Se busca generar un inventario de experiencias ciudadanas, sociales y empresariales innovadoras positivas. Las buenas prácticas serán documentadas y dispuestas para el acceso público, motivando así su replicación en todo el territorio provincial.

A raíz de distintos convenios firmados entre el gobernador Omar Gutiérrez y el secretario del Consejo Federal de Inversiones (CFI), Ignacio Lamothe, el secretario de COPADE, Pablo Gutiérrez Colantuono, ofreció detalles acerca de la agenda conjunta de innovación proyectada para 2022 junto con el organismo federal.

En primer lugar, señaló que el CFI acompañará la ejecución de dos proyectos: la creación del registro de buenas prácticas gubernamentales territoriales, sociales y empresariales y, por otro lado, la construcción de una agenda de trabajo sobre la Economía del Cuidado, con miras a proyectar y fomentar una red integral de cuidados provincial.

“Impulsaremos la co-construcción junto con los municipios, la ciudadanía y los sectores económico-productivos, de un inventario que ponga en valor y permita transferir la curva de aprendizaje de estas acciones innovadoras positivas a todo el territorio de la provincia”.

“Esto lo hemos adelantado en el Encuentro Federal de Innovación para el Desarrollo organizado por el CFI, donde tuvimos la oportunidad de compartir experiencias de fortalecimiento de las gobernanzas en contextos de interculturalidad que impulsa el gobierno de la provincia de Neuquén, en articulación con el CFI, la Universidad Nacional del Comahue, los gobiernos y las comunidades locales. Allí, en particular, detallamos los procesos de creación del Centro de Salud Intercultural Ranguiñ Kien (Media Luna) de Ruca Choroi, y de la concreción de la Diplomatura en Interculturalidad de Aluminé”, indicó Gutiérrez Colantuono.

En segundo término, el secretario de Estado mencionó el comienzo del trabajo en una agenda sobre la Economía del Cuidado en la provincia. La propuesta es que desde la Secretaría de COPADE se pueda coordinar un trabajo en conjunto con la totalidad de las prácticas públicas y privadas de cuidado, “de manera tal que esa economía que ya existe pueda tomar volumen, visibilidad y mayor garantía de formalidad”.

La Economía del Cuidado implica tanto el sector de empleo en tareas de cuidado (como la educación, la asistencia social, la salud y las tareas domésticas remuneradas, entre otras) como los trabajos domésticos no remunerados (por ejemplo: las tareas del hogar, el apoyo escolar y el cuidado de personas). Dichos sectores presentan un elevado porcentaje de participación de las mujeres y corresponden a rubros en los cuales se registran marcadas brechas de género en la segmentación ocupacional y salarial, en la cobertura social y en la distribución de tareas.

En este sentido, el ministerio de Economía de la Nación estimó que las tareas domésticas no remuneradas en el año 2020, representaron un 15,9 por ciento del PBI nacional. En la provincia del Neuquén, a partir de los datos que se desprenden de la Encuesta Uso del Tiempo (INDEC, 2013), se puede afirmar que las mujeres dedican tres veces más de su tiempo diario a las tareas domésticas de cuidado que los varones, en consonancia con la media nacional al respecto.

Gutiérrez Colantuono señaló que el trabajo con estas actividades permitirá documentar la red de cuidados existente en la provincia y elaborar propuestas puntuales para el sector. Este será el punto de partida de un trabajo en conjunto con organizaciones territoriales y espacios de cuidado, cuyo objetivo central será el de fomentar y consolidar el trabajo del cuidado en la provincia, procurando reducir las brechas de informalidad laboral y la desigual distribución de tareas que se registran en el sector.

“Se trata de construir políticas de Estado, que sean sostenibles en el tiempo. Decimos que son políticas de Estado no solo porque se mantienen en el tiempo, sino porque son construidas de manera interdisciplinaria, intersectorial, e intergubernamental”, finalizó el titular de COPADE.