Cuatro ofertas para medir el recurso eólico

abril 23, 2010

El estudio se hará en un área de 50 mil hectáreas de propiedad privada en la zona Confluencia. Los valores fijos anuales presentados por cada megavatio de potencia instalada variaron entre dos mil y cinco mil dólares. La convocatoria pública fue realizada por ADI-Neuquén.

Se presentaron cuatro ofertas empresarias para estudiar el recurso eólico en 50 mil hectáreas de propiedad privada en la zona Confluencia donde se podrán instalar parques para generación de electricidad.

Este viernes por la mañana la Agencia para la Promoción y el Desarrollo de Inversiones del Neuquén, (ADI-NQN S.E.P.) abrió los sobres conteniendo las propuestas técnicas y económicas de la convocatoria pública a inversores de riesgo o desarrolladores para la medición del recurso. 

La ADI-Nqn firmó recientemente un acuerdo con los accionistas de la firma Corsalmi S.A., Hermenegildo Pini y Enrique Pelufo, propietaria de las 50 mil hectáreas en la zona de Senillosa y Arroyito, para estudiar y promover inversiones en generación de energía eólica. Fue la segunda ronda de medición del recurso -con opción a ejecutar un parque eólico- cuyo primer llamado correspondió a áreas de propiedad fiscal. En este segundo llamado la agencia neuquina actúa por cuenta y orden de un propietario privado, que le encarga estas tareas al organismo.

Las áreas involucradas están dentro del departamento Confluencia, en el predio propiedad de Corsalmi y se ubican, una de ellas en la zona entre Senillosa y Arroyito; otra al sur de ese otra muy cerca del paraje Challacó en cercanías de Plaza Huincul y la tercera al sur del yacimiento Los Bastos. Las tres implican el compromiso de los oferentes de pagar un canon por el uso de la tierra.

Las cuatro firmas que cotizaron -Tecpetrol, Enerco 2 SA, Sima y Sowitec- lo hicieron por encima del monto mínimo exigido en el pliego licitatorio, que ascendía a mil dólares por cada megavatio de potencia instalada. En algunos casos se ofrecieron 5.800 dólares por unidad, esto es, por cada MW que genere el parque una vez instalado y en funcionamiento. La casi nula restricción al dominio de las eventuales instalaciones que se hagan, es decir, su escasa incidencia en la actividad económica que se desarrolla en las áreas factibles de ser utilizadas, posibilitará compatibilizar y complementar sin mayores inconvenientes ambos desarrollos.

ADI-NQN actuará como mandataria y en nombre y representación de la firma; como gestora, organizadora y administradora de todo el proceso, aún cuando como resultado de la campaña de medición del recurso eólico el o los grupos de inversión decidan construir un parque eólico para generar energía eléctrica con destino al sistema interconectado nacional.

Para realizar las mediciones y homologar internacionalmente los resultados, las firmas adjudicatarias dispondrán de un plazo máximo de 2 (dos) años, dentro del cual podrán ejercer la opción de construir el parque eólico. Si el mismo no se concreta por cualquier motivo, se deberá reintegrar las tierras a sus legítimos dueños y entregar el resultado de las mediciones a ADI-NQN. El mandato otorgado por Corsalmi a la ADI-NQN S.E.P. fue suscripto mediante escritura pública el 15 de diciembre pasado.

El acto licitatorio estuvo encabezado por el vicepresidente de la Agencia para la Promoción y el Desarrollo de Inversiones, Luis Galardi. El funcionario fue optimista a la hora de trazar un cálculo del potencial energético que tendrían estas áreas y confió que “la potencia a instalar allí será más que interesante, ya que, si bien la zona involucrada no es excesivamente grande, está ubicada a 700 metros de altura, en áreas planas en las cuales el trabajo del viento permitirá -seguramente- generar una gran cantidad de energía”.

Otra ventaja que tiene Neuquén -según Galardi- es su “ubicación geográfica y su proximidad a nodos de interconexión energética y de comunicación muy importantes, como son las centrales de Arroyito, El Chocón y la generación que posee la firma Capex”. Y resaltó que “a esto deben sumarse las vías de transporte y comunicación con el resto de la provincia, el valle y el país, muy próximas a las áreas de implementación de los parques eólicos, dado que la logística que implica su instalación demanda la circulación de camiones de gran porte y largos considerables, que exigen caminos adecuados”.

Las ofertas

Se vendieron cuatro pliegos para esta segunda ronda de ofertas que involucran las Áreas I, II y III y se recibieron cuatro propuestas económicas y técnico-administrativas concretas para invertir en la medición del viento y futura instalación de parques eólicos. La comisión evaluadora de Adi-Nqn emitirá un dictamen y adjudicará los trabajos dentro de los próximos 20 o 25 días.

En el acto de este mediodía, la firma Enerco 2 S.A. presentó propuestas por las áreas I y II y se comprometió a abonar un valor fijo anual de 5.216 dólares estadounidenses por megavatio para la primera y de 5.802 dólares por cada MW para la segunda. Tecpetrol concretó oferta económica sólo por el área II y con un valor fijo anual de 3.553 dólares por MW.

La firma S.W.T. -Sowitec- cotizó por el área I un precio básico de 2.000 dólares por megavatio de potencia instalada y una oferta alternativa de 2.400 dólares en caso de acceder a la ampliación de la superficie de exploración; y también por el área III se comprometió al pago de un precio básico de 2.400 dólares y una oferta alternativa de 3.000 dólares anuales por megavatio de potencia.

Por último, Ingeniería Sima S.A. se interesó por las áreas I y II. Por la primera fijó un valor anual de 1.550 dólares por cada megavatio instalado de potencia y por la segunda, de 3.210 dólares también anuales que se compromete a pagar al propietario.