En el emprendimiento de la Asociación Cooperadora Selva Triste en Villa La Angostura se instalaron invernaderos, se colocó un sistema de luces, se incorporaron herramientas y plantines de frutilla. Los fondos fueron aportados por el Proderpa.

Con el objetivo de reactivar la producción de frutillas y otros cultivos afectados años atrás por la caída de ceniza volcánica, avanza la ejecución de un proyecto financiado desde el Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia (Proderpa) a la Asociación Cooperadora Selva Triste en Villa La Angostura. Recientemente se finalizaron cinco invernaderos, una instalación lumínica y la implantación de plantines, entre otras acciones.

La Asociación Cooperadora Selva Triste es una organización civil sin fines de lucro que está integrada por 20 pequeños productores que se dedican a la frutihorticultura, con producción de frutillas, frambuesas, verduras, hortalizas y especies aromáticas. Tienen localizado su emprendimiento en la Chacra Provincial Selva Triste, dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial.

A través del proyecto presentado al Proderpa, que obtuvo un financiamiento de 155 mil pesos, se propuso reactivar esta actividad económica afectada por la erupción del complejo volcánico Cordón Caulle-Puyehue en junio de 2011, con la acumulación de arena y cenizas que cubrieron las parcelas, paralizando la producción y perdiéndose los cultivos.

Previamente ya se habían comprado plantines con recursos de la emergencia rural canalizados a través del Comité Local de Emergencia Rural (CLER) Los Lagos.

Avances

La iniciativa contempló la incorporación de herramientas, insumos, materiales e instalaciones prediales, utilizando invernaderos y un sistema de riego por goteo.

En este sentido, recientemente se finalizó una instalación lumínica nueva y cinco invernaderos con capacidad para producir huerta en 270 metros cuadrados bajo cubierta. Además se incorporaron herramientas nuevas (carretillas, palas, azadas, maquinaria de corte, sistemas de bombeos de agua). Como parte del proyecto se sumó además la implantación de 40 mil plantines de frutilla.

Por otro lado, también está en ejecución otro proyecto presentado por la organización al Proderpa por cerca de 60 mil pesos, cuyo objetivo es la constitución de un fondo rotatorio que permita la adquisición de plantines de frutillas, frascos y tapas para la elaboración de dulces y otras conservas.