Creció el consumo de combustibles en Neuquén

enero 23, 2012

Durante el primer semestre del año pasado, las ventas de naftas y de gasoil aumentaron un 11,3 y un 16,3 por ciento en comparación con igual período de 2010.

Las ventas de naftas y de gasoil aumentaron un 11,3 y un 16,3 por ciento en la provincia del Neuquén durante el primer semestre de 2011, en comparación con igual período de 2010. Por otra parte, el consumo de nafta ultra (tipo Premium) creció un 52,7 por ciento y el gasoil ultra un 123,8 por ciento, aunque -según se explicó- los volúmenes aún son relativamente bajos. La información fue suministrada por la dirección provincial de Estadística y Censos, en base a datos de la secretaría de Energía de la Nación.

El informe destaca que el consumo de combustibles “es un indicador de suma importancia para analizar los movimientos de la actividad económica” y explica que durante el primer semestre del año pasado las ventas de combustibles líquidos en el mercado nacional crecieron un 5,1 por ciento respecto a igual período del año anterior, impulsado por un aumento del 10,4 por ciento del consumo de naftas y del 2,8 de gasoil. Asimismo, en ambos combustibles hubo una mayor participación de productos ultra.

Se consigna que en la provincia, el consumo de combustibles está íntimamente ligado a las actividades vinculadas a la extracción de hidrocarburos, sector que representa alrededor del 50 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG) neuquino. El 70 por ciento de las ventas internas tienen como destino otras actividades productivas, destacándose el sector petróleo y gas, tanto por su consumo directo como indirecto, a través del transporte de cargas, cuya performance depende significativamente de este sector. De este modo, el incremento registrado en la demanda de combustibles, principalmente de gasoil, se debe en parte a la mayor actividad petrolera.

La expansión de la producción de combustibles a nivel nacional ha sido más lenta que el crecimiento de la economía, señala el informe. En los últimos años, la capacidad de refinación permaneció prácticamente constante, con lo cual para abastecer el creciente consumo doméstico de derivados, el sector de refinación incrementó la utilización de la capacidad, encontrándose actualmente operando a máxima capacidad (más del 90 por ciento en los últimos años).

Para 2010, cabe destacar la importancia que tuvo el crudo de la Cuenca Neuquina en la alimentación de las refinerías del país (51,2 por ciento) y dentro de ésta, el crudo de la provincia del Neuquén (62,3 por ciento). Ambas participaciones se mantuvieron en el primer semestre de 2011.

“En un contexto de demanda creciente y oferta estancada se presentan dos opciones: la importación o el racionamiento de la oferta disponible”, dice el informe. Agrega que durante el primer semestre del año pasado se importaron 1.014.838 metros cúbicos de combustibles, representando un alza del 20,7 por ciento en comparación con igual período de 2010. Si bien en los surtidores los faltantes de nafta súper son constantes, en la primera mitad del año no se compró en el mercado internacional esta variedad, a diferencia de la ultra que se importó un 40,7 por ciento más de volumen.

De esta forma, el 10 por ciento de los combustibles líquidos que se consumen en nuestro país son importados, correspondiendo un 12,7 por ciento para el gasoil y un 3,9 de naftas. Las cifras oficiales muestran que se compraron 883.144 metros cúbicos de gasoil y 131.694 de naftas. En ambos casos se superaron los valores importados del año anterior en un 18,2 y 40,7 por ciento, respectivamente.