Durante la época estival Salud recomienda tener precauciones al realizar actividades acuáticas y exponerse al sol; y aconseja mantener durante todo el año actividad física, aunque sea 30 minutos de caminata, trote, bici o natación.

Ante las altas temperaturas que se registran en esta época desde el ministerio de Salud de la Provincia se indicó que es importante protegerse del sol, hidratarse, alimentarse adecuadamente y tener precaución al realizar actividades acuáticas.

Es fundamental no exponerse al sol entre las 10 y las 16. Durante el resto de la jornada, utilizar cremas protectoras; gorras o pañuelos para resguardar cabeza, ojos y orejas y vestir con ropa clara y fresca.

Durante todo el año hay que cuidarse de la radiación solar, ya que los rayos ultravioletas también afectan en los días nublados y de poca luminosidad. En verano es necesario tener presente que los rayos solares se reflejan en el agua y en la arena, por lo que es imprescindible contar con la protección adecuada y no exponerse durante un tiempo prolongado porque podría causar serias afectaciones de la piel.

En días de altas temperaturas se recomienda hidratarse adecuadamente

En cuanto a las cremas protectoras, desde la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), recomiendan aplicar las cremas 30 minutos antes de exponerse al sol y renovar la aplicación del producto para mantener su efectividad, luego de: dos horas de exposición continua al sol, nadar, secarse con toalla después de practicar deportes o al salir del agua, hacer ejercicios físicos y transpirar en exceso.

Al hacer actividades acuáticas, es importante tener algunas precauciones para evitar lesiones graves y ahogamientos. Se recomienda a padres, madres y adultos tener especial cuidado con los niños y las niñas y supervisarlos, incluso en piletas de plástico o lona, fuentones y tachos, con escasos centímetros de agua.

En la provincia del Neuquén hay sectores en ríos y lagos habilitados como balnearios, así como áreas para desplazarse con embarcaciones (en las cuales se recomienda el uso de salvavidas y su acarreo según corresponda).

En toda la provincia hay numerosos sectores de ríos y lagos habilitados como balnearios.

En la capital provincial funciona el Operativo de Seguridad Balnearia de lunes a lunes, de 12 a 21. Los cuatro balnearios habilitados –Valentina Sur, Sandra Canale (ex Gatica), Gustavo Fahler (ex Río Grande) y Albino Cotro (ex Municipal)– cuentan con equipo de guardavidas entrenados en rescates acuáticos, un plantel de enfermeros, cobertura de primeros auxilios a través del Sistema Integrado de Emergencias del Neuquén (SIEN) y dos ambulancias para traslados a centros asistenciales.

Asimismo, es necesario que las y los bañistas ─antes de zambullirse─ verifiquen la profundidad del agua, como así también que no haya objetos o personas con las que se pueda golpear. Se aconseja evitar el consumo de alcohol y las comidas copiosas antes de ingresar al agua, para prevenir calambres y estar atentos a acciones riesgosas. Además, se debe tener precaución con vidrios, botellas o alambres que se pueden encontrar en el agua o en los alrededores, y que podrían causar cortes y heridas.

Ante la presencia de una persona que se está ahogando en aguas profundas o turbulentas, no se debe intentar un rescate si no se está entrenado para ello. Sólo corresponde avisar al socorrista o buscar el apoyo de personas calificadas.

Las piletas públicas y los complejos recreativos con piscinas deben contar con un cerco perimetral con puerta de cerrado automático.

Ante cualquier eventualidad comunicarse con el número de emergencias médicas 107 y reportar la situación.

En verano se recomienda una dieta rica en verduras.

Durante todo el año es aconsejable mantener la actividad física, aunque sea 30 minutos de caminata, trote, bici o natación. En cuanto a la alimentación en verano, se recomienda consumir alimentos frescos, ensaladas, combinando varias hortalizas y mantenerte bien hidratado, ya que el exceso de calor y la sudoración propia del verano favorece la deshidratación, lo que es particularmente peligroso en el caso de los niños y los ancianos.

Los bebés deben ser amamantados con mayor frecuencia. Recordar que hasta los seis meses de edad, solo requieren lactancia materna exclusiva; la que debe continuar hasta los dos años de edad, junto a una alimentación complementaria adecuada.