Es el organismo provincial de planificación más antiguo del país y uno de los más importantes de América Latina en lo que refiere a planificación sub-nacional.

El COPADE cumplió ayer 54 años al servicio del desarrollo de la provincia del Neuquén. Es el organismo provincial de planificación más antiguo del país y uno de los más importantes de América Latina en lo que refiere a planificación sub-nacional. Su origen se remonta prácticamente al inicio de la provincia, cuando Felipe Sapag asumió su primera gobernación en 1963 y vio en la planificación de la acción pública el instrumento necesario para el progreso de la sociedad neuquina.

Entre sus primeras acciones como mandatario provincial envió a la Legislatura provincial un proyecto de ley a partir del cual nació el Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo, organismo que cumpliría una función técnico-social, de la mano del ingeniero Pedro Salvatori, el doctor Gregorio Moreno y el ingeniero Silvio Tosello, entre otros referentes.

En la actualidad, el COPADE tiene rango de secretaría e integra el gabinete ministerial designado por el gobernador Omar Gutiérrez al inicio de su gestión. Es conducido por Sebastián González quien, en diálogo con los medios, expresó hoy que “la extensa y permanente trayectoria del organismo está explicada en buena medida por la estabilidad política, económica, jurídica e institucional que ha caracterizado desde siempre a la provincia del Neuquén”.

González recordó que hace algunos años el COPADE inició un proceso sistemático de reconversión de su rol institucional, buscando adaptarse a esta época históricamente importante para el desarrollo de la provincia, muy diferente de aquella que constituyó el contexto y ámbito de acción de los años ‘60 y ‘70 del siglo XX.

“Estamos muy involucrados hoy en el apoyo a los organismos que están trabajando en el desarrollo de Vaca Muerta, tanto el ministerio de Energía con todos sus organismos como las empresas de servicios públicos, obras públicas. Vamos tratando de darle lo que nosotros podemos hacer mejor que es la visión sistémica del desarrollo”, dijo.

Agregó que “muchas veces desde las entidades sectoriales se piensa desde un enfoque específico. Nosotros tratamos de ir viendo y acompañando, mostrando todo el sistema y cómo se deben ir articulando las distintas acciones sectoriales. Eso es en síntesis lo que nos manda la Constitución Provincial y la ley 386 cuando nos crea allá por los años ’60: garantizar un enfoque sistemático y sistémico al proceso de desarrollo neuquino”.

Además, González destacó el trabajo que se lleva adelante tanto en lo que respecta a la integración con Chile como con los gobiernos locales. Sobre este último punto explicó que “tratamos de ayudarlos a que tengan una mejor planificación urbana, un ordenamiento territorial y que puedan crecer en forma más sustentable”.

Mencionó también una función que se le agregó al COPADE más cerca en el tiempo, al expresar que “tenemos un rol muy importante en la promoción de la ciencia y la tecnología; algo que también nos ha dado muchísimas satisfacciones”. A modo de ejemplo recordó eventos que tuvieron gran repercusión como Neuquén Innova y Misión DINO.

Por último, opinó que “tenemos un trabajo muy polifacético, como era el del COPADE en aquel entonces, pero estamos trabajando todos los días para reconvertirnos y ser el mejor organismo de articulación de políticas públicas de la región”. Por eso todas las acciones impulsadas desde el organismo en la actualidad llevan como impronta la búsqueda permanente de articulación horizontal de las capacidades humanas, las experiencias institucionales y profesionales, el financiamiento y la tecnología, para el logro eficaz y eficiente de los objetivos de desarrollo territorial sustentable de la provincia.