo por no contar con la documentación sanitaria correspondiente. Las mismas provenían (según el sello que presentaba el animal) de un matadero ubicado en la ciudad rionegrina de General Roca (zona sanitaria restringida para el ingreso a Neuquén).

Desde el organismo provincial se informó que la mercadería quedó bajo su potestad.

Cabe recordar que los operativos que realiza el Cippa, tanto en locales comerciales como en ruta, tienen la finalidad de reforzar los controles que se hacen en los puestos ubicados al ingreso de la provincia con la finalidad de resguardar y cuidar la salud de todos los neuquinos.