Para llevar el agua se debieron realizar tres obras, con una inversión total de casi 20 millones de pesos.

A partir de hoy los vecinos de los barrios 2 y 7 de Mayo de Neuquén capital cuentan con el servicio de agua potable. Para ello se realizaron tres obras: la red de distribución, las conexiones domiciliarias y el nexo de agua potable, con una inversión de casi 20 millones de pesos para beneficiar a más de mil familias.

Desde la Agencia de Desarrollo Urbano Sustentable y el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (ADUS-IPVU) se explicó que para llevar el servicio de agua potable en una primera etapa se realizaron tres obras. Dos de ellas con fondos provinciales: la red de distribución de agua potable y las conexiones domiciliarias, que demandaron un monto de 14.767.664 millones de pesos. Mientras que la restante fue el nexo de agua potable, que se realizó con fondos nacionales, por un monto de 4.585.336 pesos.

Esta primera etapa permitirá abastecer a 1.067 familias de ambos barrios. La segunda comenzará en marzo, con un plazo de ejecución de 30 días, y llevará el agua potable a casi 100 familias que pertenecen a un sector del barrio 7 de Mayo.

Desde ADUS-IPVU se informó que los trabajos en las obras terminaron la semana pasada, hoy se realizó la prueba hidráulica y se abrieron las válvulas. Asimismo, se recomendó a los vecinos no consumir el agua durante las primeras 24 horas, teniendo en cuenta que las pruebas se hacen con jabón y podrían causar alguna descompostura.

La obra del nexo nace en la calle Néstor Barros y termina en Casimiro Gómez, tiene 726 metros lineales y una capacidad para abastecer a 1.500 familias. A raíz de esto, se informó que con esa obra, además de los barrios 2 y 7 de Mayo, se abastecerá a la futura red de agua potable de Peumayén y Nueva Jerusalén, cuyas obras ya están contratadas y deben comenzar su ejecución en breve.